Caracas 15 de noviembre de 2018. La ONG internacional proderechos humanos, Human Rights Watch, publicó un informe que devela la profundidad de la crisis de salud en Venezuela. Un equipo de investigadores, se dirigió a la frontera venezolana para tomar datos y registrar la situación de migración, producto de las dificultades para acceder a la salud en Venezuela.

El equipo estuvo integrado por profesionales médicos y de salud pública, del Centro por la Salud Humanitaria (Center for Humanitarian Health) de John Hopkins University. Así como representantes del Centro de Salud Pública y Derechos Humanos (Center for Public Health and Human Rights), que forman parte de la Escuela de Salud Pública Bloomberg en Johns Hopkins.

Algunos de los datos más resaltantes del informe son:

Vacunación

Venezuela presenta actualmente brotes de enfermedades que pueden prevenirse con vacunas y que habían sido eliminadas del país. Estos brotes sugieren que existen graves deficiencias en la cobertura de vacunación. Según la Organización Panamericana de la Salud:

  • Desde junio de 2017, se han informado más de 7.300 casos de sarampión en Venezuela. Incluidos 5.500 casos confirmados y 64 muertes hasta septiembre de 2018. No se registraron casos de sarampión en Venezuela entre 2008 y 2015, salvo un único caso en 2012. El brote se ha extendido a otros países de la región, y hay más de 10.000 presuntos casos de sarampión en Brasil vinculados con el brote en Venezuela.
  • Entre julio de 2016 y septiembre de 2018, se informaron más de 2.000 presuntos casos de difteria. Más de 1.200 han sido confirmados y más de 200 personas han muerto. En cambio, entre 2006 y 2015 no se informó ni un único caso en Venezuela.

Malaria

La cantidad de casos sospechados y confirmados de malaria en Venezuela ha aumentado de manera constante en los últimos años —de casi 36.000 en 2009 a más de 406.000 en 2017, según la Organización Mundial de la Salud.

Actualmente, la malaria es una epidemia que persiste en más de nueve estados venezolanos, de acuerdo con un documento oficial elaborado por la Organización Panamericana de la Salud, ONUSIDA y el Ministerio de Salud de Venezuela.

Expertos en salud atribuyen esto a la reducción en las actividades de control de mosquitos, la escasez de medicamentos para tratar enfermedades y las actividades de minería ilegal que favorecen la reproducción de los mosquitos al generar agua estancada.

Tuberculosis

La cantidad de casos de tuberculosis informados en Venezuela aumentó de 6.000 en 2014 a 7.800 en 2016, y en informes preliminares se señala que hubo más de 10.000 casos en 2017. La tasa de incidencia de la tuberculosis en 2017 (32,4 cada 100.000) fue la mayor que tuvo lugar en Venezuela en 40 años.

Mortalidad materna e infantil

Las estadísticas oficiales más recientes del Ministerio de Salud de Venezuela indican que, en 2016, la mortalidad materna aumentó un 65 % y la mortalidad infantil creció un 30 % en apenas un año.

Desnutrición

Las complicaciones médicas que sufren los pacientes en Venezuela se ven agravadas por la severa escasez de alimentos y el acceso limitado a una nutrición adecuada. Muchos venezolanos, entre las decenas de los entrevistados en la frontera por el equipo de Human Rights Watch y John Hopkins, manifestaron haber perdido peso y comer una o dos veces por día en su país. Para algunos, la comida consistía únicamente en yuca o sardinas.

Aunque el gobierno venezolano no ha publicado datos nacionales sobre desnutrición desde 2007, la información disponible sugiere que estaría en aumento:

  • Una encuesta nacional representativa realizada por tres prestigiosas universidades de Venezuela concluyó que el 80 % de los hogares venezolanos están en situación de inseguridad alimentaria, lo que implica que no cuentan con una fuente segura de alimentos, y que las personas relevadas habían perdido un promedio de 11 kilos durante 2017.
  • La organización humanitaria católica Cáritas Venezuela, que da seguimiento a la situación nutricional y brinda asistencia humanitaria a niños y niñas en comunidades de bajos recursos en Caracas y varios estados, informó que la desnutrición aguda moderada a severa entre niños y niñas de menos de cinco años aumentó del 10 % en febrero de 2017 al 17 % en marzo de 2018 — un nivel indicativo de una crisis, según los estándares de la Organización Mundial de la Salud. En julio de 2018, Cáritas Venezuela informó que la media había descendido al 13,5 %; sin embargo, las estadísticas eran superiores a niveles de crisis en Caracas (16,7 %) y el estado Vargas (casi 20 %).
  • Una encuesta realizada por Cáritas en 2018 detectó que el 48 % de las mujeres embarazadas en estas comunidades de bajos recursos manifestaban desnutrición aguda moderada o severa.
  • En hospitales de distintas localidades del país se informan aumentos en la cantidad de ingresos de niños y niñas que presentan desnutrición aguda moderada o severa, y es preocupantemente elevada la proporción de niños y niñas ingresados en hospitales con desnutrición aguda (del 18 % al 40%), de acuerdo con información proporcionada por profesionales de la salud venezolanos a Human Rights Watch.

Lea el informe completo aquí.

Foto del Carabobeño


Docentes declaran “educación venezolana en emergencia humanitaria”


Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram