Select Page

2017: Crisis humanitaria en Venezuela. Penurias de los pacientes transplantados

2017: Crisis humanitaria en Venezuela. Penurias de los pacientes transplantados

Balance 2017: Crisis humanitaria en Venezuela. Penurias de los pacientes transplantados

(Caracas, 01 de enero, 2018)

Crisis humanitaria. Muchos pacientes, sobrevivientes de transplantes en Venezuela tienen la vida pendiendo de un hilo, debido a la escasez de medicamentos necesarios de por vida para garantizar la recepción del órgano transplantado.

Comenzar el año con la vida en vilo, por la falta de acceso a medicamentos y del mínimo derecho de acceso a la salud, es la penuria por la que pasan actualmente miles de venezolanos, quienes habiendo recibido un transplante para tratar una dolencia y salvar su vida, ahora se ven impedidos de acceder a los medicamentos necesarios para mantenerse vivos, incluso pueden rechazar el órgano.

Los órganos perdidos por la crisis humanitaria en Venezuela es una lamentable realidad que hoy aparece en portada del diario El País

En los últimos dos meses se ha registrado una veintena de casos de rechazo de órganos por falta de los medicamentos que de por vida deben tomar los trasplantados. Unas 3.500 personas están en riesgo y los activistas insisten en que se abra un canal humanitario, una petición reiterada en las negociaciones en República Dominicana ante la que el Gobierno de Maduro no está dispuesto a ceder.

Por su parte la organización CODEVIDA ha reseñado incansablemente una realidad que se palpa diariamente:

Esta organización ha hecho público un comunicado coincidiendo con la celebración del Día del Donante en el que corrobora, apoyada en las organizaciones de pacientes y con un lenguaje apartado de cualquier posicionamiento político, que la actividad de obtención de órganos y trasplante de donante fallecido está suspendida desde principios de año en todos los hospitales. Ello es consecuencia del deterioro generalizado de los mismos, con graves consecuencias sanitarias de todo tipo pero que en este tema se traduce en cero donaciones.

Mientras tanto, el trasplante de vivo encuentra grandes dificultades por similares motivos, a los que se suma la carencia de medicamentos inmunosupresores contra el rechazo, indispensables para hacer estas intervenciones y que solo son importados a cuentagotas y de forma irregular, algo incompatible con lo que necesitan estos enfermos.

A ello hay que añadir la tremenda angustia de los pacientes ya trasplantados hace tiempo, que dependen para seguir viviendo de inmunosupresores que simplemente no llegan a las farmacias ni a los hospitales. Sus únicas vías de escape son adquirirlos en el mercado negro a precios abusivos, recurrir a algún familiar emigrado al extranjero o desplazarse puntual o definitivamente a Colombia u otro país del entorno.

La centralización y el control que ejerce el gobierno sobre la producción y la importación de medicamentos en el país ha sumido al sector en una crisis sin precedentes, poniendo en riesgo la vida de miles de personas y pacientes de diversas enfermedades.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones

Vídeos Recientes

Cargando...