Caracas 25 de enero de 2019. Accionar el obturador apasionó a la joven
Ana Hurtado, desde temprana edad. Retratando a sus familiares, su entorno y objetos comunes, esta pequeña transitaba el camino de la fotografía.

Su primer trabajo fotográfico, fue para un consultorio de cirugía plástica, allí el mundo de la fotografía profesional abrió sus puertas hacia ella. Allí, Ana perfeccionó sus conocimientos sobre la fotografía a sujetos. Sin ningún material anterior que la preparara para este tipo de trabajo, ella fue pionera en este arte, el cual fue ganando pie en Venezuela.

“Aprendí mucho sobre tacto humano”, cuenta Ana. También destaca que durante su trabajo con pacientes de cirugía plástica, entendió que fotografiar a personas que se someten a este tipo de tratamientos requiere de mucha humanidad y empatía.

Para prepararse en este mundo que la apasiona tanto, Ana cursó su carrera en Artes finas en la Northeastern University, en Boston, Estados Unidos. Y durante seis años estuvo dividida en sus estudios en el extranjero y su trabajo fotográfico con spa’s y médicos de cirugía plástica en Venezuela.

Terminó de estudiar y regresó a Venezuela, donde se dedica por completo a su trabajo. Muy feliz con lo que hace y orgullosa de su trabajo, Ana se posiciona, en todo el país, como una profesional en la fotografía de cirugía plástica.

Con información de El Nacional

Foto El Nacional

Lea también en PuntodeCorte

Suscríbase a nuestro canal de Telegram yYouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram