Select Page

Reportaje exclusivo. 8,3 millones excluidos de las Misiones de alimentación

Reportaje exclusivo. 8,3 millones excluidos de las Misiones de alimentación

                                                 Heiber Barreto Sánchez / Reportaje exclusivo

Un estudio de Visor 360 Consultores reveló que entre 2013 y 2015 el gobierno nacional de manera drástica “recortó la inversión” en las Misiones Sociales de Alimentación. En 2015 la Misión Mercal “benefició apenas un 56% de la población atendida en 2014”, pasando de 13,4 a 7,5 millones de beneficiarios mensuales, dejando de favorecer a más de 5,8 millones de personas. En 2015 se encontraban inactivos 68% de sus establecimientos y apenas operativos 3.609 que representan 32% de un total de 11.473.

En 2015 la Misión Pdval expendió sus productos a sólo 72% de sus usuarios de 2014, una disminución de 1,8 millones de beneficiarios que representan un 28%. Abastos Bicentenarios también disminuyó su clientela en un 15%, un poco más de 400 mil personas. En total estas Misiones y redes de alimentación dejaron de beneficiar a un 64% de su población atendida en 2014, equivalente a más de 8 millones de personas.

Este proceso de “desmontaje” de las Misiones Sociales de Alimentación, constituye una clara expresión del “paquete económico al detal” que comenzó a aplicar “de manera velada” el gobierno de Nicolás Maduro desde su inicio en 2013, enfatiza uno de los directores de Visor 360 Consultores.

El desmantelamiento de las Casas de Alimentación desde 2014, es otra muestra dramática del “carácter regresivo” de las medidas de ajuste económico del gobierno nacional. Desde 2004 cuando fueron creadas, Las Casas de Alimentación permitieron abatir el hambre entre la población en extrema pobreza. Fueron concebidas como espacios para recibir alimentos gratuitos que funcionan en casas de familia que en forma solidaria y voluntaria ofrecen su hogar para preparar y brindar alimentos a los indigentes, niños y niñas de la calle y en la calle, mujeres embarazadas, adultos mayores desnutridos y discapacitados, que habitan o se desplazan por la comunidad.

Visor 360 Consultores deja al descubierto que este exitoso programa social de Casas de Alimentación “también fue objeto de una sorprendente reducción a partir de 2014, a pesar de su significativa importancia en la disminución del hambre y la subnutrición en menos del 5% dos años antes de la meta del milenio establecida para 2015, ganándose el reconocimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)”.

Entre 2013 y 2015 las Casas de Alimentación Activas disminuyeron en un 27%, pasando de 4.597 a 3.366. En ese lapso la cantidad de beneficiarios se redujo a casi la mitad, un descenso vertiginoso de 577.307 a 279.605. Igual ocurrió con las toneladas métricas de insumos alimenticios suministradas a las Casas, que se contrajeron en un 44% al caer de 46.776 a 26.234.

La progresiva liquidación de este programa social contra el hambre fue dada a conocer por el gobierno nacional un año después, en noviembre de 2015, cuando anunció que la meta para 2019 era lograr una reducción significativa. Esto debido, según la vicepresidenta para el Desarrollo Social, Gladys Requena, a que gracias a esta política social se ha superado la situación de pobreza, y que ésta reducción en los últimos años dan cuenta de que a menos Casas hay menos demanda en el sentido de atender las necesidades de nuestro pueblo más pobre (…) ha habido mayor acceso, se ha universalizado más la alimentación en nuestro país.

La “falacia” de este argumento, se constata en los 3,14 millones de personas que en 2015 se encontraban en pobreza extrema y que representaban el 10% de la población total del país, según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Las estimaciones de Visor 360 Consultores de la pobreza extrema para 2016 y 2017 la ubican en 3,6 y 4,1 millones de habitantes, que representan el 11% y 13%, respectivamente.

En tan sólo dos años, 2014 y 2015, el gobierno nacional lanzó “nuevamente a la exclusión social” a cerca de los 300 mil habitantes que dejaron de atenderse en las Casas de Alimentación, además de los 8 millones de personas que desde 2015 ya no se abastecen de alimentos en las redes Mercal, Pdval y Bicentenario. “Los antes incluidos ahora como excluidos están de vuelta”.

Descargue el estudio completo de Visor 360 Consultores

Escasez y desabastecimiento de alimentos y medicamentos en la Venezuela del 2016. Ajuste económico, fuga de capitales y deuda externa.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones

Vídeos Recientes

Cargando...