Caracas 09 de febrero de 2019. El miércoles 06 de febrero, Nicolás Maduro, llegó a las instalaciones de SM Pharma, en Maracaibo estado Zulia. Vistiendo una bata blanca, cantó victoria: «Bella sorpresa que en julio esta empresa esté 100% productiva», augurando el pleno abastecimiento de sector farmacéutico.

Ataviado con una bata blanca y un gorro de plástico azul, Maduro se ostentó, «producir para la salud del pueblo», mientras paseaba por unas instalaciones impecables, de alta tecnología, sólo horas antes de que en la frontera con Colombia comenzasen a acopiarse toneladas de medicamentos para 250.000 enfermos en estado grave. «¡Una empresa recuperada en revolución!», sentenció Maduro para dejar claro que el país no necesita «regalos podridos que por dentro traen el veneno de la humillación».

El gobierno español condenó, este sábado la «ocupación de la fábrica», realizada «sin respetar» las leyes de Venezuela e «incumpliendo» los compromisos adquiridos con las autoridades de Madrid, según el comunicado hecho público por el Ministerio de Exteriores. No sólo se trata de una «violación del estado de derecho», sino también de un perjuicio directo para el sector salud venezolano y una señal muy negativa para inversores nacionales e internacionales.

El propietario y presidente de Pharma, Raimundo Santamarta, denunció en septiembre del año pasado, «la ocupación, sin razón ni motivos de ninguna naturaleza con intención de expropiación y transferencia de propiedad a terceros conocidos por parte de la gobernación del estado de Zulia. En 42 años jamás se ha parado de producir».

Lea la nota completa en El Mundo de España

Foto referencial

Lea también en PuntodeCorte

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram