(Caracas, 15 de diciembre de 2017).- Las opciones para salir del país vía a aérea cada vez son menos, debido a la crisis política y de inseguridad, la escasa demanda de boletos por parte de los venezolanos y, fundamentalmente la enorme deuda que mantiene el gobierno con las aerolíneas que según sus representantes alcanza los 3.800 millones de dólares.

El desastre es descomunal y, ante la escases de vuelos, los derechos de los viajeros no son respetados por las aerolíneas, ni por las autoridades venezolanas. Muestra de ello son los pasajeros de la Aerolínea Santa Bárbara, quienes se encuentran varados en un hotel de Caracas desde el día lunes, por habérsele cancelado su vuelo a Miami, sin aviso y sin respuesta.

Aída Calderón, una de las personas afectadas, exigió respuesta de las autoridades de la línea aérea o que se apersonen a dicho hotel donde se encuentran alojados, para atender sus demandas.

Hasta ahora los representantes de Santa Bárbara se niegan a atender las llamadas, se burlan ante la amenaza de los pasajeros de hacer las denuncias pertinentes y alegan sobreventa de boletos.

Lo más grave es que ninguna autoridad aeroportuaria venezolana ha resuelto el problema, ni brinda acompañamiento a los pasajeros en sus reclamos.

La línea aérea es reincidente en dicha irregularidad, pues en noviembre de este año dejó sin vuelo a 300 de sus pasajeros, quienes pasaron más de 5 días en hoteles cercanos sin obtener respuesta.

Actualmente, hay 11 aerolíneas que desde 2014 han dicho «hasta pronto Venezuela»: Air Canada,. Tiara Air, Alitalia, GOL, Latam Airlines, Lufthansa, Aeroméxico, United Airlines, Avianca, Delta y Aerolíneas Argentinas.

Con información de Unión Radio y El Universal.

Vea otras informaciones sobre lineas aereas aquí en Punto de Corte.