Cúcuta, 25 de marzo de 2019.- La crisis económica, política y social de Venezuela, hace que constantemente mucho venezolanos analicen la posibilidad de abandonar el país. La ciudad de San José de Cúcuta es la principal vía de flujo migratorio venezolano a otras partes del mundo. Aquí, te ofrecemos una breve reseña que te permitirá conocer más sobre lo que está ocurriendo actualmente en esta ciudad colombiana fronteriza con el Estado Táchira de Venezuela.

La primera impresión

San José de Cúcuta es una ciudad con una población aproximada de 700 mil habitantes. Y claramente tiene una infraestructura residencial y comercial construida para albergar a muchos más. Inicialmente al recorrer la ciudad, salta a la vista una gran cantidad de edificios residenciales y locales comerciales cerrados y con un cartel que ofrece su arriendo. La ciudad literalmente ha sufrido una despoblación gradual. Cúcuta deja ver que vivió mejores tiempos.

¿Que pasó en Cúcuta?

Los vecinos de Cúcuta, explican el hecho de diversas formas, dependiendo de sus simpatías políticas. Todos ellos coinciden en que el cierre de la frontera inició el declive económico de la ciudad.

En la década de los 80 y 90, las poblaciones fronterizas de San Antonio del Táchira y Ureña se beneficiaban del cambio monetario para atraer a compradores colombianos. A partir del nuevo milenio, el balance cambió y pasó a ser Cúcuta quien atrae a vendedores de Venezuela, gracias al cambio monetario. Económicamente ambos procesos son parecido, políticamente son muy distintos.

Vista aérea de San Jose de Cucuta

¿Cómo afecta el cierre de la frontera?

El cierre oficial de la frontera colombo venezolana afecta a ambos países. A los comerciantes colombianos les baja las ventas. A los venezolanos literalmente los mata de hambre, falta de medicina y servicios médicos. Claramente, cerrar la frontera, perjudica más a los venezolanos.

Sí el cierre de la frontera se mantiene, Colombia y los colombianos se adaptaran. Venezuela y los venezolanos sufrirán peor el hambre y escasez de medicinas. Y seguirán pasando a Cúcuta por cualquier lugar posible.

¿El gobierno de Venezuela reabrirá la frontera?

Difícilmente el gobierno de Venezuela reabrirá la frontera. Las razones para cerrarla han sido estrictamente políticas. El gobierno ha preferido castigar a la población venezolana, para mantener un precario control social de las poblaciones fronterizas. Obediencia a cambio de comida y medicinas. Ya no en forma de CLAP, sino en forma de la posibilidad de cruzar un puente o trocha.

Las trochas sustituyeron a los puentes cerrados

La frontera es inmanejable.

A pesar del cierre fronterizo el flujo humano y comercial continúa. Y el gobierno de Colombia lo tiene bien claro. Aunque el gobierno de Venezuela construya un muro, la gente siempre conseguirá una forma de cruzar. Esta semana se ha hablado de la posibilidad de poner controles migratorios en las trochas. Es mejor que el Estado colombiano asuma el control de las trochas, antes que  lo hagan delincuentes.

Aumentaron los caminantes

La idea de establecer controles en las trochas, deja claro, que Colombia no ve salida a corto plazo a la crisis política venezolana. El entusiasmo inicial generado por Juan Guaido se ha disipado dando paso a la incertidumbre. Incluso el número de caminantes venezolanos ha aumentado. De 150-200 a finales de enero, se llegó a un pico de unos 600 en víspera del 23 de febrero.

El número de Caminantes aumentó

Militares a reeducación

Otro factor que ha generado desencanto, es la situación con los militares desertores venezolanos. Muchos esperaban que estos serían parte de una fuerza militar al servicio del gobierno de Guaido. Pero el embajador de Venezuela en Colombia, Humberto Calderón Berti aclaró no será así. Los militares de Guaido recibirán un entrenamiento espacial para convertirse en trabajadores y obreros en centros de formación laboral de Colombia.

Los militares del 23 de febrero ran cursos en el SENA (Ince colombiano)

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram