Caracas, 13 de diciembre de 2018.

Por: Carlos Molina Camacho.

En estos tiempos difíciles que enfrentamos en Venezuela los cooperativistas debemos dar testimonio de nuestras firmes creencias en la solidaridad y en la fraternidad humana.

Cuando descubras un negocio que expende artículos alimenticios o del hogar, que son buscados afanosamente por la gente, no te quedes con esa valiosa información. Hazla circular todo lo que puedas entre tus amigos, vecinos, familiares, etc

Toma nota de las medicinas que solicitan familiares y amigos y cuando preguntes por las tuyas en farmacias, infórmate también si poseen las  de esas personas. Si así fuere pasa enseguida la buena nueva. Recuerda que las medicinas más buscadas, si se consiguen, desaparecen enseguida.

Colabora como nunca antes en el condominio o consejo comunal del que formas parte, asomando allí las soluciones a los distintos problemas que encaramos. Los cooperativistas somos proactivos. Es una hora nacional en que estamos en el deber de actuar.  La pasividad es enemiga del progreso  y enemiga nuestra.

Divulga las recomendaciones que dan los especialistas en seguridad personal. Caracas es considerada la tercera ciudad en el mundo con mayor índice delictivo. Tu acción en ese campo puede incluso salvar vidas humanas. Se mata por un par de zapatos o por un celular.

Hay gente de tercera edad o discapacitada que necesita ayuda. Toma nota de los ancianatos más cercanos a tu domicilio. Ofrece tu colaboración como buen cooperativista. Pequeñas acciones pueden ser de suma ayuda en esas organizaciones. 

Con frecuencia necesitan ropa usada, productos de higiene o medicinas. Estas últimas, aunque estén vencidas, pueden ser de gran utilidad. Si no puedes tú personalmente colaborar, entre la gente que conoces tal vez haya seres que estén dispuestos a poner su grano de arena en ese sentido. Corre la voz. ¡Anímate!

Nuestros hermanos menores: perros, gatos, aves, etc, en general, nuestras mascotas, también sufren los embates de esta grave crisis. Hay sociedades protectoras de animales en distintas municipalidades. Acércate a ellas a ver cómo puedes colaborar. La situación actual tú sabes que es muy grave. Esos hermanitos menores también necesitan de nosotros los cooperativistas. A veces sus dueños los echan a la calle porque no puedes sostenerlos y son recogidos por esas sociedades.

Entre tus mismos compañeros de la cooperativa puede haber necesidades de todo orden. Cerciórate de cuáles son ellas. Hay gente que está siendo forzada por los dueños a dejar  las viviendas que ocupan como arrendatarios. Muévete hermano, trata de ayudar informándote si hay otras viviendas al alcance de la familia del compañero.  Otro puede haber perdido su puesto de trabajo. Ayúdalo, infórmate sobre posibilidades de trabajo en otras empresas. No les des la espalda, dales la mano, no vaciles !!!  

Si no has entendido que el cooperativismo es solidaridad, fraternidad, colaboración, entrega a los demás, antes de cualquier otra cosa, amigo no has entendido lo que es el ideal cooperativista!!!

Estás en el deber moral como militante de nuestro movimiento, de mantener en los demás la fe y la esperanza que esta situación de escasez y carestía cambiará para bien de todos. No sabemos todavía cómo, ojalá sea por la vía electoral, pero es una realidad que lo que vivimos no se puede prolongar indefinidamente en el tiempo.

Mientras tanto no estés cruzado de brazos !!!

(*)Ex Superintendente Nacional de Cooperativas

Correos electrónicos: cgraffe0131@gmail.comcmolinacamacho@gmail.com


Suscríbase a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram