Miami, 9 de marzo de 2019. El mundo mantiene sus ojos sobre Venezuela, luego que en horas del mediodía de este sábado, ocurriera la explosión de una subestación eléctrica en la región de Guayana, donde ayer se dio el colapso de la represa de hidroeléctrica del Guri que suministra electricidad a 90% de Venezuela.

Ubicación de la Represa hidroeléctrica de Guri

48 horas sin electricidad y contando

Eran las 4:30 de la tarde del viernes, cuando se inició lo que voceros del gobierno de Nicolás Maduro aseguran fue «un ataque informático dirigido por el senador Marco Rubio de EE.UU.», y que se tradujo en un apagón nacional histórico, debido a la salida del servicio de las pocas unidades de generación eléctrica de un embalse que originalmente contaba con 20 plantas generadoras.

Personal civil y militar del complejo Guri (que prefirió mantener el anonimato para proteger sus vidas) informó que «debido a la falta absoluta de mantenimiento de los sistemas» finalmente había colapsado toda la red eléctrica de Venezuela. Esta falla, había sido advertida durante mucho tiempo, por trabajadores del sector eléctrico.

Luego de más de 20 horas sin servicio eléctrico, nuevamente ocurrió un apagón nacional, y se ha dado una situación de literal silencio informativo, donde los más de 3 millones de venezolanos repartidos por el mundo (según un informe de la OEA) intentan por todos los medios averiguar que pasa en Venezuela.

Al momento del segundo apagón, el Gobernador del Estado Miranda informó que la nueva falla se trataba del periodo de prueba, pero luego de 48 horas, la «prueba continua» y poco se sabe de lo que ocurre en Venezuela.

Mientras el segundo apagón dejaba sin electricidad nuevamente a casi toda Venezuela, una concentración opositora liderada por Juan Guaido, presionaba a la policía nacional de Venezuela (PNB) para que permitiera realizar una protesta ciudadana contra el apagón.

La concentración terminó en la Autopista Francisco Fajardo de Caracas. Y Juan Guaidó anunció que convocará una manifestación con personas transportadas desde todo el país, en la capital de Venezuela, para exigir el fin del gobierno de Nicolás Maduro que los partidarios de Guaidó consideran usurpador de la presidencia.

¿Qué está pasando en medio del apagón?

En Venezuela no hay internet. Las líneas telefónicas están muertas en más de un 90%. Las telefónicas Movistar y Movilnet dependientes absolutas de la red de la estatizada telefónica nacional CANTV, no están prestando servicio. Solo la privada Digitel ha dado la batalla al colapso.

Los medios de comunicación digital en Venezuela, se encuentran con la dificultad de no poder editar ni informar, por la falta de electricidad e internet. Por tal razón, un extraño silencio informativo cubre al país.

En medio del caos, ocurren hechos curiosos. Muchos venezolanos han denunciado que al intentar comunicarse con familiares en Venezuela, escuchan voces en idioma árabe. Este extraño hecho, ha incrementado la preocupación de los venezolanos en el exterior, ante la posibilidad que finalmente esté ocurriendo «el bloqueo total de comunicaciones» que algunos voceros oficialistas reclaman desde hace tiempo.

En todo el país, los venezolanos parecen prepararse para volver a la Edad media: Intentan comprar hielo y sal en grandes cantidades para conservar alimentos. Los comercios regalan la comida perecedera. En las ciudades más calurosas la gente se prepara para dormir en las calles. No hay agua potable, puesto que los sistemas de bombas no funcionan por falta de electricidad. En los hospitales, hasta las 6 am del día sábado, se calculaba que más de 79 personas habían fallecido producto de problemas originados por el apagón.

Y por si esto no fuera poco, las fuerzas policiales y militares de Maduro han redoblan la vigilancia para evitar que los ciudadanos protesten contra el régimen oficialista establecido.


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram