Select Page

(Opinión) Burrochorocratas, sistemas y revolución de las amarguras. Por Tony Rivera Chávez

(Opinión) Burrochorocratas, sistemas y revolución de las amarguras. Por Tony Rivera Chávez

Caracas, 21 de septiembre de 2018. 

Por: Tony Rivera Chávez* 

@otelo_calas1 

Los temores ante el Poder totalitario, coercitivo, excluyente y cruel tienen en el humor popular una salida para desde lo chistoso bautizar a su opresor u opresores con apodos para en forma sencilla plasmar en la figura de algo o alguien esa comparación burlista que destruye arrogancias y falsos valores chocantes al hombre común.

El tiempo de lo que se creyó fuera la última dictadura militar cívica constituida en Junta de Gobierno presidida por un títere civil pero en verdad en manos de tres figuras relevantes de uniforme fue motejada por el mundo de los pendejos apoyados en las figuras porcinas del trío como Los Tres Cochinitos para desde ese simplismo sintético sacarlos del contexto “glorioso”de sus egocentrismos militar opresor.

Era parte a la vez de la voz de la clandestinidad la denominación de los jerarcas como “cochinos” porque el irrespeto al militarismo y sus héroes era pasaporte de muerte o una larga ración de golpes y porrazos en los calabozos de la Seguridad Nacional (SN).

Llego luego un tiempo de tendencias democráticas donde un Presidente civil elegido por el pueblo se calaba sobrenombres que muchas veces salían de los cuarteles como aquel de La Violetera acuñado contra Romulo Betancourt porque a los cuartelarios se les dio por calificar por la voz y la forma de hablar al mandatario para afeminar al personaje y por el contrario ante la arremetida revanchista del golpismo del militarismo demostró valor y testículos para derrotarlos.

En esa época cabe recordar un incidente cuando una revista o publicación humorística (La Pava Macha) ante una polémica por los grados usados en el Cuerpo de Bomberos caraqueño que pensaban nombrar como Coronel de bomberos al Jefe de ese cuerpo y entonces surgió el veto del Alto Mando Militar ofendido por la afrenta que sentencio que solo podían usar el término de Capitán como máximo grado en su jefatura.

Entonces la Pava Macha en defensa de los apaga fuegos escribió que los bomberos eran más trabajadores que los que vivían más bien como parásitos y ¡Zuas¡ cerrado el periódico por ofensa al honor militar y lo de siempre pero hasta allí. No termino nadie preso porque existía un poder civil, democrático, tolerante que intervino en razón de la justicia o por lo menos eso trataba y se cumplía.

Vuelta la Patria al redil del totalitarismo y las amarguras ya no se escogió al porcino para la chercha sino al burro, al ¡somaro! como diría un italiano, para calificar al dictador el cual debe la comparación por sus extrañas maneras de solucionar los problemas de la Nación cuando sus intervenciones devienen en peores resultados que los encontrados. Por cierto en esta historia de burros y dictadores en la agonía del régimen totalitario de Pérez Jiménez se le ocurrió nombrar en el Ministerio de Educación a un personaje nada relevante en el mundo cultural (de apellido Becerra creo) y los estudiantes pasearon un burro por las calles de la ciudad capital cuando ya la rebeldía popular había sido despojada del miedo y se había desbordado a las calles para pedir la salida del Tirano.

Relevante esta actualidad cuando unos bomberos se hicieron de un burro para darle una partida de nacimiento o una cédula de identidad o quizás un Carnet de la Patria que lo identificaba con el apellido del Dictador actual y pasearlo por su Comando, grabar un vídeo y reír, cosa que fue suficiente para ser acusados de “odiosos” y la verdad es más bien debían serlo de irónicos porque el burro es un ejemplo de trabajo y amor de tal manera que hasta Jesús de Nazareth se sirvió de el para predicar sus enseñanzas y hasta llego sobre uno a Jerusalén.

No se sabe aún el destino del Burriquito y no sea que en esta nueva ola de represores y jala esféricas hasta sea mandado a un matadero por algún juez por cómplice, cooperante.

Lo que está claro, es que desde el rebaño de ignorantes, amargosos, cualquier cosa puede ser elevada a delito común contra la paz, la Patria y lo que se le ocurra al militarismo porque la Fuerza no tiene sonrisas sino violencia a la hora de sentirse “descubierta” en sus prácticas nada inteligentes para someter al pueblo.

Desde la vía Cumaná – Carupano la jubilada/pensionada de los Paralelos conocida como La Paraulata expreso su extrañeza por lo de los bomberos porque ella llamaba a su novio “El Pollino” y nunca la llevaron presa.

NB: Pregunta el soberano: ¿Prohibirán El Burrito Sabanero, La Burriquita, El Burro Mocho y otros llamados al “odio” en rocolas, radios, TV y afines?

* Economista egresado de la UCV – año 1.972  

Correos electrónicos: profetanoskagamus@yahoo.com / guaripeterojo@outlook.com 

Puede leer otras publicaciones de Tony Rivera Chávez haciendo clic aquí


             Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte                                                      Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram

 

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones