Artículo escrito en exclusiva para PuntodeCorte.com

Por: Javier Vivas Santana

@jvivassantana

En la medida que el madurismo siga viendo el cómo va perdiendo no sólo respaldo popular, sino control político y económico de país, en la misma medida organiza sus fuerzas de choque, fundamentado en sectores de la Fuerza Armada Nacional, grupos paraestatales – llamados colectivos armados – y los grupos irregulares de la guerrilla colombiana, junto con quienes controlan la minería ilegal que trafica al sur del estado Bolívar y Amazonas.

Además en los últimos días hemos visto cómo se han multiplicado los secuestros, industria criminal que antes tenía reservada sus acciones para los grupos más pudientes, pero que ahora se aplica sobre cualquier persona, sobre quienes se piden rescates de 300, 400, 500 ó 1.000 dólares. Y esto no es casualidad. Es una política que las células paraestatales están ejecutando en pleno ensayo ante un eventual escenario de conflicto, buscando con ello que sean precisamente los civiles las principales víctimas de una barbarie armada en Venezuela.

Por otra parte, la impunidad que se vive en Guayana con la explotación del oro y otros minerales no es algo que las fuerzas maduristas desconozcan porque tanto la Guardia Nacional Bolivariana como el Ejército son dos componentes activos en esas zonas que se lucran con la degradante explotación de los minerales, y se convierten en cómplices activos, e incluso en autores materiales e intelectuales de muchas de las masacres que allí ocurren de manera reiterada, y que han sido denunciadas por diversas organizaciones de derechos humanos, sin obviar las graves acusaciones que grupos indígenas de la zona han realizado contra efectivos militares y jerarcas de la minería, lamentables hechos que se suman a la contaminación y destrucción del ambiente que azota de manera constante la mayor biodiversidad del mundo.

Obviamente que la explotación ilegal del oro es en este momento la principal industria de ingresos que le queda al madurismo, y es precisamente por la ilegalidad que se encuentra – por ahora – libre de sanciones internacionales, y por esa razón es que han surgido hasta supuestas acciones de contrabando de oro venezolano en Uganda, y otros lugares remotos del mundo, sin obviar a Turquía como principal país receptor de esas reservas. En todo caso, ante la quiebra de la industria petrolera, y las múltiples sanciones que ésta empresa es objeto ante los consorcios financieros internacionales, sólo le queda al madurismo la ilegalidad en nuestro propio territorio, como única posibilidad de seguir recibiendo ingresos que no solamente permitan a su cúpula continuar con tal modus operandi, sino que a su vez, le permite al madurismo continuar organizando sus grupos de choque armados desde una zona que controlan plenamente, y que representa una forma de continuar ejerciendo dominio sobre una parte importante de la población.

El hecho de que llamado Ejército de Liberación Nacional (ELN), junto con grupos disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), se hayan apoderado del sur de Venezuela, y estados llaneros, no es un hecho espontáneo de éstos de querer entrar en nuestro territorio de manera hostil y autónoma ¡No! Es una acción concertada y organizada con el madurismo, siendo el principal precio, el tener que luchar en favor de la “revolución”, si por alguna condición geopolítica, no quedara más alternativa para desalojar a los actuales usurpadores de Miraflores que a través de una intervención armada extraterritorial, y que estaría encabezada por Estados Unidos.

Los días transcurren. El madurismo cada vez está más cercado en el plano internacional. No obstante, la ideología de quienes controlan ilegítimamente el poder se atrinchera en una concepción equivocada pensativa de que “son ellos o nadie”. Ante ese pensamiento, sólo la Fuerza Armada tendrá la última palabra de permitir o no que lleguemos hasta ese nivel de confrontación.

Puede leer otras publicaciones de Javier Vivas Santana haciendo clic aquí


Suscríbase a nuestro canal de Telegram yYouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram