Select Page

Carmen Sulay Rojas: Los Derechos Humanos “Piedra Angular de Políticas Educativas”

Carmen Sulay Rojas: Los Derechos Humanos “Piedra Angular de Políticas Educativas”

 

Por: Carmen Sulay Rojas

carmensulayrojas@gmail.com

La educación en derechos humanos (EDH) define la educación como la formación y la información orientadas a crear una cultura universal en la esfera de la sociedad mediante la transmisión de conocimientos, la enseñanza de técnicas y la formación de actitudes para fomentar comportamientos dirigidos a fortalecer el respeto, la tolerancia,  las libertades fundamentales, la igualdad y la paz entre personas, dentro de las sociedades y entre naciones.

Esa educación requiere la adopción de un enfoque que promueva “los derechos humanos por medio de la educación”, asegurando que todos los componentes y procesos educativos, incluidos los planes de estudios, los materiales didácticos, los métodos pedagógicos y la capacitación, conduzcan al aprendizaje velando por el respeto de los derechos humanos de todos los miembros de la comunidad escolar y su práctica dentro del sistema educativo.

La educación para los Derechos Humanos no debería ser una asignatura más del currículum escolar, sino una «dimensión transversal». En esta línea, la Organización para las Naciones Unidas de la Educación y la Cultura (Unesco, siglas en inglés) apunta que los derechos no pueden quedar en meros enunciados teóricos o de principios, sino que han de ser valores que cada ser humano tiene que encarnar y hacer propios. Debe ser vivencias que acompañen al sujeto, la escuela o la institución educativa en todo instante, y no un tema que se imparta en clases o como parte de enseñanzas tradicionales.

La calidad de los docentes y el ambiente que generan en la sala de clase, excluidas las variables extraescolares, son los factores más importantes que explican los resultados de aprendizaje de los estudiantes, lo cual significa que las políticas orientadas a mejorar la calidad de la educación sólo pueden ser viables si los esfuerzos se concentran en transformar con los docentes, la cultura de la institución escolar. Es obvio que sin el concurso del profesorado ninguna reforma de la educación tendrá éxito. La educación es un derecho humano fundamental y un bien público porque gracias a ella nos desarrollamos como personas y como especie y contribuimos al desarrollo de la sociedad.

Como señala Savater (2006), el ser humano es un ser inconcluso que necesita permanentemente de la educación para desarrollarse en plenitud, por lo que la finalidad de la educación es cultivar la humanidad. Este carácter humanista implica que la educación tiene un valor en sí misma y que no es únicamente una herramienta para el crecimiento económico o social, El pleno desarrollo de la personalidad humana es la principal finalidad que se le atribuye a la educación, tanto en los instrumentos de derechos humanos de carácter internacional como en la legislación de los diferentes países.

Finalmente, resulta de primordial importancia para los dos puntos anteriores la adopción de políticas con un enfoque de derechos que consistentemente interpele acerca de la relación entre cada política y el derecho de todas las personas a una educación de calidad. La garantía del derecho no es un tema adicional a los otros que forman la agenda pública sobre educación. Este es el tema central que ha de englobar los demás. La razón de ser de la acción pública en educación se deriva de que es un derecho y, por esta razón, el enfoque de derechos es la piedra angular de las políticas educativas.

 

 

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones