Caracas 09 de mayo de 2019. Después de tres intentos y una acción de tutela, finalmente la Fiscalía logró este miércoles imputarle cargos por lavado de activos, enriquecimiento ilícito, estafa y exportaciones ficticias al poderoso barranquillero Álex Saab. Este es calificado por el Departamento del Tesoro como el gran financista del régimen de Nicolás Maduro, a través de las llamadas cajas Clap.

Sin embargo, el juez del caso decidió suspender la audiencia, hasta el próximo 15 de mayo, para estudiar si procede la medida de aseguramiento que solicitó la Fiscalía. Ese sería el paso previo para solicitar una circular roja ante la Interpol.

El caso llama la atención, si se tiene en cuenta que este tipo de decisiones suelen resolverse en un promedio de 72 horas. Además, porque la defensa de Saab interpuso una acción de tutela pidiendo que el caso se sacara de Bogotá y se llevara a Barranquilla, donde finalmente se celebró la audiencia.

Ahora, la justicia tendrá que esperar seis días para conocer la suerte del polémico empresario, que también está en la mira de la Estados Unidos por sus negocios de cajas Clap con el régimen madurista, que ahora son enviadas desde Turquía, nuevo aliado de Maduro.

La imputación de cargos también alcanzó a Luis Alberto Saab, Amir Luis Saab, Julio César Ruiz Maestre y a Cintrhya Eugenia Certain Ospina. Esta última, ex esposa de Álex Saab, a quien la fiscal en el exilio Luisa Ortega calificó como testaferro de Nicolás Maduro.

Exportaciones ficticias

En el caso de Colombia, la Fiscalía lo encontró responsable de decenas de operaciones de comercio exterior irregulares por más de 25.000 millones de pesos a través de Shatex S. A., una empresa de confección de ropa registrada en 1998 por la ex esposa de Saab, con un capital de 10 millones de pesos.

De acuerdo con un peritazgo oficial, cuando Saab se convirtió en accionista, en diciembre de 2004, la firma empezó a registrar importaciones de fibra sintética y telas, por más de 9.161 millones de pesos que venían de Baréin, Corea del Norte, Taiwán, India, China, Hong Kong y Pakistán.

A la vez, empezó a exportar ropa a Australia, Venezuela y Ecuador, por 15.869 millones de pesos (US$ 5.000). Y a recibir supuestos pagos de mercancía, por 16,4 millones de dólares, desde Caracas.

Pero los supuestos compradores en el exterior aseguraron que no recibieron una sola prenda confeccionada por Shatex.

Los abogados de Saab aseguran que se trata de un mal entendido contable y niegan los cargos imputados. Así mismo, anunciaron demandas contra la fiscal Ortega por los señalamientos contra su cliente. Sin embargo, aún no se pronuncian sobre el calificativo de «financista del régimen» que el Departamento del Tesoro le asignó, tras asegurar que las cajas Clap esconden una millonaria operación de lavado de activos.

Original de la Unidad investigativa de El Tiempo

Foto referencial

Lea también en PuntodeCorte

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram