Caracas, 8 de junio de 2019

Por: Julio Reyes*

@juliodemocrata2 


El Presidente (E) de la República, Juan Guaidó, mantiene la ruta. Saludamos al equipo que nos representó en Oslo, y es que no damos por cerradas las puertas de las negociaciones, jamás condenaremos que se busquen salidas pacificas a la atroz crisis que vive nuestro país.

Tengamos clara la ruta, todo la sabemos, no hay motivos para confusiones, hemos visto todo lo que se ha avanzado desde el 10 de enero, fecha en que inició la usurpación en nuestro país. La más clara señal es el apoyo de más de 60 países, naciones cuyo norte siempre han sido los comicios como fórmula para superar la coyuntura de hambre y miseria que nos deja el mal llamado Socialismo del Siglo XXI.

Las elecciones libres son el objetivo de la ruta ¿o no? Son muchos los escenarios, los tableros en pro de la libertad de Venezuela, los que permitirán la reinstitucionalización de las instituciones públicas y reponer el hilo constitucional. Esa es la meta.

Todos los tableros son válidos, incluyendo Oslo, la presión internacional obligaba a la oposición a asistir. El país que está más allá de Twitter lo entiende pero exige claridad a la hora de transmitir resultados. 

Presidente Guaidó, permítame hacerle una recomendación: Tenemos, estamos obligados a generar, cultivar y cuidar la confianza. Los políticos estamos obligados a orientar a los ciudadanos. No estaba de más comunicar que se iría a Noruega y bajo qué términos o estrategias asistíamos. Se han vuelto a despertar las vísceras de los «guerreros del teclado». La no comunicación/orientación es caldo de cultivo para los histéricos que todo atacan según las emociones del momento, trabas que no aportan para salir de esta pesadilla llamada chavismo/madurismo. 

Sería prematuro esperar resultados, confiamos en nuestra representación, y en la experticia en temas de negociación de Noruega. Los usurpadores intentarán ganar tiempo para dividir a la oposición y confundir a los venezolanos, sabemos que se equivocarán.

Nuestra ruta es: Cese de la usurpación, Gobierno de Transición y Elecciones Libres. Aprovecho para sugerir a la Asamblea Nacional y a los factores que integramos a la oposición, la urgente creación de una política inmediata de comunicación para mantener informado al país sobre el tablero de la negociación.

Para los venezolanos la negociación les genera un entendible miedo, sabemos de los antecedentes del pasado. Pero, hoy es distinto, los hechos de los últimos meses lo han demostrado. Guaidó trajo de nuevo la esperanza, motivó de nuevo la movilización de calle y generó confianza en la gente, por eso estamos obligados los políticos a mantenerla y cuidarla. La comunicación y la orientación hoy son fundamentales para la política democrática venezolana.

(*) Activista político y secretario general nacional adjunto de Nuvipa


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram