Artículo exclusivo para PuntodeCorte.com

Sebastiana Barráez

@SebastianaB

Si algo debe aprender los militares de esta historia, es que nunca deben obedecer una orden corrupta. Anderson Ramón Lanza Guareguan, era apenas un chico de 19 años y la vida le sonreía en todo su esplendor, hasta aquel 27 de septiembre del año 2013, cuando el Teniente Coronel (Ej) Mario de los Santos Pellegrino Marfesis, primer Comandante del Batallón 341 de comunicación de combate “Cap. Juan de Dios Agraz”, le ordena a él, y a otro soldado, trasladar material de construcción a la finca del Tcnel. (Ej) Manuel Franca Aldana, en El Pao, Cojedes.

De regreso fue el fatal accidente y ahí muere el cabo II José Henrique González Herrera, mientras Lanza quedó gravemente herido con quemaduras de tercer grado en el cuello y el rostro, así como politraumatismos. Durante 17 días estuvo inconsciente en el Hospital Militar Carlos Arvelo, donde permaneció desde el 27/9/13 hasta el 14/01/14.

A la familia del cabo fallecido, el Ejército sólo le dio en el 2014, por indemnización Bs. 10 mil en un sobre.

El soldado Lanza vive en Anzoátegui, en casa de sus padres, donde además hay siete hermanos y cinco sobrinos.

En el Ejército se hizo común la corrupta praxis de ocupar personal, material y maquinaria de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) para que determinados oficiales hagan reparaciones o construcciones en sus fincas, casas o embarcaciones, usando para ello a sus subalternos.

El coronel Mario De Los Santos Pellegrino Marfesis, ocupó el puesto 159 de 175 cadetes en la promoción Gran Mariscal de Ayacucho “Antonio José de Sucre II” de la Academia Militar de Venezuela. El superior de Lanza, responsable de darle una orden corrupta, no solo no respondió por ello sino que ni él ni la Fuerza Armada ha sido capaz de brindar apoyo al soldado Lanza Guareguan. Lo que sí hizo la FANB fue ascender a Pellegrino, mientras daban de baja a Lanza por incapacidad.

Entrevistamos a Lanza, en exclusiva para PuntoDeCorte,  y explicó que su Unidad en lo único que lo apoyó fue en asignarle una habitación en el Fuerte Tiuna, para que estuviera ahí con su mamá y un hermano.

Pero el 11 de abril de 2015 debió ser trasladado a Cuba, para ser operado en el marco del convenio médico con Venezuela y así logró recuperar la voz, cuando le aplicaron una traqueotomía temporal. Lo operan el 2 de julio 2015 y regresa a Venezuela en agosto del mismo año. “Pero ya mis pertenencias no estaban en la habitación que tenía asignada en Fuerte Tiuna, me habían sacado mis cosas y quedé en la calle”.

Su caso fue hecho saber a la presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Delcy Rodríguez; también al fiscal general designado por la ANC, Tarek William Saab, el defensor del pueblo, Alberto Ruíz Angulo; el ministro G/J Vladimir Padrino López. Ya antes el soldado lo hizo llegar a los entonces presidente de la Asamblea Nacional y Fiscal General de La  República, Diosdado Cabello y Luisa Ortega Díaz, respectivamente. Nada que recibe respuesta.

La Fuerza Armada se hizo la ciega y sorda, ante el hecho de que el camión en el cual iban los militares cuando se estrellaron, en la autopista Regional del Centro, es propiedad del teniente coronel Franca Aldana. 

Herido y destituido

El último salario que le pagó la Fuerza Armada fue en enero 2014. No le dieron ayuda económica, ni siquiera lo auxiliaron con sus medicinas. Menos fue asistido legalmente por parte del Estado, ante el evidente hecho de que recibió la orden de un superior, quien después dio la excusa que el soldado muerto y Lanza estaban de permiso, cuando eso no consta en ningún documento. Además, no sólo fueron los dos soldados sino “Como perdí la voz por el accidente y no tenemos dinero para la operación, desesperado fui al Batallón y me comuniqué con el Tcnel Pellegrino, a través de escribirle en papeles.

Le pregunté por mi sueldo. Prometió que me ayudaría con el reenganche, pero que era preferible que no fuera por el conscripto”. Y le explicó que como su accidente no fue en una guerra, pues el Ejército no le podía cubrir los gastos. ‘Fue mala suerte. Si la Inspectoría habla contigo le dices que estabas de permiso para que no me perjudiques la carrera’, le insistió el comandante Pellegrino a Lanza.

Aún así, el soldado, y viendo que no recibía atención, dejó en septiembre 2014, por escrito y en la Comandancia General lo que realmente había ocurrido. “Esa praxis –revela- no era nueva. Mientras estuve a orden del Tcnel. Franca Aldana, durante cinco meses, hasta septiembre 2013, me ordenaron hacerle mantenimiento al edificio donde vivía Franca en Fuerte Tiuna”.

Hoy Lanza requiere apoyo económico, asistencia médica, porque quedó incapacitado para trabajar, desfigurado y con la traqueotomía que le permitió hablar.

¿Qué sucedió con su solicitud de indemnización? 

Hice una solicitud de indemnización al Ejercito pero no se dio porque ellos alegaron que el teniente coronel negó que la tropa hubiese sido asignada a esa actividad. Luego he hecho muchas solicitudes al Ministerio de la Defensa y no ha habido respuesta diligente.

¿La FANB cubrió las operaciones y tratamiento? 

La Fuerza Armada lo único que me cubrió fue cuando estuve en el Hospital Militar, cuando el accidente. Pero gastos y tratamiento que aún requiero, lo ha debido costear mi familia.

¿Qué ha pasado con el oficial que les dio la orden de ir a ese lugar el día del accidente? 

El oficial que nos dio la orden de salida de la Unidad, él ascendió a coronel y no se hizo cargo de mis gastos porque él dice que la FANB no cubre gastos en la tropa alistada, es decir en los soldados. Lo último que supo del coronel es que se fue de baja.

¿Qué ha pasado con usted? ¿Cómo sobrevive? ¿Cómo costea sus gastos?

Desde el accidente en 2013, mi condición de vida cambió completamente, Ahora tengo discapacidad operatoria y aún mantengo en mi tráquea una prótesis que es la que me permite hablar. Sobrevivo con el apoyo de mi familia únicamente.

¿Usted fue llamado a declarar sobre ese accidente en Fiscalía, tribunales o en la Inspectoría de la FANB o del Ejército?

No aceptaron mi solicitud porque Pellegrino dijo que los tres tropas de la comisióin estábamos de permiso, lo cual es falso. Nosotros no nos íbamos solos a llevarle material a una finca de otro oficial.

¿Qué llamado le hace usted a la Fanb o al ministro Padrino?

El llamado que les hago a la FANB y al ministro es que atiendan mi solicitud, porque yo estaba a orden de un superior y prestando mi servicio militar, cuando ocurrió el accidente. Requiero que se me atienda en mis problemas de salud y en mi sobrevivencia, que se me indemnice.

¿De tener la oportunidad que le diría al presidente Maduro?

Le diría al Presidente de la República quien además es el comandante en Jefe de la Fuerza armada que he hecho muchas solicitudes ante la presidencia de la República y tampoco he tenido respuesta.

¿Qué ha hecho usted desde que ocurrió el accidente?

No he podido hacer nada, no he podido volver a laborar porque mi condición no me lo permite. La operación de plastia traqueal por lo menos me permite respirar y hablar, pero aún no puedo hacer nada. Quisiera que mi situación fuera considerada, que se me indemnice y se me atienda en las cirugías que aún me hacen falta.

Lea todas las publicaciones de Sebastiana Barraéz haciendo clic aquí


 Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través del enlace https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram