Caracas, 13 de agosto de 2019

Por: Reinaldo Aguilera

@raguilera68

@AnalisisPE

Para quienes somos seguidores de la saga del afamado George Lucas, hablar del tema es quizás familiar, en la ya muy famosa historia de Ciencia/Ficción las personas que estaban o pertenecían al Lado Oscuro obtenían su poder de emociones desatadas como la ira, el odio y la agresividad.

Lo que se vive en las películas de “La Guerra de las Galaxias” para muchos se ha vuelto una realidad, es el caso de infinidad de venezolanos para los que realmente se ha convertido en historia viva lo que tiene que ver con el Lado Oscuro.

La manera y el modo de actuar de los que tienen en sus manos aún las riendas de nuestro país, no se aleja mucho del cuento galáctico, el maltrato y la indolencia ante una realidad de un todo que se desmorona, se destruye a pasos agigantados, es síntoma de que son unos seres malvados a los que les importa solamente su beneficio, como los de las películas.

A pesar de que todo sucede en tiempo real y es conocido por todos, “Ellos” enfilan los ataques contra la Asamblea Nacional y desde ya prácticamente están trabajando para establecer una fecha adelantada de Elecciones Parlamentarias y así volver al anterior esquema de controlar absolutamente todo, para seguir en su proceso destructivo sin piedad alguna.

Vale destacar que aunque cueste aceptarlo, de ambos lados existen seres oscuros en la realidad de la tragedia venezolana, muchos estando opuestos a lo que sucede muchas veces sucumben y terminan por pasarse al lado oscuro y de modo casi automático se radicalizan, pareciera que son absorbidos por lo que en psicología social es un proceso grupal negativo y hasta vengativo; basta recordar lo sucedido con el antes dirigente estudiantil y hoy diputado Ricardo Sánchez.

Analizando en frío el tipo de acción antes descrita, podríamos decir acertadamente que debe existir algún tipo de motivación para cambiar de bando, una necesidad de ser reconocido, de ser alguien importante para marcar la diferencia, así sea haciendo lo incorrecto, pero marcarla.

Lo lamentable para aquellos que han creído en la “Revolución Bolivariana”, es que tal como los “Siths” de las películas, les ofrecen llegar a ser alguien importante, ofrecen poder, dinero pero eso sí debes pasarte al Lado Oscuro. Una vez que te encuentras dentro, la presión hará como hemos visto que esas personas terminan por fusionar su personalidad con la misma entidad terrible que acaba con todo sin miramientos, hasta el punto en el que aún al observar a los suyos sufrir lo justifican en pro de algo superior que es mantener a la Revolución a toda costa, lo que es gravísimo ni más ni menos.

Es cierto que no se puede pedir neutralidad ideológica o de acción cuando estamos ante la barbarie de lo que ocurre en nuestra Venezuela, pero lo que sí es verdad, es que tenemos el poder de decidir si actuamos correctamente o no.

Sociopolíticamente hablando unos sabemos que debe existir la pluralidad, mientras que “Ellos” quienes están en éste momento en el poder no piensan igual y parte de la tragedia radica justamente allí, en el hecho de que si no estamos con el “Proceso” entonces somos traidores a la patria, una visión sumamente errada en nuestros tiempos, que no son los del nacimiento de la nación allá en la época del Libertador.

Es bien conocido que todos tenemos un lado bueno y uno malo, lo acertado es poder diferenciarlos, tener el sentido común de inclinarse hacia el que es correcto y que genera cosas positivas no negativas, allí radica la diferencia.

Estamos totalmente de acuerdo en que deben existir oportunidades para todos, que debe haber justicia social, pero eso no se puede lograr destruyendo todo, apartando a unos para colocar a otros, la prueba está a la vista con las expropiaciones desordenadas que efectuó el gobierno del fallecido Hugo Chávez, las consecuencias las estamos viviendo años después; una empresa petrolera en el piso, la agricultura disminuida y paren ustedes de contar.

Para lograr avanzar luego de que todo lo que ocurre termine, habrá que tener tolerancia de ambas partes en conflicto y mucho sentido común para reconstruir y sentar nuevas bases de convivencia social, es imperativo que se haga, de lo contrario es muy difícil lograr los cambios requeridos.

Es sumamente importante estar a la altura de los retos que se están presentando, no es responsabilidad solamente de los políticos como siempre digo, es responsabilidad ciudadana también.

Finalmente les dejo una de las tantas frases icónicas y que sin lugar a dudas es ya parte de la cultura pop mundial, sirve de marco para estar siempre atentos, es necesario así de simple y sencillo.

“Miedo, ira, agresividad, el lado oscuro ellos son, si algún día rigen tu vida, para siempre tu destino dominarán”

Abogado, Profesor Universitario, Master Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión Pública George Washington University/UCAB, Jubilado CNE.

* Punto de Corte no se hace responsable de las las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Vea otros artículos sobre el autor aquí en punto de corte

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram