Las criptomonedas están sometidas a legislaciones, a pesar de su carácter descentralizado y de la falta de regulaciones en torno a este tema en varios países del mundo, de acuerdo con el abogado cofundador de Criptojuris Ernesto Portillo.


Se basa en que las operaciones con activos encriptados pueden fácilmente estar regidas por la “ley entre las partes” del Código Civil.

“Las criptomonedas sí están sometidas a legislaciones, porque cuando las personas hacen contratos entre ellos se activa lo que se conoce como la autonomía de la voluntad de las partes, por la decisión de cada usuario de emitir su voluntad, que en este caso es hacer un intercambio, y eso es ley entre las partes y eso se rige por el Código Civil de cualquier país”, explicó a la redacción de Morocotacoin.

Asimismo, enfatizó, todos los proyectos de activos encriptados tienen un whitepaper, o documento técnico, el cual funge como legislación para determinado proyecto, en tanto allí se establecen las normas a las que deben estar sometidas las personas que lo desarrollan.

Portillo señala que, junto a su organización, desmontó otros tantos mitos sobre las legislaciones sobre las divisas digitales.

Por ello, “es importante que el ecosistema conozca las implicaciones jurídicas que tiene trabajar con criptomonedas”, sentenció.

Criptojuris es una proyecto formado por cinco abogados, encargado del estudio e investigación del tema jurídico de las criptomonedasblockchain, smart contract e informática forense. Nació en noviembre de 2018 como organización en Venezuela, luego de tres años estudiando al ecosistema criptográfico.

PROBLEMAS DE CONTRATOS

Una de las recomendaciones que realizan Portillo y su grupo a los traders o comerciantes de activos virtuales, es la creación de un contrato de alto riesgo, con reparto de dividendo con diferencial de ganancia por garantía, que proteja tanto al comerciante como al inversionista, para evitar inconvenientes legales.

Se basa en que el trader no solo puede trabajar con su propio dinero, sino con el de un tercero, y es justo allí donde los problemas jurídicos pueden presentarse.

En sus propias palabras, “si recibe dinero y no establece contratos y responsabilidades puede estar cometiendo delito sin saberlo. Porque si pierde ese dinero por la alta volatilidad, no puede entregar las ganancias prometidas y puede ser señalado de estafa”.

Incluso, los inconvenientes legales van más allá y podrían presentarse si lo que se realizó fue la compra de un bien o servicio con alguna divisa digital, bajo jurisdicciones como la de Venezuela –por ejemplo- donde estas monedas son vista como “activos digitales”.

“Si en un contrato compra-venta, donde se cambia un bien por dinero, se utiliza las criptomonedas como instrumento de pago, que no son dinero según la jurisdicción venezolano, ya no es un contrato compra-venta sino de permuta”, detalla.

La permuta es un contrato por el cual cada uno de los contratantes se obliga a dar el derecho de propiedad de una cosa para recibir el derecho de propiedad de otra. Esto, aclara Portillo, quiere decir que quien sufre evicción (privación total o parcial de lo que intercambió), solo podrá optar entre exigir una indemnización en dinero o la repetición de la cosa, dependiendo de las disposiciones establecidas para la compraventa.

VENEZUELA A LA VANGUARDIA

El especialista resaltó que Venezuela está a la vanguardia en cuanto a legislar en el terreno criptográfico. Alude al hecho de que el país caribeño lanzó en 2017 el sistema de criptoactivos, creó el petro y se formó una organización jurídica para esta área, la Superintendencia Nacional de Criptoactivos y Actividades Conexas (Sunacrip). Mientras en otros territorios apenas se está debatiendo sobre el tema.

“Venezuela está innovando en legislaciones sobre criptomonedas pero, como apenas se están dando los primeros pasos en esta área, hay dificultad para que los órganos y entes del Estado entiendan esa concepción. Criptojuris quiere hacer entender de forma clara que las criptomonedas deben ser aceptadas como activo y sean registrados”, recalcó.

Los datos sobre el comercio de BTC en LocalBitcoins, evidencian semanalmente que los venezolanos cada vez adoptan más a las criptomonedas como recurso monetario, ante la brutal hiperinflación que azota a la nación.

La semana pasada, fueron utilizados cerca de 50.000 millones de bolívares para operar con la criptomoneda líder en Venezuela desde la plataforma de intercambio peer-to-peer (persona a persona, P2P), con lo que se rompió el récord establecido por la nación a principios de mes, aunque se tranzaron menos bitcoins que en aquella oportunidad.

Los Bs. 49.248.298.468 que se negociaron en la plataforma p2p, durante los pasados 7 y 13 de julio, marcaron un nuevo récord de bolívares utilizados en la página de compra y venta de la divisa digital líder por segunda semana consecutiva, a pesar de que se mercadearon 55 bitcoins menos que en el último período, cuando se negociaron poco más de 47 mil millones de bolívares.

Información tomada de Morocotacoin.com

Imagen: Shuterstock