Caracas, 12 de febrero de 2019. El ex comandante general del Ejército de Venezuela, Gral. Carlos Julio Peñaloza, envió este lunes una carta pública al presidente Juan Guaidó.

En la misiva Peñaloza le pide a Guaidó que denuncie la nacionalidad colombiana de Nicolás Maduro, como mecanismo para lograr el cese de la usurpación, el quiebre de las Fuerzas Armadas y el ingreso de la ayuda humanitaria a Venezuela.

Seguidamente el texto completo de la carta:

Ciudadano

Presidente (E) de la República

Ing. Juan Guaidó

Su despacho.-

Estimado Presidente:

Tengo el honor de escribirle para plantearle una iniciativa que podría contribuir con el primer punto de su programa, referente al “Cese de la usurpación”.

En este sentido, quiero reiterar lo que denuncié en mi libro “El delfín de Fidel”:

“… En las elecciones de diciembre de 1958, fue electo diputado por AD Salom Mesa Espinoza, quien al asumir su curul requirió a su asistente Nicolás Maduro García (un ciudadano arubeño que vivió en Venezuela y luego fue exiliado en Colombia) que regresara a trabajar con el. Maduro le pidió ayuda para obtener para si y su familia la documentación de nacionalidad venezolana. Cuando a comienzos de los años 60 trajo al país a su familia colombiana, esta incluía a su esposa, tres hijas, y un párvulo llamado Nicolás Maduro Moros”.

No le quepa la menor duda, señor Presidente, Nicolás Maduro Moros es ciudadano colombiano. Si desea profundizar sobre este tema, le recomiendo leer el libro de la conocida periodista Nitu Pérez Osuna, disponible en este enlace https://bit.ly/2eg3RIA.

Como usted sabe, el artículo 41 de nuestra Constitución exige “ser venezolano por nacimiento y sin otra nacionalidad”, para poder ejercer legalmente el cargo de Presidente de la República. Este asunto se planteó varias veces en el pasado, pero lamentablemente fue considerado “irrelevante” por los mismos dirigentes opositores que luego se opusieron recientemente a su juramentación como Presidente encargado.

Señor Presidente, con todo respeto, le sugiero exigir públicamente al expresidente Nicolás Maduro que exhiba su partida de nacimiento. Seguramente no querrá hacerlo, como nunca lo ha hecho en el pasado, pese a que se lo han solicitado infinidad de veces. En mi condición de ex Comandante General del Ejército, considero que ventilar públicamente este tema puede ayudar a provocar el quiebre militar, tan importante para lograr el ingreso de la ayuda humanitaria.

Aclaro que mi intención al plantear este asunto no es ofender al pueblo colombiano, que ha sido tan solidario con nosotros en estos momentos de crisis; sino enfatizar que Maduro nunca ha cumplido con los requisitos para ser Presidente de la República y que, por tanto, no solo usurpa el cargo ahora, sino que lo viene haciendo desde hace años.

En esta actividad delictiva ha sido encubierta por el CNE y el SAIME, organismos que no permiten ver ni verificar su partida de nacimiento, que es un documento público inválido por estar forjado con datos falsos. Esta sospecha fue confirmada luego que la Sra. Tibisay Lucena, Presidente del CNE, presentara fugazmente ese documento forjado en una entrevista de TV que le hizo el periodista Vladimir Villegas. Aunque la exhibición del documento duró pocos segundos, fue suficiente para hacerle una captura de video y leer partes que dejan en evidencia el flagrante delito cometido.

Esta conducta ilegal configura la figura de “forjamiento de documento público” mediante la declaración de datos adulterados e inexactos. Este delito está previsto en los artículos 322 y 319, del Código Penal Venezolano:
Artículo 322. Todo el que hubiere hecho uso o de alguna manera se hubiere aprovechado de algún acto falso, aunque no haya tenido parte en la falsificación, será castigado con las penas respectivas establecidas en los artículos 319, si se trata de un acto público, y 321, si se trata de un acto privado.

Artículo 319. Toda persona que mediante cualquier procedimiento incurriera en falsedad con la copia de algún acto público, sea suponiendo el original, sea alterando una copia auténtica, sea, en fin, expidiendo una copia contraria a la verdad, que forje total o parcialmente un documento para darle apariencia de instrumento público o altere uno verdadero de esta especie, o que lograre apropiarse de documentos oficiales para usurpar una identidad distinta a la suya, sufrirá pena de prisión de seis años a doce años.

Sin más a que hacer referencia, aprovecho la oportunidad para desearle éxitos en su gestión, puesto que los venezolanos hemos puesto todas nuestras esperanzas en usted. A la espera de sus decisiones con respecto a este delicado tema, que afecta a todos los venezolanos y particularmente ofende a los militares de mi país, quedo de Ud. Atentamente,

General de División

Carlos Julio Peñaloza Zambrano

Lea también en Punto de Corte: (+VIDEO) Comunidad pemón a Maduro: “Fuera de aquí, porque tú eres colombiano”

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram