Caracas, 8 de junio de 2018.

@pensandomaria

Por suerte para muchas personas que por motivos distintos (patologías) requieren del consumo del cannabis (Marihuana), en muchos países se ha despertado una consciencia sobre los distintos usos que se le puede dar a esta planta y, lo más importante de todo, se ha comenzado una revolución científica y académica, que implica bienestar para estas personas.

Para el día de hoy destacan noticias como la culminación de la primera especialización sobre el uso medicinal del cannabis en Latinoamérica, en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de la Plata, Argentina donde el doctor Marcelo Morante, entre otros, fue el responsable de tan importante experiencia contando con la participación de unos sesenta profesionales de la salud que ahora están formalmente  capacitados para asistir a pacientes que necesitan esta planta con la finalidad de mejorar sus condiciones de salud. Otro ejemplo de esta revolución científica la podemos observar en el proyecto para cartografiar el genoma de la marihuana que se está llevando a cabo en la universidad de Boulder Colorado, a través de su departamento de biología.

Son varias las Universidades y los científicos que a nivel mundial han abierto espacio y creado institutos o laboratorios para poder trabajar e investigar las bondades y oportunidades que nos brinda esta noble planta. Teniendo esto como consecuencia que se derrumben poco a poco los prejuicios que se han levantado para obstaculizar la utilización de la Marihuana con todo su potencial y en especial el terapéutico.

Hacer una lista de los estudios o los investigadores (médicos y científicos) que en la actualidad están trabajando el tema resulta poco práctico para un artículo de opinión, pues basta con colocar en la web las palabras Marihuana o Cannabis Medicinal para poder hacerse una idea de cómo día a día aumenta el interés científico, y más importante aún, como día a día se concluyen estudios que evidencias su efectividad.

La comunidad científica organiza congresos, simposios y demás  actividades de intercambio de saberes, con la intención de  presentar los resultados e incentivar nuevos estudios, ya que, como lo señalan, aun queda mucho que aprender y descubrir; claro está, estas experiencias solo se pueden desarrollar en los países donde la dirigencia política a entendido las oportunidades que existe de mejorarle la vida a sus conciudadanos, por lo que, aunque los procesos de legalización – despenalización en alguno de estos países no han concluido, al menos se flexibiliza la norma, se permite el consumo, al autocultivo  y se incentiva la investigación. Es por esto que el papel que juegan los Estados es fundamental para lograr resultados a corto plazo.

Lo sorprendente de todo esto, como lo señalo  el profesor Rafael Mechoulan, catedrático de la universidad de Tel Aviv, en su ponencia presentada el pasado 17 de septiembre en el simposio convocado por el Observatorio Español del Cannabis Medicinal, y quien es una de las personas con más experiencia en este campo al trabajar el tema desde los años 60, es que, solo hasta ahora, se  esté generando esta revolución científica, cuando hace ya 35 años se sabe, que sirve para tratar la epilepsia sin generar los efectos colaterales que causa los fármacos que actualmente se usan.

Desde Pensando la Marihuana esperamos que la negativa de quienes deben tomar decisiones sobre este tema en Venezuela, no nos haga una vez más quedarnos rezagados en los adelantos científicos. Venezuela, por su ubicación geográfica posee ventajas comparativas para el cultivo de la Marihuana, las cuales deben ser aprovechados, esto solo traería mas salud, e ingresos para la población.

Puedes contactarnos en nuestras redes sociales: Facebook: “Pensando la Marihuana”. Instagram: “Pensandolamarihuana”. Twitter: “@pensandomaria”.

También puede leer otros artículos publicados por el Movimiento Pensando la Marihuana haciendo click aquí


Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram