Caracas 31 de mayo de 2019. El ala militar presionó y Brasil decidió no recibir la credecial de la representante nombrada por el presidente de la Asamblea Nacional venezolana Juan Guaidó, María Teresa Belandria. La información se conoció mediante el portal local, Folha Do S. Paulo, quienes tuvieron acceso al documento diplomático.

El martes 04 de junio, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, recibirá a los nuevos embajadores de siete países: México, Colombia, Paraguay, Arabia Saudita, Perú, Guinea e Indonesia. Belandria también fue invitada para entregar su credencial a Bolsonaro, pero éste por influencia del ala militar la «desinvitó».

Brasil, como otros 50 países, reconoce a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela. Sin embargo, la embajadora en tierras brasileñas terminó excluida del evento por presiones del ala militar.

El ejercito de Brasil consideró que la participación de una facción opuesta al régimen «sería una provocación innecesaria», frente Nicolás Maduro. Además de la atmósfera militar, Folha describe que hay un «cálculo político» detrás del veto a Belandria.

¿Por qué?

Aunque, los consejeros militares de Bolsonaro desean un cambio político en Venezuela, consideran que en el corto plazo, lo más probable es que Maduro continúe en el poder. También, les desanimó el levantamiento militar liderado por Guaidó el 30 de abril, que terminó sin éxito y debilitando a la oposición.

Igualar a Belandria con los demás embajadores podría perjudicar el esfuerzo de la administración brasilera, para reducir la tensión con Venezuela. En ese sentido, Folha explica que Brasil necesita conservar entonces, algún tipo de contacto con el embajador nombrado por el régimen en Brasilia, Freddy Efrain.

Tal como señalan los informes a los que accedió Folha, el gobierno brasilero evaluó un nuevo riesgo cierre de frontera, si formalizaban la misión diplomática encabezada por Belandria. Según señaló un asesor presidencial, «no cabe hacerlo teniendo en cuenta el debilitamiento de Guaidó».

Folha describe la posición de Guaidó como «delicada» y se apoya en la declaración del Ministro de GSI (Gabinete de Seguridad Institucional), el general Augusto Heleno. En su momento, Heleno dijo que el apoyo de las Fuerzas Armadas venezolanas a Guaidó, «no alcanza» los altos cargos y agregó que «no hay expectativa de solución a corto plazo». No emitió comentarios sobre la declinación a la invitación de Belandria.

Según Belandria

La representante nombrada por Guaidó, Maria Teresa Belandria, dijo que era un asunto «protocolar». Agregó que se programará una nueva ceremonia para Venezuela, «el apoyo de Brasil es sólido, fuerte y decidido. Es un tema meramente protocolar», recalcó.

El hecho que los militares brasileros bloquearan a Belandria de entregar su acreditación, deja en evidencia la disputa entre los generales del gobierno de Bolsonaro y del canciller Ernesto Araújo. Los militares desaprobaron cómo Araujo condujo la respuesta de Brasil ante la crisis venezolana.

Para la cúpula militar brasilera, Araújo alineó a Brasil con una estrategia, liderada por Estados Unidos, que calificó de «excesivamente agresiva contra Maduro» y que, «le guste o no Brasil», Maduro es quien ostenta el poder y controla el territorio venezolano.

Desde finales de febrero los militares brasileros actúan para limitar la influencia de Araújo en las principales decisiones relacionadas cono Venezuela.

Destacamos que el paso entre las ciudades Paracaima (Brasil) y Santa Elena de Uairén (Venezuela) estuvo cerrado por casi tres meses y fue reabierto a inicios de mayo. el gobierno brasilero también retomó las conversaciones con los enviados de Maduro, para que Venezuela vuelva a vender energía eléctrica a Roraima, el único estado de Brasil que depende la importación de energía.

Con información de Folha

Foto referencial

Lea también en PuntodeCorte

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram