Select Page

(Opinión) El desenlace será inevitable y pronto, debemos prepararnos. Por Nicmer Evans.

(Opinión) El desenlace será inevitable y pronto, debemos prepararnos. Por Nicmer Evans.

Caracas, 03 de febrero de 2019

@NicmerEvans

nicmerevans@gmail.com

Lo que se ha iniciado en 2019 es un proceso inédito de rebelión popular organizado y consciente con la fortaleza de una institución con legitimidad: la Asamblea Nacional. En 2014 la llamada “salida”, no solo fue ingenua sino desubicada en el momento y demanda de las mayorías, la gente quería resolver sus problemas indiferentemente de quién fuera el que lo resolviera y aún le daban algún margen de maniobrabilidad a Maduro, en especial en los sectores populares.

En el 2017, una verdadera rebelión popular se gestó y la dirigencia política no tuvo la capacidad de interpretar la demanda de la gente, por lo que la frustración y muerte que se generó como consecuencia de una arremetida brutal de la tiranía, cada vez más consolidada producto de la violencia de Estado producto de la perdida de legitimidad sin retorno, generó el mayor estado de terrorismo de Estado jamás vivido en Venezuela.

Sin embargo estos dos episodios fueron importantes para aprender de sus errores.

Los trabajadores y los vecinos desesperados en todo el 2018 asumieron la calle, solo con temas reivindicativos para poder seguir ganando terreno o no abandonarlo. Las movilizaciones no eran multitudinarias, pero dejaron un mensaje claro: debemos seguir luchando hasta que retornen las condiciones para avanzar.

En paralelo, la inmovilidad de la directiva de la Asamblea Nacional que no lograba unificar a la oposición ni asumía su responsabilidad política con la gente en la calle, ayudaba muy poco a darle un verdadero envión a los que reclaman unión y más unión, acción y más acción.

Mientras tanto, otros nos preparábamos organizando a las bases, sumando sectores decepcionados con la “revolución” y desorientados, y también decepcionados con la oposición tradicional, en la calle con las demandas de la gente de la mano de la Plataforma Nacional de Conflicto y parte del Frente Amplio, y generando la conciencia de que debía llegar el momento en que la reconexión entre las luchas reivindicativas y las políticas debían nuevamente darse para poder pasar a un nuevo estadio de lucha.

Hoy esto que esperábamos sucedió. El presidente encargado Guaidó es un “outsider interno”, el que nadie esperaba, y en verdad no sé si es producto de un laboratorio perfectamente preconcebido, pero si lo es bienvenido porque eso es parte de la política, el asunto es al final quién pueda lograrlo con la estrategia más eficiente e incluyente.

Nosotros, los que estamos luchando por una reconciliación nacional sentimos que la posibilidad de destrabe de esta etapa nefasta del juego va a culminar pronto.

Sin embargo, no estamos exentos de alertas. La necesidad de que podamos resolver nuestros asuntos de manera soberana, es clave. No desconocemos que Bolívar para liberarnos del imperio español echó mano del apoyo británico, estadounidense y neogranadino de su época, eso es parte del apoyo internacional que sin duda alguna ha sido bienvenido por todo el pueblo venezolano, pero el resultado no puede ser un intercambio de ese apoyo por nuestra soberanía ni nuestras riquezas. Sabemos que esos apoyos no son gratuitos, pero tampoco podemos entregar y empeñar nuestro futuro más de lo que ya lo empeñó Maduro al imperialismo chino y ruso.

Otro tema pendiente es el denominado Plan País, donde quienes me acompañan estamos formulando para el debate observaciones de forma y fondo ya que consideramos este loable trabajo, muy poco discutido para decir que existe algún nivel de consenso aún, pero el tiempo apremia.

Estamos convencidos que no habiendo manera de realizar objetivamamente ninguna medición popular mientras el usurpador ejerza el poder, el verdadero referendo consultivo lo estamos haciendo todos los días en la calle, y aspiramos que quien no lo quiera ver definitivamente no esté jugando a darle oxígeno a la dictadura. Es increíble ver como todavía algunos pequeños sectores, aunque importantes para la unión nacional, que dicen apoyar a las masas populares y a las mayorías, no reconocen al pueblo que ellos dicen defender en la calle, y no vean el verdadero consultivo concretados en cabildo, asambleas y concentraciones nacionales, ojalá se den tiempo para reflexionar, caminar junto a la gente y corregir, sin pensar en una supremacía ética o ideológica.

Por último, es importante ratificar que la única manera de estar preparados para lo que viene, es estar organizados de verdad. Nadie debe dar u cheque en blanco a nadie, pero solo unidos podremos salir de la usurpación para, junto a la gente en la calle, con asambleas de ciudadanos organizadas en todo el país, tal como lo ha pedido Guiadó, debatir y empujar los nuevos destinos de la patria, está en nuestras manos, no lo desaprovechemos. Hay una Venezuela por venir, y está llegando.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones