Select Page

¿En quién creer? por: Ángel Godoy

¿En quién creer? por: Ángel Godoy

Nos pasa a todos, que cuando vamos a una reunión familiar, o cuando hablamos en el trabajo, en el autobús en el metro, en donde sea… siempre terminamos invocando el tema “Política”. Y tan inevitable es, que hasta nuestros niños comienzan a hablar del tema y hasta hacen conjeturas propias de un país abatido por la guerra. Pero ojo, no hablo de la guerra económica, ni de la guerra de 4ta generación, ni de cualquier otro remoquete rebuscado que esta pseudo revolución y sus colaboradores disque opositores, se hayan inventado para darle connotación a su ya desgastada manipulación mediática; hablo de un país en guerra de verdad.

Pero quienes están en guerra?… En primer lugar se debe hablar de lo obvio, ya que los venezolanos, si bien es cierto que somos de memoria corta, pues eso no nos hace estúpidos ni eunucos mentales, la guerra es ideológica, de odio y fratricida.

Quienes nos dominan con su poder mediático y propagandístico (MUD y PSUV), se fijaron un objetivo muy productivo, hacernos creer en la pendejada de “si no pensamos igual, entonces somos enemigos”. Obviamente esto se acompaña de elementos que se van presentando en la dinámica diaria, como por ejemplo: Situación de nuestra realidad de crisis económica, debilidades manifiestas en nuestro ser sociocultural, diatriba en la pugna por espacios de poder y el contexto internacional. Todo esto forma entonces, el caldo de cultivo perfecto para que tanto usted como yo, vivamos en la búsqueda de un mesías, que nunca llegara.

Hagamos el siguiente análisis, basándonos en tres premisas fundamentales para poder entender en su amplio y complejo contexto:

  1. Estamos frente a un Estado fallido… Nada más alejado de la verdad que esta premisa. La realidad es que estamos en presencia de un estado políticamente exitoso, que funge como una transnacional de intereses de países aliados en la presente coyuntura ávidos del control energético que la geopolítica y sus servidores puedan brindar, y que lamentablemente no son poca cosa en el escenario internacional; hablo concretamente de Rusia y China, aunque para el propósito inmediato minuciosamente planificado y orquestado desde el Caribe, cualquier otro contestón de oficio seria tratado como aliado momentáneo, entiéndase Irán, Corea del Norte, Bielorusia, y cualquier otro estado que convenga al interés y que se acompañe de un ápice de espíritu aventurero.

  2. Este gobierno está que cae… Si bien es cierto que ese momento llegara, a mi juicio creo que no será pronto, y mucho menos será cosa fácil; y si a ello le sumamos que quien medianamente representa el interés opositor (MUD) se han sentado por 19 años en una mesa improductiva hediondos a alcohol, playa y barraganas, pues ustedes me dirán.

Esto debe trabajarse con la delicadeza cirujana que el momento demanda. La propuesta debe acompañarse de conexión lógica con la gente y sus necesidades, con la fuerza de la palabra y la acción determinada, pero también con el juicio y la responsabilidad que obliga a no cometer los mismos errores que nos mantienen en este status. La bandera debe ser una protesta contundente que se acompañe de un mensaje seductor real y generador de respeto. Dicho recado debe ir en dirección a que volvamos a ser un país y abandonemos el lodo de la desunión y de la ignorancia. Entiéndase que ninguno de los polos (MUD-PSUV) está interesado en el bien colectivo, sino en su supervivencia a la actual coyuntura… ellos lo saben muy bien.

  1. No hay un líder que represente a la Oposición… Por cierto, esta ha sido la mentira que más se ha trabajado desde ambos lados, obviamente con el único y maquiavélico propósito de restarle opciones a nuestra capacidad de discernimiento. El primero en meternos este cuento fue el finado ex presidente Chávez (QEPD… si es que puede, o si es que lo dejan), ya que su figura mesiánica fue muy bien trabajada, y sinceramente hablando, el finado logro conectar con las necesidades momentáneas de un país pisoteado por su clase política y aplastado por la aristocracia engreída de aquel momento. Ese contexto le ayudo a diseñar un discurso propio para cada sector del país, de allí radicaba su éxito.

Pretender que un liderazgo se construye en solo días con billete y marketing es un error que se repite una y otra vez, es por ello que aun estamos nadando en la charca, y uno de los objetivos es ahogar nuestra esperanza y nuestro coraje. Por supuesto que en la oposición hay liderazgos muy buenos y preparados para conducir este país con éxito; sin embargo hay que recordar nuevamente, que los laboratorios polarizados se encargan de invisibilizar a quienes son la verdadera oposición, o por lo menos son una oposición realmente seria. La disidencia del chavismo y sus similares del lado opositor albergan líderes con entereza y claridad meridiana de la situación país. Despolarizados e invisibilizados por los gigantescos aparatos mediáticos al servicio y discrecionalidad de MUD y PSUV, se han atrevido por años a levantar sus voces so pena de ser llamados traidores de lado y lado; lo cual en mi humilde opinión, es más un halago que un insulto, dadas las circunstancias evidenciadas con el Pacto de Santo Domingo (Republica Dominicana) y sus resultados numéricos.

Entendido lo anteriormente expuesto, estamos en el deber de ser aun más minuciosos en el estudio de cada personaje que intente seducirnos con las mismas mentiras que rayan en la estupidez.

Y en quien creer?- Es la pregunta que a diario nos hacemos. La idea es echar un vistazo a nuestro alrededor y observar el desfile de corruptos que pasa frente a nuestras narices, y de igual modo centrar nuestra atención, especialmente en quienes pretenden engañarnos con la mampara de jueces investidos de moral, cuya inacción y peor aun con su omisión, han llevado al país al desfiladero en el cual nos encontramos.

Sepa usted amigo lector, que a diario se sientan en mesas de trabajo mejor conocidas como laboratorios de erudición, gente que produce ideas buenas y malas que buscan la mejor forma de manipular nuestra manera de pensar y llevarnos al campo que más convenga a estos actores politiqueros (HAY GENTE QUE VIVE DE ESTO).

Sepa y entienda también que no todos en el PSUV son malos (AUNQUE CUESTE CREERLO); y tampoco en la oposición todos son unos vendidos. Hay gente que vale la pena, y que en la insurrección de las ideas deberán ser llamados en su momento para recuperar y transformar a nuestro país, y ser de una vez por todas la Venezuela que todos merecemos y con la que todos soñamos: Un país de hermanos.

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones