Caracas, 8 de junio de 2019.

Por: Leandro Rodríguez Linárez*

@leandrotango

Ahora bien, Maduro insiste salir del paso (momentáneamente) a su crisis blandiendo la posibilidad de adelantar las elecciones de su archirrival la Asamblea Nacional, único poder electo popularmente que en la actualidad goza de legitimidad, constitucionalidad y reconocimiento internacional. Ahora bien ¿Tiene fundamento ese planteamiento? Absolutamente ninguno, el presunto desacato que atribuye el régimen es inconstitucional, además a esta máxima instancia legislativa nacional aún le resta año y medio a su periodo constitucional, los cuales en la actual coyuntura resulta un tiempo extremadamente valioso, determinante.

Asimismo, este adelanto de elecciones es un absurdo colosal, otro error estratégico de Maduro y sus pretorianos, veamos por qué:

  • En primer lugar, la crisis que afronta el castrismo en Venezuela no se resuelve con un nuevo parlamento, lo gane o lo pierda el régimen. El problema de fondo es el modelo país, la economía comunistoide, la desinstitucionalización, la incorregible falta de confianza en los actores políticos que conducen la nación. El caos continuaría su indetenible senda, este proceso electoral agregaría más incertidumbre e inestabilidad a un país de por sí sumergido en oscurantismo.
  • En segundo lugar, tengan por seguro estas elecciones recibirán mismo trato ciudadano que los últimos procesos electorales desde 2017, será prácticamente ignorado, la abstención marcará la pauta, no importa qué o quienes llamen a votar, hoy el voto no cuenta para los venezolanos una vez que ha perdido sus tres principales características: no premia, no castiga, tampoco genera cambios.
  • Al respecto, el régimen se alzaría con otra institución ilegal e ilegítima, sin reconocimiento internacional, solo abonaría a empeorar su crítica condición, así como todos los actos del TSJ, la ANC y del propio Maduro son totalmente nulos para la comunidad internacional influyente y determinante (ahora incluyendo China), esta nueva AN electa bajo estas condiciones tendrá la misma suerte, sus actos no tendrán ningún valor para la sociedad democrática venezolana (mayoría) ni para el mundo democrático.
  • En cuarto lugar, hablamos de dignidad y respeto. El hecho que Maduro plantee cada vez con mayor “seriedad” este pírrico adelanto electoral es otra prueba, de las decenas existentes, que el castrismo en Venezuela no tiene la menor voluntad de cambiar ni de cesar la usurpación. Insistimos, ha sido el mismo castrismo venezolano (chavismo) quien se niega contundentemente a las salidas democráticas/pacíficas, día a día robustece las bases de la confrontación ¡La clama a gritos!

Con ello, el llamado a elecciones anticipadas a la Asamblea Nacional es otro show, otro entretenimiento, modalidades en que se ha convertido la política en Venezuela los últimos 20 años. Este absurdo en nada beneficiará al régimen, al contrario, hará resplandecer aún más su inconstitucionalidad e ilegitimidad dentro y fuera de nuestras fronteras. Para lo único que debe servir es para que la oposición sume argumentos, de los también decenas existentes, para que eleve a otro nivel su lucha contra el castrismo que tumoriza nuestra ultrajada patria.

* Politólogo, analista político, articulista de opinión.

Puede leer otros artículos de opinión de Leandro Rodríguez Linárez haciendo click aquí


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram