Select Page

¡Echando números! Por Henrry Mejías Parra

¡Echando números! Por Henrry Mejías Parra

No soy economista, ni tengo estudios relacionados con esta ciencia; no obstante, considero que la situación actual de Venezuela nos ha llevado a obtener una cultura general con relación a este tema y es la razón por la cual no siendo un experto en esta área, me atrevo a compartir un análisis que he realizado referente al título de este artículo. Quizás comente, proponga o diga unos disparates, desaciertos o cosas fuera de la realidad que desconozco por no ser
ducho en la materia; pero me baso en el sentido común que al final de cuenta es en lo que está basado cualquier ciencia, donde el fin último es traer bienestar a la población según mi consideración.

Mi atención o punto central de este análisis es: ¿por qué los bonos que ha dado o da el presidente de la República para apalear la situación que vive la población Venezolana, no los da en dólares, en euros, yuanes o cualquier otra moneda extranjera?; para dar respuesta a la interrogante anterior voy hacer el siguiente planteamiento y a efecto de este escrito lo voy hacer en dólares, también podría ser en cualquier otra moneda extranjera; y aquí es cuando empiezo a echar números:

Actualmente en el país tenemos una población aproximada de 32 millones de habitantes, si consideramos 5 habitantes por familia aproximadamente, tendríamos 6 millones 480 mil familias o podríamos definirlos también como hogares, para que esta denominación vaya en sintonía con el bono hogares de la patria que otorga el presidente.

Según las conclusiones de la Encuesta de Condiciones de Vida ENCOVI 2017, presentadas en febrero del año en curso: 61,20 % de la población se encuentra en situación de pobreza; donde sus ingresos no les alcanza para cubrir todas las necesidades más elementales y es la población vulnerable que necesita ayuda para sobrevivir a esta crisis, entonces llegamos al número de 3 millones 917 mil hogares, el cual es una cifra muy parecida a la meta que tiene el gobierno en atender a través del bono hogares de la patria que es de 4 millones de hogares, que sería en los cuales el gobierno enfocaría su atención para hacerle llegar el bono mensual que propongo.

¿Ahora el monto a dar por hogar o familia cuanto seria? Me fundamento en una estimación de pobreza internacional que dice que las personas que ganan menos de un (01) dólar diario se consideran en pobreza, esta estimación nos permite obtener lo mínimo diario y si lo llevamos al mes, podemos estimar un bono mensual de 30 dólares por hogar y/o familia; lo cual representaría para el gobierno un monto mensual de 120 millones de dólares y al año de: un millón 440 mil dólares para atender al 62 % aproximadamente de los hogares venezolanos.

Es importante resaltar que ese bono que se reciba en moneda extranjera, el gobierno lo deje fluctuar libremente en el mercado y que permita que el pueblo pague y/o reciba el dólar o esa moneda extranjera al cambio que fluctué en el mercado según la oferta y demanda que se genere respecto al bolívar.

Ahora viene lo interesante o el aporte que traería esta medida a la economía nacional podríamos enumerarlas en lo siguiente:

1. Al inyectar dólares o moneda extranjera al mercado, estarías financiado indirectamente a las empresas que lo necesitan (comida, medicina, auto partes, repuestos, servicios, entre tantas más) para comprar materia prima en el exterior; ya que al generarse la cadena de pago (consumidor-comercio-distribuidor productor y/o importador) en moneda extranjera debe llegar realmente al empresario que se encuentra trabajando y produciendo en el país, con lo cual se eliminaría el sistema de subasta DICOM. Al principio de esta medida, no se debería aperturar casas de cambio en el país, porque estas podrían cortar y/o distorsionar esa cadena de pago y recolectarían la moneda
extranjera para sacarla del país, sólo se autorizaría a los bancos el cambio de moneda.

2. Este dinero no sería inorgánico, lo cual debería parar la actual hiperinflación que tenemos.

3. Eliminarías la tasa de dólar negro, porque al generarse la oferta y demanda de dólares se generaría una tasa real de mercado; que quizás parta con un monto elevado muy cercano a la tasa de dólar negro que este en ese momento, pero que rápidamente iría bajando en vista de la oferta que hay en la calle. Al fin lograría el gobierno como lo ha dicho en otras ocasiones doblarle el brazo a Dólar Today, incluyendo su extinción.

4. Se empezaría a mejorar el poder adquisitivo de los venezolanos y sobre todo del sueldo en bolívares de los trabajadores, porque aunque se pueda empezar con una tasa alta, que en muchos casos en la cotidianidad actual ya se está pagando; la tendencia de la tasa seria a la baja hasta que logre estabilizarse en un precio real.

5. Eliminarías la corrupción por la que hemos pasado, producto del financiamiento de empresas de maletín; así como también se suprimiría la discrecionalidad en la selección de las empresas que accederían a las divisas.

6. Se lograría que las remesas enviadas desde el exterior sean despachadas directamente a los bancos venezolanos y tendrías otra fuente de divisas.

Entre las cosas que considero deben ser altamente estudiadas es cómo evitar en todo lo posible la fuga de divisas del país; lo cual permitiría presentar normas y procedimientos claros que busquen que estas divisas retornen al país en producción, abastecimiento del mercado y crecimiento del PIB.

En mis consideraciones no tomo en cuenta los aspectos negativos de este planteamiento, porque esas llegarían de parte de los lectores de este artículo, que al final podrían generar una gran propuesta que se encamine a mejorar la calidad de vida de los venezolanos.

Henrry Mejías Parra
Ingeniero de profesión.
Twiter: @henrryvenez

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones