Caracas, 15 de enero de 2019. Con la sesión de este martes 15 de enero, la nueva directiva de la Asamblea Nacional (AN) cumple 10 días desde su instalación. Y a este momento, su primer vicepresidente, Edgar Zambrano, explica a Punto de Corte, que el Parlamento ha tenido que lidiar con presiones y consejos políticos «de todos aquellos que nunca se equivocan y se las saben todas», señaló.

El también vicepresidente de Acción Democrática, aclaró que la Asamblea Nacional en términos «fácticos» no ha asumido atribuciones del Ejecutivo, al igual que Juan Guaidó, presidente de la AN, aseveró que para esa acción se necesita «el impulso y la fuerza» de la sociedad venezolana.

A los militares les reiteró: » Siempre hemos estado pendiente del mundo militar, girando correspondencia tanto al ministro de la Defensa como a los componentes, a la Fiscalía militar, a la corte marcial, a los efectos de documentarlos de lo que sucede puertas adentro de los cuarteles, pero también de lo que es público y notorio como lo es la persecución, la criminalización de quienes en el componente militar adoptan posiciones o son señalados de manera arbitraria por factores delos cubanos».

Antes las dudas, ¿la Asamblea Nacional asumió o no las competencias del Ejecutivo?

No, en términos fácticos eso es imposible cumplimiento, en una situación normal y con una Constitución hábil, lo procedente es darle cumplimiento al articulado donde se establece perfectamente el camino a seguir antes situaciones como las que está viviendo ahora mismo el país, y eso es lo que ha dicho de manera reiterada Juan Guaidó.

Uno, que se necesita el impulso, a la fuerza de los sectores de la sociedad democrática organizados y el apoyo de las Fuerzas Armadas, sin esos dos componentes, cualquier cosa que se defina a ese tenor es de imposible cumplimiento. Es establecer el marco del deber ser, pero sin crear falsas expectativas.

¿Hablar entonces, como muchos sectores lo están haciendo, que el diputado Juan Guaidó es el presidente encargado, interino, es errado?

Juan Guaidó es el presidente del Parlamento Nacional, en una circunstancia distinta la Asamblea dándole cumplimiento a la Constitución hubiese asumido y estuviese convocando a un proceso electoral, pero al no haber acatamiento por lo inhábil de la Constitución, ni los poderes ni el alto mando militar van a observar, acatar, o respetar una decisión donde Guaidó sea el comandante en jefe.

¿Este tema mantiene dividida a la oposición en el Parlamento, de si Guaidó debe o no asumir atribuciones del Ejecutivo?

La fortaleza del Parlamento siempre van a estar inscritas en su pluralidad, en la diversidad que es precisamente lo que nos distingue del Psuv que es un polo a una sola voz, a un solo tenor, a un solo color, allí nadie discrepa, porque el que lo haga está despedido sin pre aviso, nosotros no, discutimos hacemos el ejercicio de la contra réplica, los escuchamos y hacemos los planteamientos.

Siempre va a haber en todo cuerpo colegiado puntos de vista distintos y eso es normal, eso es lo que fortalece la esencia de la democracia y nos hace a nosotros proactivos a ese mismo debate porque eso es lo que nutre y le color y fuerza a la democracia.

Apenas van 10 días de la instalación del nuevo período legislativo. ¿A qué elementos se ha enfrentado el Parlamento en los últimos días?

Nos hemos enfrentado al reto de evitar que los consejos de los otorrinos, de esos que permanentemente están al oído de los políticos, llenándole de intrigas, pues estén bien alejados del cuerpo. Tratando de construir el camino del escenario donde prive la racionalidad y la lógica política donde no seamos objeto de la presión de los managers de tribuna, de los consejos sabios de todo aquellos que nunca se equivocan y se las saben todas, y si no se hace lo que ellos indican entonces viene una lluvia de epítetos sobre los actores del Parlamento y su directiva.

Allí vamos con mucha serenidad, con aplomo, haciendo lo que corresponde de acuerdo a lo que demanda el momento político que hay en el país sin ningún tipo de complejo, aquí el mandato de los electores fue acatar la Constitución, darle cumplimiento y vigencia, estar en nuestras actuaciones en ese marco constitucional que es lo que le da fortaleza al reclamo de la sociedad en general para enfrentar la crisis que se deriva de un fracaso de un modelo político.

El diputado Edgar Zambrano fue juramentado como primer vicepresidente de la AN para 2019
-¿Sobrevive la Asamblea a todo eso?

El Parlamento nunca va a fenecer, siempre va a existir. En primer lugar porque es un componente, en las sociedades más desarrolladas del mundo, asientan los proceso de formación de las leyes y los consensos políticos, pueden pasar los actores, las individualidades, pero el cuerpo como esencia siempre estará porque es una institución de la democracia.

-¿Cómo ha sido su relación de trabajo con Juan Guaidó y Stalin González, sus pares en la directiva?

Me siento tranquilo, cómodo, yo soy un político de oficio, de las 24 horas del día, y conozco el nivel de la responsabilidad política y lo he ejecutado en cada una de las instancias a las que he llegado a través de la manifestación popular, o por la confianza y la direccionalidad de mi partido Acción Democrática.

La verdad es que durante los períodos anteriores he compartido con Stalin y Guaidó, hemos estado en perfecta comunicación, existe mucha empatía entre el segundo vicepresidente, el presidente y yo, hemos tratado de vincular a un solo criterio, a un sola voz las decisiones que tome el cuerpo para darle fortaleza y para que estas tengan en su punto final la direccionalidad que se impulsa en el propio Parlamento.

A usted, algunos sectores de la oposición le ven como un político experimentado, interlocutor con el Gobierno para temas claves como los presos políticos. ¿Esta vez, pero ahora desde la directiva de la AN va a impulsar este asunto u otros?

Por supuesto, es una obligación nuestra luchar por la restitución de este capítulo especialísimo de los Derechos Humanos que forma parte de la Carta Magna, por la liberación de los presos políticos, de líderes militares, por el respeto, la igualdad, y el legítimo derecho a la defensa y al proceso que todo ciudadano tiene derecho. Hay que combatir la criminalización de la política (…)

¿Se le llama a Nicolás Maduro usurpador, está de acuerdo?

La política es un juego de argumentos, del discurso y la diatriba, es el choque de las ideas, pero en términos de inteligencia, donde exista el reconocimiento del otro, donde se imponga la política buena y no la mala, del intercambio y no de la confrontación. Es una acto político, si fuera confrontación, basta solo con escuchar los discursos del Presidente y los demás actores que hacen vocería del Gobierno que viven en una permanente instigación.

¿De qué va esa Ley de Amnistía para militares que hoy se propuso en sesión de la AN? ¿Buscan el acercamiento con la FANB?

Siempre va a haber trascendencia en los procesos que se desarrollan en tiempos de conflictividad y la formación de las leyes es una de las facultades que tiene el Parlamento, nosotros estamos facilitando en estos tiempos un banco de leyes importantes para el momento de la transición, en que se habilite la Constitución, para que esas leyes estén allí y entren de inmediato en el fortalecimiento del torrente económico nacional, social,y en todo lo que tiene que ver con la liberación de presos políticos civiles y militares, es el tema de estructurar la arquitectura legal (…) para que el dicterio político se de en términos pacíficos.

Nosotros siempre hemos estado pendiente del mundo militar, girando correspondencia tanto al ministro de la Defensa como a los componentes, a la Fiscalía militar, a la corte marcial, a los efectos de documentarlos de lo que sucede puertas adentro de los cuarteles, pero también de lo que es público y notorio como lo es la persecución, la criminalización de quienes en el componente militar adoptan posiciones o son señalados de manera arbitraria por factores delos cubanos.

¿A qué le teme ahora mismo la Asamblea Nacional?

La Asamblea no le puede temer a nada porque mientras esté bajo el cumplimiento de la norma, del respeto a la institucionalidad, la Asamblea sea la voz altisonante y el pueblo a través de los diputados electos en cada una de las circunscripciones de la geografía nacional, la Asamblea no tiene porque temer porque es la caja de la resonancia política nacional y eso va a continuar de esa manera, es el empeño de esta directiva, posicionar al Parlamento aguas abajo, hablándole claro a la gente para que este poder, de este trance tan difícil salga fortalecido (…).

Pero la Asamblea Nacional Constituyente evalúa, así lo expresaron sus miembros, adelantar las elecciones parlamentarias, ¿usted qué opina, también es parte del juego político?

Nosotros hemos dicho de manera reiterada y vamos a insistir en esto, estamos dispuestos a contarnos, a que se cuente el poder Ejecutivo, los gobernadores y alcaldes, los consejos legislativos y los concejales, a validar a través de la legitimidad del voto del pueblo todos los cargos de elección popular incluyendo el del Presidente de la República, allí va endosado el Parlamento, no tenemos complejos.

¿Se mantendrán los cabildos abiertos?

Si, forman parte de una acción política, de un activismo; sin embargo, los parlamentarios viven en un permanente cabildo abierto con sus electores en todas las asambleas a nivel nacional, bien sea en sus circunscripciones, ahora claramente hay que rescatar la esperanza, la credibilidad, el hacer entender que es el Parlamento el poder que va a orientar y canalizar la reinstitucionalización del país y que lo vamos a hacer en los términos pacíficos y democráticos.

¿La palabra negociación parece estar trabada entre Maduro y la comunidad internacional, y la oposición, qué alternativas le quedan a Venezuela?

El concepto que se aplique para resolver la papeleta nacional puede ser cualquiera, siempre y cuando, el fin último sea el finiquito de esta gravosa situación que vive el país en los términos pacíficos, pueden llamarle negociación, diálogo, acercamiento, intercambio; mientras exista reconocimiento del otro lo importante es que se imponga la fuerza de la palabra sobre las balas.

¿Este año el país podría ir a su peor momento político, económico y social?

De acuerdo a los anuncios de ayer del Gobierno, el desastre cada vez será mayor, la situación es descomunal, no hay confianza de inversionistas internacionales para atraer sus recursos al circulante nacional, no hay ninguna voluntad de invertir en Venezuela, eso es gravísimo para un país como el nuestro.

Y el voltaje político va a subir en la medida que la irresponsabilidad del Gobierno no entienda que es necesario evitar esa confrontación pueblo contra pueblo, allí está la responsabilidad del Gobierno.

Equipo Punto de Corte

Fotografía: Archivo

Lea más [Entrevista Exclusiva PDC] haciendo click aquí

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram