Caracas 10 de mayo de 2018. Lo que fue icono de desarrollo en la década del 80, hoy está en completo abandono. Para la fecha que se redacta esta nota, el insignificante precio de 4 bolívares que cuesta el boleto para ingresar el sistema Metro de Caracas, no podrá ser cobrado porqué no hay boletos.

Una fuente extraoficial declaró a El Nacional Web que lo ocurrido era algo previsible. “Si ya de por sí no teníamos cómo mantenernos, ahora menos. Ya dependemos 100% del Estado” agregó la fuente.

Aparte de la venta de boletos, otra fuente de ingreso para el sistema era el alquiler de espacios publicitarios como anuncios luminosos, vinil en paredes y vagones. Pero está técnica de mercadeo ha sido desplazada para dar espacio a campaña partidista y promoción de eventos deportivos ocurridos hace más de 6 años.

Dato: Lo único que se podía comprar en Venezuela con 4 bolívares (0,00004 dólares americanos) era un boleto de metro. La tarifa en transporte superficial -cobrada ilegalmente- es de 5.000 bolívares (0.o5 dólares americanos), lo mismo que cuesta un caramelo.

Las condiciones en las que opera el sistema son paupérrimas. Los usuarios diariamente reportan retrasos, las fallas eléctricas son cada vez más frecuentes, los trenes están permanentemente sucios y muchas de las escaleras mecánicas no funcionan.

Incluso usuarios han denunciado explosiones en vagones, han sido desalojados de los trenes y cruzar a pie por las vías, ambos sucesos ocurridos por fallas eléctricas. Aunque, los altavoces alertan de no colaborar con la venta ambulante y mendicidad, es una práctica que se vuelve cada vez más común.

El fabuloso Metro de Caracas inaugurado por el presidente Luis Herrera Camping el 2 de enero de 1983, en la Venezuela de hoy es escenario de múltiples robos personales y masivos, abandono de bebés y de cadáveres, por crudo que suene.

Lea también Denuncian asesinato de 20 mineros por parte del ELN en el estado Bolívar


Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram