Entrevista exclusiva para PuntodeCorte.com

Por: Sebastiana Barráez

@SebastianaSin

Ya había oscurecido en Lima, la capital de Perú, cuando el otrora Coordinador de Investigaciones Estratégicas de la morgue de Bello Monte, llegó a la entrevista, con un morral rojo al hombro y vistiendo una chaqueta característica de quienes hacen actividades de campo. Él es testigo presencial de lo que sucedió aquel 15 de enero con el cadáver del piloto del Cicpc, Oscar Pérez, asesinado por fuerzas regulares del Gobierno. Él es William Jiménez Gaviria.

Es tan sincero, que no se percata del impacto que puedan tener sus palabras. Habla con naturalidad. En su voz no hay rabia, ni indignación. Hay mucha tranquilidad y paz. Hoy tiene calidad de refugiado en el Perú.

William es oriundo de la población de Obispo, Barinas. Allí pasó su infancia. Desde el año 2012 es miembro del capítulo de Derechos Humanos de la Federación Interamericana de Abogados, con sede en Washington. Y representante de Derechos Humanos en el Colegio de Abogados de Caracas. Es abogado con especialización en Derecho Penal.

En los últimos días en Venezuela vivió su aventura. No se percató en aquel momento que él estaba siendo protagonista de una de las historias más oscuras que registra Venezuela en el 2018. Habla a prisa, quiere contar todo en detalle para que cada explicación se comprenda. Durante casi tres horas en un salón del lobby del hotel capitalino se oyó su voz, sin arrepentimiento, asumiendo el reto que le brindó ese momento histórico de todo lo que aconteció alrededor del piloto y su grupo, en el último momento.

Libró su propia batalla secreta. Registró cada nombre y cada momento, hasta que Oscar Pérez fue llevado a enterrar. William Jiménez Gaviria se vistió para la ocasión; corbata negra y camisa blanca. Fue así el único masón que estuvo a unos metros del momento en que el cuerpo de Oscar Pérez era enterrado. Y aunque al piloto del Cicpc lo habían destituido de la logia a la que pertenecía, el Coordinador de Investigaciones Estratégicas del Senamecf, lo consideró un hermano a quien rendirle la despedida.

Hubo tanta preocupación entre funcionarios gubernamentales y policiales ante lo que pudiera ocurrir con la muerte del piloto Oscar Pérez, que algunos pensaron en irse del país. Cuando se creía que el cadáver iba a ser cremado y con ello habría una reacción violenta por parte de sus seguidores, algunos se prepararon. “Esa noche, ya se había ido para San Antonio del Táchira, a punto de atravesar la frontera, el comisario José Humberto Ramírez Márquez, actual director de Senamecf”.

El Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf) se inauguró el año pasado con el crematorio, con unos equipos argentinos de muy buena calidad. Está en la entrada del Cementerio General del Sur. “El jefe del crematorio, Ángeles Colmenares, sacó las llaves del crematorio y le dijo al coronel Domingo García: ‘coronel, tenga las llaves, si usted quiere cremar el cuerpo de ese señor (Oscar Pérez) hágalo usted’. También se opuso a esa acción”.

Hubo un movimiento de algunos masones para que el cuerpo fuera enterrado a determinada hora por razones místicas.

La orden oficial, luego de vencer el fantasma de la cremación, era enterrarlo sin que a ningún familiar le diera tiempo de llegar. Aun así la tía y la sobrina se habían quedado cerca y llegaron a tiempo para el entierro.

“Desde las 3 de la madrugada había un dispositivo militar desde el arco donde está en el Centro Portugués hasta el cementerio del Este. Desde las 4 estaba minado de funcionarios de Inteligencia. El Gobierno tiene fotos de todo lo que pasó ahí. A mí no me dejaron pasar desde la entrada del cementerio”, dice Jiménez.

Reconoce que “la doctora Ana Nóbrega, que es una gran profesional, tomó la precaución de embalsamar los cuerpos de Oscar Pérez y todo su grupo”.

¿Cómo salió usted de Venezuela?

Salgo el 14 de mayo 2018. Precisamente, yo cruzando el puente internacional Simón Bolívar y se estaba realizando un acto, donde estaba María Corina Machado del lado venezolano y Álvaro Uribe del lado colombiano; a los cinco minutos, las autoridades colombianas cierran el puente.

¿No hubo problemas?

No, cuando me vine de Venezuela, un grupo de personas me escoltó hasta la frontera. Un oficial superior de la aviación para no tener problemas en la salida. Yo no sellé mi pasaporte de salida. Cuando estaba a mitad del puente internacional Simón Bolívar, me detuvo la policía de Colombia y me esperaba el jefe de control migratorio, Mauricio Jiménez, quien me dijo que me fuera a descansar y nos veíamos en tres días, como en efecto ocurrió y ahí empezó mi travesía hasta que llegué a Perú.

¿Cómo llega usted al cargo de Coordinador de Investigaciones estratégicas en la Inspectoría del Senamecf?

Yo ejercía el derecho privado y defendí al oficial de la Guardia Nacional César Fernández; en ese período conocí a su tío el coronel Domingo Argenis García Pérez, quien después me invita a formar con él parte del Senamecf. El coronel venía trabajando con el general de división (GNB) José Eliécer Pinto Gutiérrez. La misión que le dieron, tanto el ministro como el general, fue la depuración. En el Senamecf se había hecho un vicio el retardo en la entrega de los reconocimientos médicos legales, les cobraban para entregarles los cadáveres mafiosos, por eso el coronel destituyó, a más de siete directores nacionales, entre ellos al doctor Freddy Rincón, hermano de Iván Darío Rincón, ex presidente del Tribunal Supremo.

¿Por qué lo destituyó?

Detectamos que se habían hecho más de mil inhumaciones (sepulturas) de cadáveres de personas que no fueron reclamadas, pero las autoridades y el personal sí tenían la identificación de ellas. Con esas identidades se habrían comprado aeronaves, yates, bienes raíces, propiedades de actores de figuras gubernamentales.

¿Usaban las identidades para ser testaferros?

Algo así. Eso fue lo que se decía que hacían con esas identidades. Otra cosa que nos causó ruido fue en el Hospital Páez del estado Bolívar, donde el Senamecf no tiene morgue y por ello se habilita el espacio del hospital. En las evidencias, como los proyectiles, por ejemplo, el Senamecf los tiene en resguardo en la Sala de Control de Resguardo de Evidencia, pero por poco tiempo y luego deben ser remitidas a balística del CICPC. Desde que llegamos al hospital encontramos evidencias que tenían hasta 7 años acumuladas. Otro caso fue lo del cementerio Chirica.

¿Cuál es ese caso?

De acuerdo con la Ley de Cementerios, cada municipio debe habilitar un área en el cementerio, que llaman La Morguecita, que permite hacer las autopsias de cadáveres en avanzado estado de descomposición y no llevarlo a la Morgue. En el cementerio de Chirica, en Ciudad Guayana, nos encontramos con más de 17 cadáveres, algunos ya eran puro huesos. En muchos de esos cuerpos encontrados ahí, incluso tiros en la cabeza, están involucrados funcionarios del Cicp. El informe se le llevó al ministro Luis Reverol.

¿Alguna de esas denuncias, tuvo respuesta?

No, más allá de una que otras destituciones o remociones, pero no hubo procesos judiciales ni investigaciones.

Volvamos a su salida del país. ¿Qué lo empujó a salir?

El 15 de enero de este año, faltando 15 minutos para las 7, el coronel Domingo García, el comisario Ramón Barrientos y yo, recibimos el cuerpo del piloto Oscar Pérez y de los otros seis acompañantes. Antes, como a las 5 y algo, llegaron los dos primeros cuerpos, el de Heyker Vásquez y otro de ese grupo (colectivo Tres Raíces). Esos cuerpos venían con mucho despliegue policial. Yo tuve cruce de palabras con funcionarios de Fuerzas Especiales (FAES), que venían acompañado con funcionarios de la DGCIM (Dirección General de Contra Inteligencia Militar).

¿Recuerda alguno de esos funcionarios del FAES?

Tendría que ver sus fotos, pero con ese alboroto que se armó allí.. De hecho el ministro Reverol le dio orden al coronel de que se desconectaran todas las cámaras del circuito cerrado y se incautaron los teléfonos al personal de radiólogos, administrativo.

¿Quiénes fueron hasta el lugar de los hechos en El Junquito?

El coronel Domingo García, como director del Senamecf; el subdirector, comisario general (Cicpc), Luis Rodríguez; y el doctor Sinuhe Villalobos, director de Evaluación Médico Forense del Senamecf, quien debió haber hecho la evaluación en el mismo sitio de los acontecimientos, como dice la Ley, pero él hizo eso fue en la morgue. Es por eso que las actas de defunción están suscritas por médicos que nunca vieron los cadáveres.

¿Y por qué cree usted que el doctor Sinuhe no firmó ese protocolo?

Este no es cualquier caso. Desde un principio, y desde las altas esferas del poder, había instrucciones que le dieron al director.

¿Quién se las dio?

El general Pinto Gutiérrez, del general Reverol y del vice ministro Márquez. No sé por qué el doctor Sinuhe hizo los exámenes pero no los suscribió.

No estaría de acuerdo.

Pero sé que él sí firmó unas cosas en el despacho, que están guardadas por ahí.

Usted me dice que hubo órdenes superiores…

Del ministro Reverol, que usaba al general Pinto o al viceministro. El día 16 el ministro tenía prevista un pronunciamiento ante el país, a las 10 de la mañana, desde el despacho, pero como no tenía los exámenes de toxicología. A las 10:15 había una fuerte presión de Reverol. El coronel le dijo que el tiempo no da para tener esos exámenes. Reverol entonces le dijo al coronel: yo necesito tener esos exámenes ya y que en ellos se reflejen que ellos (Oscar Pérez y su grupo) habían consumido alcohol o drogas.

¿Estaba forzando los exámenes?

Si, y es por eso que Atilia Graterol, directora del Departamento de Toxicología, le dijo al coronel que necesitaba más tiempo. Es más, el Fiscal Noveno Militar se metió al Laboratorio para presión psicológica.

¿Y qué apareció en los exámenes?

Bueno, la doctora le colocó allí unos valores que hacían ver que sí había presencia de alcohol y de otras sustancias.

¿Qué cadáveres ingresaron a la morgue?

Primero, el de los dos colectivos. El de Heyker Leobaldo Vásquez Ferreira (CI: 16.342.391), autopsia hecha por la Anatomopatóloga Forense Ana Nóbrega. Causa de muerte: Schok Hipovolémivo por el paso de un proyectil al tórax; Nelson Antonio Chirinos Cruz (CI: 19.296.253), autopsia realizada por la médico legista Scarlet Romero. Causa de muerte: traumatismo craneoencefálico severo pro fractura de cráneo por proyectil disparado en la cabeza.

¿Después llegan los de Oscar Pérez y su grupo?

Más o menos a las 6:50 PM. El de Oscar Alberto Pérez (CI. 15.948.499), traumatismo craneoencefálico severo por herida por arma de fuego disparada a la cabeza; Abrahan Israel Agostini Agostini (CI. 18.032.293) hemorragia subdural fractura de cráneo por tiro en la cabeza, igual causa la de Lisbeth Andreína Ramírez Mantilla (CI: 18.880.866); José Alejandro Díaz Pimentel (CI. 15.498.581), traumatismo craneoencefálico severo por fractura polifragmentaria de cráneo por proyectil en la cabeza; Jairo Simón Lugo Ramos (CI. 16.016.560), fractura de cráneo por disparo en la cabeza; Daniel Enrique Soto Torres (CI. 18.573.800), herida proyectil único al cuello; y Abraham Noé Lugo Ramos (CI. 19.176.929), herida por arma de fuego al tórax.

¿A todos les hicieron autopsia ese día?

Las autopsias empezaron antes de las 12 de la noche del 15 de enero y terminaron a las 2 y media de la madrugada del 16.

¿Los cadáveres fueron trasladados en qué?

A los cadáveres de Oscar Pérez y su grupo, los traen en un jeep de la Guardia Nacional, chasis largo, color crema, custodiados por el FAES. Cada vez que entra un cadáver a la instalación no pueden entrar los efectivos. Los efectivos de FAES no querían que cerráramos la puerta. Entre los de Dgcim y FAES dijeron, mirándome a mí, ¿‘éste será de confianza’? Yo les dije que respetaran el trabajo de cada quién. El coronel vino a controlar el asunto. Les quitaron la vestimenta a los fallecidos. El cadáver de Oscar Pérez era el único que tenía toda la cabeza forrada en bolsa negra.

¿Por qué?

Eso lo hicieron ellos, para que los efectivos, cuando los trasladaban desde el Junquito, no pudieran tomarle fotos. Los demás cuerpos estaban al descubierto. Me llamó la atención la muchacha (Lisbeth Andreína Ramírez Mantilla), muy delgada y cabello largo. Y me impresionaron los cadáveres de José Alejandro Díaz Pimentel y el de ella porque tenían dos cosas parecidas. El de Díaz Pimentel tenía una herida impresionante en la cabeza, como un balón que explota y se parte en dos. Y la femenina Ramírez tenía también una herida así; por cierto que se especuló que ella estaba embarazada, pero no era así.

Volvamos al incidente con los funcionarios del FAES y usted. ¿Ellos no ingresan al sitio?

No, ellos dejan los cuerpos y se retiran. Se quedan unos anillos de seguridad pero alrededor. A las 7 y 15 llegan funcionarios de Homicidios, entre ellos una funcionaria de homicidios Yomary Ral, hermana de una periodista del canal 8 (Dahir Ral) y otros; a ellos no les permitieron la entrada a la morgue. Otro hecho irregular, es que todo cadáver debe venir con la K que es la nomenclatura del expediente que va a llevar el cuerpo científico, además el Ministerio Público lleva otra nomenclatura que empieza con MP y lleva su propia investigación. Ni esa K ni ese MP existe en el caso Oscar Pérez. Es decir, no hubo acta de investigación.

No me dijo que hicieron los funcionarios policiales con la ropa que le quitaron a los cadáveres.

Ah eso es muy grave. La ropa, zapatos, demás debe ser embalado, etiquetado y llevado a la sala de Control y Resguardo de Evidencia. En este caso, todo lo que se le quitó a los cuerpos, botas, chalecos antibalas fue desaparecido por los funcionarios del FAES, quienes se llevaron todo y lo desecharon en un vertedero de basura al salir de la medicatura forense, obviando el registro de cadena de custodia. El estudio de las prendas es muy importante en la investigación, pero aquí las desaparecieron.

¿Qué vio en los cuerpos?

No puedo decirle, porque yo no estuve en el cuarto de autopsias; ahí solo estuvo la doctora Ana Nóbrega, el doctor Franklin Pérez y la doctora Scarlet Romero.

¿Quiénes entraron a la morgue antes de la autopsia?

Varios funcionarios, porque hay quienes sí saben la verdad. Entró el general Pinto Gutiérrez, porque era la voz para que el Alto Mando Militar recibiera información de primera mano. El otro que estuvo fue el vice ministro del Sistema Integrado de Investigación Penal, el comisario general José Humberto Ramírez Márquez, actual director del Senamecf. Luego entró el sub director de la Morgue, comisario Luis Rodríguez. También el fiscal noveno nacional militar Luis Marval Flores, quien al llegar encontró a los fiscales Marbella Vargas (Fiscal 86 de Caracas), Iván Mora (fiscal auxiliar 86) y Luis Trocelis (fiscal auxiliar 83). Después llegaron dos funcionarias de la Defensoría del Pueblo: la defensora III Rosalina Suárez y la asistente Andrea Alejandra Villarroel Marcano.

¿En ese aspecto todo funcionó ajustado a derecho?

No, fíjese que el fiscal militar les prohibió a los otros fiscales ordinarios ingresar diciendo que ese caso era de jurisdicción militar ya que varios de los detenidos estaban incursos en el asalto al cuartel de la GNB en San Antonio (Laguneta de la Montaña, municipio Guaicaipuro, estado Miranda). Por eso dejaron de realizarse varias diligencias.

¿Otras personas llegaron a la morgue?

Si, siendo las 7:20 aproximadamente, se presenta al área operativa de la morgue, una comisión de Inspecciones Técnicas del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). Ellos eran: los detectives Rosbeliz Núñez, Raúl Castro, Level Hilary y Álvaro Valladares. Ellos dijeron que estaban siguiendo instrucciones del director general del Cicpc, comisario Douglas Rico, para hacer inspección, tanto fotográfica así como del lugar donde estaban colocados los cadáveres en el mesón en la sala de autopsia. A las 9 de la noche llegó el vice ministro José Humberto Ramírez Márquez, para presenciar las autopsias. Media hora después llegó el director del despacho del Ministro Reverol, el general Pinto Gutiérrez, quien ordenó que el coronel García Pérez presenciara las autopsias. Todo eso ocurrió el día 15 de enero.

¿Por qué hubo tanto problema para la entrega de los cuerpos?

Si, imagínese que hasta el día jueves 18 de enero, por primera vez los familiares hacen el reconocimiento físico de los cadáveres. Ese jueves, Margareth Baduel, hija del general Raúl Baduel, e Irene Lazo, esposa del capitán Juan Carlos Caguaripano, lograron evadir varios anillos de seguridad y colearse a una reunión que había con los familiares del grupo de Oscar Pérez y el coronel García, quien al percatarse de la presencia de ellas, ordenó a seguridad acompañarlas hasta afuera de las instalaciones. Los medios de comunicación jugaron un papel determinante en el desenlace para que se le diera sepultura a los cadáveres.

¿Quién dio esa orden?

No sé quién, pero si sé que el Tribunal Segundo de Control Militar ordenó la inhumación de los cuerpos. Los oficios llegaron al Senamecf el viernes como a las 6 de la tarde. El sábado se los notificaron a los familiares. Y ese día salieron los cuerpos para Táchira y Maracaibo. Pero nadie sabía qué se iba a hacer con el cuerpo de Oscar Pérez.

¿Qué pasó ese sábado? Cuéntelo en detalle.

Ese día el coronel tenía que darle respuesta al Tribunal del oficio donde ordenaban la inhumación, es decir el entierro de los cadáveres. Se hizo la respuesta de los 6, pero que faltaba la de Oscar Pérez. Por ciertos movimientos políticos apareció en la morgue, como a las 5 de la tarde, Oscar Reyes Cardozo, papá biológico de Oscar Pérez, que es un comisario jubilado del Cicpc. Él nunca lo reconoció y por eso Oscar no tenía apellido paterno. El coronel me ordenó traer a la registradora, que fui a buscar a Caricuao, pero ella dijo que aunque el señor esté ahí, hacer ese reconocimiento necesita un proceso judicial. Como no se pudo hacer nada, el señor se fue. Ese espacio del Senamecf se sentía extraño, un silencio, como cuando se entra a la casa del terror. Casi a las 9 de la noche, yo estaba con el coronel en el despacho, como cuando uno está en un velorio, me informan que afuera está el coronel (GNB) Vladimir Lugo. Él llegó con la orden de cremar el cuerpo de Oscar Pérez y se presentó con cuatro unidades militares repletas de guardias y triplicaron la seguridad.

¿Qué pasó ahí?

El coronel Lugo le dijo al coronel García lo siguiente: ‘mire coronel, tengo órdenes mucho más arriba que las de Reverol, y cuidado con que usted se ausente porque las órdenes que tengo es meterlo preso a usted y cualquier otro que se ponga loco”.

¿Órdenes de quién?

Supongo que de Diosdado Cabello, quien jugó un papel determinante aquí. El coronel García le dice al coronel Lugo: ‘mire coronel, yo no sé si usted me va a meter preso, pero en este momento voy a salir de comisión al Fuerte Tiuna a llevar una información que me está pidiendo el presidente de la Corte Marcial y el Fiscal Militar’. Lugo le responde: ‘vaya, cumpla con su orden’. El coronel García me pide acompañarlo sin escolta y me pide revisar que el vehículo no tenga algún micrófono.

¿Le dijo algo el coronel en el camino? Lo pregunto porque temía a un micrófono.

El coronel García estaba muy preocupado porque tenía una papa caliente en las manos. Yo sabía que donde nos íbamos a reunir había micrófonos. Llegamos a la Corte Marcial; y nos recibe el mayor (Ej) Luis Marval, Fiscal Militar Noveno Nacional quien nos conduce al despacho del Fiscal Militar Superior, Teniente Coronel Elías Plasencia y el Juez Militar segundo de Control, Tcnel. José Rafael Mejía López. Se discutió las acciones a tomar en relación al cuerpo de Oscar Pérez. El coronel García dijo que la Ley del Senamecf no lo autoriza a otra cosa que no sea la inhumación. Yo les dije que si los allí presentes ordenaban que se cremara el cuerpo de Oscar Pérez, estarían comprometiendo al Estado venezolano en violaciones a los Derechos Humanos y ser objeto de acciones ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

¿Cuál fue la respuesta de cada uno de ellos?

El Tcnel, Plasencia dijo que su despacho no suscribiría ningún documento para autorizar la cremación del cuerpo. Los otros funcionarios permanecieron en silencio. El coronel García anuncia que se retira y que le comuniquen cualquier decisión que tomen. Nosotros no sabíamos que a unos pasos de allí, en el Ministerio de la Defensa, había una reunión con el ministro Padrino López y el Ejército. Nos fuimos al Senamecf y antes de las 12 de la noche, el general Edgar José Rojas Borges, presidente de la Corte Marcial llama al coronel y le notifica: ‘El ciudadano Presidente de la República, acoge la decisión tomada por parte del Alto Mando Militar, que ordena cumplir a través del despacho del ministro de la Defensa, GJ Vladimir Padrino López, por lo que se le instruye a ejecutar la inhumación controlada, tomando las medidas de seguridad del caso’. Poco después llama el MG Reverol y ratifica la decisión, indicando que el cadáver de Oscar Pérez debe estar en el Cementerio a las 6 de la mañana del día 21 de enero.

¿De dónde salió eso de la cremación de Oscar Pérez?

Ah, es que las órdenes que tenía el coronel Lugo era llevarse el cuerpo de Oscar Pérez a la una y media de la madrugada, sacarlo para el crematorio, volverlo polvo. Nos ordenaron mandar a buscar al jefe del crematorio, Ángeles Colmenares.

¿El coronel Lugo le dijo al coronel García que él tenía orden de llevarse el cadáver de Oscar Pérez para cremarlo?

Sí, él se lo dijo. Y también que la orden era de Diosdado Cabello.

¿Lugo dijo que esa orden era de Diosdado?

Sí, claro que sí, dijo que esa orden era de Diosdado Cabello. De hecho, esa noche, la mayor presión que recibió el general Reverol fue de Diosdado Cabello, porque Reverol no quería cremar el cuerpo, pero Diosdado sí. Aun así, Reverol llamó al coronel García para decirle que cremara el cuerpo. El coronel le respondió: ‘Entendido mi mayor general, pero la Ley me lo impide’.

Fue osado ese coronel al responderle así.

Si, desde el punto de vista militar, si. Reverol le hizo saber días después, a través de otra vía, supongo que del general Pinto, que se alegraba que no se haya cumplido esa orden, porque al que tenía encima presionándolo para la cremación era el señor Diosdado Cabello.

Fotos Sebastiana Barráez

Lea más las publicaciones de Sebastiana Barráez haciendo clic aquí


                          Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte                                                                                   Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram