Caracas, 26 de junio de 2019. El secretario general de la OEA, Luis Almagro, ratificó su rechazo a cualquier tipo de negociación entre la oposición venezolana y el madurismo. A su juicio, después de las reuniones en Noruega, la imagen de Juan Guaidó “cayó mucho”, mientras que la de Nicolás Maduro, “subió y se consolidó”.

En entrevista para el PanAm Post, el diplomático uruguayo señaló que las mesas de diálogo que se han desarrollado desde el 2016 hasta el 2018 para atender la situación en Venezuela, no ha dejado ni un solo resultado positivo.

“Ellos que insistan en lo que quieran. O sea, lo que yo no quiero es que un proceso como el de Noruega nos lleve a una situación como a la que nos llevaron los otros procesos de diálogo —en 2016, 2018…—. Después de cada uno de esos procesos se consolidó un statu quo, se fortaleció al madurismo, se debilitó a la oposición en ese momento. Y, hoy, vemos después de Noruega, que la imagen del presidente encargado cayó mucho. La de Maduro subió y se consolidó y se transformó de repente en un interlocutor legitimado para determinadas cosas. Yo siento que esto llega siempre en los momentos más débiles del madurismo”, sostuvo Almagro.

El representante de la Organización de Estados Americano, detalló que la oposición venezolana no le consultó sobre esta nueva mesa de negociación en Noruega, de haberlo hecho, habría aconsejado a los dirigentes políticos, frenar ese proceso.

Al ser consultado sobre las “opciones que quedan para salir de Maduro”, Almagro enfatizó que ese proceso debe realizarse en el marco de la “responsabilidad de proteger” a la población, pero para darse, se deben pasar varias “etapas”.

“Hacer real acciones que permitan una salida democrática al país. Un país que, hoy, es un Estado que no existe como tal. Las únicas efectividades conducentes del manejo como tal del madurismo tienen que ver con la cadena de mando de la represión. El madurismo hoy no tiene ninguna capacidad de proponer soluciones en materia de salud ni de alimentación de la gente o seguridad. Ni de nada. Ni siquiera tiene el control territorial del país (…) Estamos en una situación en la que hablamos de lo que te decía en un principio: Venezuela es un Titanic hundido. Y hay que ver cómo se le rescata desde ahí. Definitivamente necesitamos una acción para traerlo a flote”, expresó.

El diplomático descartó el uso de la fuerza como una medida para salir de Nicolás Maduro. Considera que se debe dar “un proceso gradual en el cual vayas dejando claro cuál es el paso siguiente. Y eso es, yo pienso, lo que permitirá que se llegue al final del proceso. Es posible tener una solución”.

Almagro reiteró que la presión internacional debe incrementar contra la administración de Nicolás Maduro, a tal punto que se logre la salida del Poder Ejecutivo.

Lea la entrevista completa Aquí.

Lea también en Punto de Corte:

Con información de PanAm Post.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Siguenos en TwitterFacebook Instagram