Select Page

2017 el año más violento en México: periodistas y políticos las profesiones más peligrosas

2017 el año más violento en México: periodistas y políticos las profesiones más peligrosas

2017 el año más violento en México: periodistas y políticos las profesiones más peligrosas

(Ciudad de México, 02 de enero, 2018)

Miroslava Breach. Periodista mexicana asesinada en marzo de 2017. (Cortesía de animalpolítico.com)

El año 2017 cierra con un balance negativo en la cuenta de violencia, impunidad y violación de derechos humanos en el país azteca. Se considera el año más violento en décadas. Alcaldes, regidores municipales, candidatos de distintos partidos y periodistas fueron violentamente asesinados sin que la justicia aún esclarezca los hechos.

Con un ritmo mensual de 2 mil muertos, las más recientes estadísticas del Consejo Nacional de Seguridad auguran que se superarán los 22 mil 855 homicidios dolosos registrados en 2011. Además, el año termina en medio de la polémica por la promulgación de la Ley de Seguridad Interior que apuesta a la institucionalización de la vía castrense para acabar con la violencia endémica del país.

En 2017 fueron nueve los alcaldes ultimados según reporte del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, según fuente periodística de La Jornada, el modo y cuenta ha sido como sigue:

El 24 de enero fue ultimado de dos disparos el presidente municipal de Tepexco, Puebla, Antolín de Vital Martínez, mientras viajaba sobre la carretera federal Puebla-Huajuapan de León.

El 6 de octubre hombres armados dieron muerte al alcalde de Paracho, Michoacán, Stalin Sánchez González, afuera de su casa.

El 10 de octubre, en Huitzilan de Serdán, Puebla, fue asesinado en una emboscada el edil Manuel Hernández cuando viajaba de Zacapoaxtla a su localidad.

El 20 de octubre, cuando circulaba sobre la autopista Manzanillo-Guadalajara, hombres armados interceptaron y dieron muerte a Crispín Gutiérrez Moreno, alcalde de Ixtlahuacán, Colima.

El 20 de noviembre, un comando armado, con uniformes tipo militar que viajaba en camionetas de redilas, atentó contra Santana Cruz Bahena, alcalde electo de Hidalgotitlán, Veracruz.

El 25 de noviembre, también en Veracruz, el presidente municipal de Ixhuatlán de Madero, Víctor Manuel Espinoza Tolentino, fue localizado junto a los cuerpos de otras cuatro personas, entre ellos el de su esposa, en la zona de La Haciendita.

También en este periodo, el periodismo en México se confirmó como una de las profesiones más riesgosas: 12 homicidios que lo ubican como el país donde no hay guerra con más reporteros asesinados. Entre las ejecuciones, Miroslava Breach y Javier Valdez, corresponsales de La Jornada en Chihuahua y Sinaloa, respectivamente, fallecieron en el ejercicio de su profesión víctimas del crimen organizado, homicidios que a 284 y 231 días permanecen impunes.

El sábado 30 de diciembre también fue ultimado el presidente municipal de Petatlán (Guerrero) el perredista Arturo Gómez Pérez mientras se encontraba reunido con amigos de generación de la escuela secundaria en el restaurante Casa Vieja, ubicado en la cabecera municipal de esa localidad de la Costa Grande, informó la Fiscalía General del Estado (FGE).

En el caso de la periodista de La Jornada, el 23 de marzo pasado fue asesinada Miroslava Breachfuera de su casa en la ciudad de Chihuahua. Hombres armados le dispararon cuando salía de su domicilio a las 7:07 de la mañana,  abordo de su camioneta color rojo. La periodista cubría el tema de narcotráfico y se presume que en los últimos meses logró revelar información de primera mano que podía  involucrar a políticos y otras personalidades del estado vinculadas con el narcotráfico.

Periodistas mexicanos exigiendo justicia por sus compañeros asesinados. 22 en el estado de Chihuahua. (cortesía de animalpolitico.com)

Apenas 63 días después de la muerte de Miroslava, una nueva ejecución de un periodista provocaría la primera reacción presidencial a un patrón de amenazas, hostilidad y homicidios que se ha prolongado desde la administración pasada: el 15 de mayo, en Culiacán, Sinaloa, fue asesinado Javier Valdez Cárdenas, otra víctima de la actuación impune del crimen organizado. Periodista especializado en el narcotráfico, Valdez no sobrevivió a las amenazas de muerte que recibió meses antes.

Peña Nieto anunció medidas extraordinarias ante la grave situación: mayor presupuesto y estructura para el Mecanismo de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas; un protocolo nacional de operación ante las agresiones al gremio y fortalecimiento de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle).

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones

Vídeos Recientes

Cargando...