Caracas, 10 de julio de 2019.

Por: Mariano Crespo Molina

@dialogoambiente     

De Oslo a Barbados, se muda el diálogo, ya ello fue confirmado por la cancillería de Noruega, por el Presidente Maduro y por el auto proclamado Presidente (interino)  Guaido, es decir el diálogo  va del timbo al tambo, antes fue en República Dominicana, así como en lujosos Hoteles de nuestra Patria, los negociadores  son los mismos y al  parecer llevan el mismo guión. 

Los representantes del Diputado Juan Guaidó se mantienen dentro del mismo esquema de lo que ellos han denominado el “mantra”:  cese a la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres, y los representantes del gobierno chavista-madurista  no parecieran ir dispuesto a incluir: la repetición de las elecciones presidenciales, y  tampoco el gobierno de transición;  sin embargo el Presidente Maduro habla de concesiones de ambos lados, y lo aconseja para hacer posible un acuerdo que el sentido común  avala,  pero sabemos que en materia política, el sentido común muchas veces brilla por su ausencia…,  pero bueno,  eso es lo que públicamente se dice tanto de manera directa como en entre líneas; sin embargo en la intimidad de la confidencialidad pudieran  ocurrir muchas cosas, y cuidado si el resultado resulta sorprendente, aún cuando pienso que para que ese resultado definitivo aparezca, falta todavía  que mucha agua pase por debajo del puente.

La representación de la oposición debería ampliarse, pues como dijimos en anterior artículo de este servidor,  la oposición está fragmentada y posee muchos centros de dirección, así como también diversas fuentes de financiamiento, lo que le confiere una diversidad de criterios muy amplios y hasta contradictorios, muchos de ellos no compatibles como para llegar a acuerdos de consenso Oposición-Gobierno.

Según  el Presidente Nicolás Maduro se van a instalar diversas Mesas para trabajar de manera permanente y continúa sobre distintas temáticas, lo cual nos parece muy acertado, son demasiado los problemas acumulados de orden económico, social y moral, que conforman la horrenda crisis que vive a diario el pueblo venezolano,  que bien pudiéramos hacer con esa retahíla de problemas  una especie de rosario de colosal dimensión, sin embargo nos disponemos a señalar algunos de ellos   y sus   nudos críticos,  que resultan demasiado evidentes  y obvios, algunos de los cuales se desprenden del informe de la alta comisionada para la defensa de los DDHH Verónica Michelle Bachelet, que aún   como señala Amaranta Rojas y Manuel Isidro Molina en sus respectivos artículos de opinión y con los cuales coincido,  tienen  su  caída por tendencioso, incompleto y no ofrecer alternativas de soluciones a la crisis venezolana en cuestión, también podemos decir  que contiene muchas verdades en materia de violación a los DDHH por parte de cuerpos de seguridad policiales y militares, y de Instituciones, que como la Fiscalía General y la Defensoría del Pueblo no cumplen a cabalidad con sus funciones que le asigna la CRBV en materia de la defensa de los DDHH.

Entre los puntos que deben ir a esas mesas de diálogos permanentes tenemos los siguientes,  que como dijimos responden a realidades muy concretas, valga decir verdades casi absolutas por ser irrefutables.

-Violación de derechos humanos por cuerpos de seguridad del Estado Venezolano, Torturas, Incomunicaciones, Ejecuciones extrajudiciales, Retardos Procesales, Matraqueos en alcabalas fijas y móviles a conductores de trasporte pesado y de ciudadanos.

– Contrabando de extracción en sus diversas modalidades, muchos de los cuales se hacen en contubernio con funcionarios del Estado venezolano.

-El criminal bloqueo petrolero y financiero que se traduce en la imposibilidad de la adquisición de medicamentos y alimentos para el consumo del pueblo venezolano.

– La acción criminal en contra de la naturaleza y de nuestros pobladores originarios en el marco del proyecto del Arco Minero del Orinoco.

Creo interpretar que los ciudadanos demócratas y amantes de Venezuela apostamos al éxito del Diálogo, nos oponemos a salidas de fuerza, cualquiera que ella sea, disponemos de una CRBV que sabiamente prevé las alternativas para salir de la crisis y el caos que durante la IV Y la V República se ha enseñoreado, por supuesto a un Diálogo centrado en la solución de los problemas de Venezuela y en la perspectiva de la reconstrucción de un país con una economía productiva y un desarrollo político centrado en la ética y para la felicidad de nuestro pueblo.

* Universitario, socialista, bolivariano y humanista, partidario de la no concesión a la derecha golpista

Correo electrónico: mcrespo48@yahoo.es

Puede leer otras publicaciones de Mariano Crespo Molina haciendo clic aquí


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram