Caracas, 24 de mayo de 2019/.- Este viernes se llevó a cabo el Congreso Internacional «Propuestas para el Plan País: Transición hacia una nueva Venezuela” en la Universidad Católica Andrés Bello, con la participación de expertos en regímenes de transición y del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

En la actividad, Genaro Arriaga Herrera. Jefe de la campaña del Plebiscito de 1988 -por el No- en Chile, ex Ministro y Secretario General de la Presidencia del gobierno chileno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle, expresó sus consideraciones para alcanzar una transición exitosa en Venezuela.

Dijo que “hay que entender que la transición no es una liberalización. Una transición es un cambio muy importante que ocurre cuando en un país se encuentran dos fuerzas movilizadoras, muy opuestas entre sí”.

También aclaró que “las transiciones no son el aplastamiento del adversario, donde el torturado de ayer se transforma en el torturador. La transición es cómo creamos una patria para todos, donde los únicos que estén fuera sean aquellos que merecen la cárcel”.

“Las transiciones a la democracia empiezan cuando se impone lo que va a ser una inevitable negociación con las fuerzas contrarias para salvar al país”, enfatizó.

Advirtió que la clave del proceso transicional “es la fuerza de la oposición, lo peor que nos puede pasar es el quiebre de la misma”.

Por ello pidió tener cuidado con proyectos maximalistas, “si esto ocurre, la oposición se quiebra. El ejemplo de ello fue la experiencia de abril del 2002, es así como no se deben hacer las cosas”, dijo.

Insiste que las negociaciones, son necesarias. «En Argentina persiguieron al peronismo, y tenemos peronismo hasta hoy. Hay que buscarle un lugar a los adversarios, porque si no la guerrilla se mantiene de manera indefinida», subrayó.

«Algún tipo de amnistía tiene que haber, porque si no, la situación se hace más compleja», agrega el experto.

Por otro lado, señala que debe haber «Movilización y negociación. Si hubiera pura movilización, esto se diluye. El escenario natural de una movilización es conducir al adversario a una mesa. Y en ese sentido la clave es la unidad de oposición».

A su juicio, «tiene que haber algún tipo de amnistía, delitos menores”, pero destacó que negociar con los intereses corporativos de los militares es  un tema complejo, “no conozco transiciones exitosas que disuelvan el aparato militar”.

Arriaga recordó que cuando salió Pinochet, lograron duplicar la tasa de crecimiento de su período. “No veo porqué en Venezuela eso no se pueda dar, cuando cuentan con técnicos y profesionales en el área económica, preparándose para el momento del cambio”, subrayó.

Concluyó dejando claro que la “transición es un momento en los cuales hay momentos de ‘vamos con todo’, pero hay otros momentos en donde se debe negociar. Por eso culminó con que la política, sí es un arte”.

Puede leer en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram