Caracas, 22 de julio de 2018/.- Los 600 diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular se reúnen desde este domingo hasta mañana lunes para afinar el texto de la nueva Constitución cubana, que elimina el término comunismo, incorpora reformas económicas en favor de un “socialismo” sostenible con propiedad privada y abre las puertas al matrimonio homosexual.

El texto plantea otras formas de reconocimiento de propiedad como la cooperativa, la propiedad mixta y la propiedad privada, lo que supone un importante cambio respecto al documento de 1976 que solo reconoce la propiedad estatal y la cooperativa agropecuaria.

El anteproyecto que entra a debate, admite la inversión extranjera como «una necesidad y un elemento importante del desarrollo».

También se plantea una figura de presidente de la República, jefe del Estado que deberá asumir el cargo con menos de 60 años y limitar su mandato a un máximo de una década, así como el nuevo puesto de primer ministro para liderar el Consejo de Ministros, máximo órgano ejecutivo del Estado.

Igualmente se redefine el matrimonio como la «unión entre dos personas», lo que abre la puerta a la legalización de la unión igualitaria, uno de los principales reclamos del colectivo LGTBI en el país caribeño.

En otros ámbitos, como la salud y a la educación, dos de los sectores en los cuales la revolución suele mostrar importantes logros, la nueva carta mantiene su gratuidad y su raíz pública, pero abre la posibilidad de cobrar por algunas cirugías estéticas o cursos de postgrado.

¿Desaparece el comunismo en Cuba?

El concepto de comunismo ha sido eliminado en el anteproyecto de reforma constitucional en curso, con el reconocimiento de la propiedad privada, se desprende de la referencia a la ideología comunista, aunque resalta que el socialismo sigue siendo política de Estado.

Cabe recordar que, la Constitución vigente de 1976, incluye en su artículo 5 el objetivo del «avance hacia la sociedad comunista». Con la reforma constitucional, esa idea se esfumaría.

«No quiere decir que renunciemos a nuestras ideas, sino que en nuestra visión pensamos en un país socialista, soberano, independiente, próspero y sostenible», dijo el viernes el presidente de la Asamblea Nacional, Esteban Lazo.

De aprobarse, quedaría la contradicción en la isla, entre desprenerse de la idea del comunismo, sin dejar de reconocer como máximo órgano de dirección del país al Partido Comunista de Cuba.

De acuerdo al diaria Granma, la reforma “ratifica el carácter socialista de la Revolución y el papel rector del Partido” y la “irrevocabilidad del modelo político y económico”.

Las ausencias en el documento

El medio, La Joven Cuba, destaca la aparente ausencia en el anteproyecto de un tribunal que garantice el respeto a la Constitución. «Cuando Fulgencio Batista dio su golpe de Estado, el joven Fidel Castro lo denunció ante este tribunal. Cuando los teatristas cubanos fueron reprimidos durante el Quinquenio Gris pudieron reclamar sus derechos ante los funcionarios culpables de tales excesos. Después de esto, el tribunal fue eliminado», detallan.

«Si algo hemos aprendido en los últimos meses, es que la existencia de un gobierno revolucionario en el poder no es garantía automática de justicia sin un marco legal claro que proteja a los ciudadanos», aclaran.

Luego del debate que finaliza este lunes, el anteproyecto pasará a consulta popular y más tarde a referendo.

Con información de Granma, La Joven Cuba y CNN


Maduro aprobó € 83 millones para adquisición de medicamentos de alto costo

Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram