Caracas 10 de mayo de 2019. De primer mundo. Un tramo de la autopista A5, cerca de Frankfurt (Alemania) se adapta para que camiones con motores eléctricos recarguen sus baterías en movimiento. La Administración alemana, con esta «autopista eléctrica», busca soluciones para disminuir las emisiones de contaminantes.

El martes 07 de mayo, fue inaugurada la primera autopista eléctrica, dirigida al transporte de carga pesada. Es un tramo, de 5 kilómetros en la Autopista A5, en el estado de Hesse. En ambos costados de la vía se instalaron cables aéreos, similares a los usados por los tranvías eléctricos.

De momento, son cinco los transportistas que participan en la fase de pruebas de la mano del Ministerio de Medio Ambiente de Alemania. Los camiones de carga con motores eléctricos (o híbridos, eléctricos y de combustión) pueden acoplarse a los cables aéreos y recargar sus baterías, mientras circulan por el tramo.

De acuerdo a la declaración del Ministerio, es un prototipo. Detallaron que se invirtieron 50 millones de euros en tres tramos de prueba: Uno es el que está cerca de Frankfurt, y los otros dos, se construirán en los estados de Schleswig-Holstein y Baden-Württemberg.

El objetivo final de este proyecto es encontrar soluciones para el transporte de carga pesada, dado que son los vehículos que generan mayor cantidad de gases tóxicos y que emiten más ruido. Las pruebas demostrarán si el cambio, influye en el tránsito, además de saber cuál será el costo adicional en mantenimiento de las carreteras.

Foto DW

«Si funciona aquí, funciona en cualquier lugar», dijo un responsable a DW. El ministerio justificó la opción por la A5 con el fuerte tráfico, de más de 130 mil vehículos por día, de los cuales 13 mil son camiones.

Aunque, claro, de funcionar el sistema de recarga, no quiere decir que lo adoptarán en todas las autopistas de Alemania. Según cálculos del Ministerio, bastarían mil kilómetros para cubrir el los vehículos de transporte de carga. El costo final sería de 1 millón de euros por kilómetro, o 1.000 millones de euros en total.

Lo que aún no está claro, es quien cargará los costos de adaptación de los camiones al nuevo sistema. Y ese, no es un detalle que se pueda menospreciar. Según cálculos de la ensambladora Scania (que fabricó los prototipos para la prueba) un camión, que se recargue mientras avanza, cuesta del 50 % al 75% más que un camión «normal».

Los camiones que actualmente andan solo con motores eléctricos, pueden circular como máximo 10 kilómetros hasta que se queden sin carga. El objetivo con este proyecto es que lleguen a los 60 kilómetros.

Con información de DW

Foto La Nación

Lea también en PuntodeCorte

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram