Artículo exclusivo para PuntodeCorte.com

Sebastiana Barráez

@SebastianaSin

Elaborado por un equipo de oficiales al mando del general de división de la Aviación Francisco Yánez Rodríguez, jefe militar designado por Juan Guaidó, un informe interno demuestra la situación en la cual están los militares y funcionarios policiales venezolanos que en calidad de refugiados están en las zonas fronterizas de Colombia y Brasil, desde el 23 de febrero 2019 hasta la presente fecha.

El objetivo es demostrar en qué condiciones están los militares “y señalar las necesidades de orden logístico, financieras y de supervivencia que padecen actualmente, a fin de que sean analizadas y tomadas en consideración y elevadas, a la brevedad posible, hasta el despacho del Presidente Interino Ing. Juan Guaidó, y ante los entes competentes de Colombia y Brasil y de las naciones aliadas, así como a los organismo internacionales”.

En el análisis que se hacen de los hechos, destacan que “el 23 de febrero de 2019 se produjo un desplazamiento significativo de militares y policías nacionales hacia Cúcuta y Boa Vista ante el evento anunciado por el Presidente Interino Juan Guaidó de ingresar ayuda humanitaria a Venezuela. Muchos de los individuos de armas que hoy están en los refugios ingresaron a Colombia uniformados, con armamento, y grabados por videos en actos públicos y notorios y en presencia de los medios de comunicación social. Allí aprovecharon para manifestar su reconocimiento al Presidente Encargado, ciudadano Juan Gerardo Guaidó Márquez, exteriorizándole su subordinación plena a él como su Comandante en Jefe”.

Destacan que otros de los individuos, incluidos en la actualidad dentro del grupo de refugiados, se encontraban ya en Colombia antes del 23F y se desplazaron a esa ciudad con la idea de colaborar con la entrega de la ayuda humanitaria. Se conoce que algunos de ellos venían inclusive de otros países y ya habían salido de las FANB antes del 23FEB2019.

“Algunos de estos grupos –dice el informe- tienen sus propios líderes y se han venido agrupando en grupos de resistencia, con agendas propias y subordinaciones empíricas. Los sub-grupos han dificultado la labor de liderazgo y control, ya que ellos mantienen políticas de convivencia autónomas y han producido disturbios en el desenvolvimiento normal de las operaciones dentro de los refugios. El comportamiento de esos grupos minoritarios ha hecho daño a la imagen del militar y policía venezolano ante el país que los hospeda y además ha ocasionado severos problemas de disciplina y control así como de seguridad interna”.

Recordemos que Guaidó designó al General de División (Aviación) Francisco Yánez Rodríguez, a los civiles Kevin Rojas y Rossana Barrera, como responsables de los aspectos de comando, logística, seguridad y coordinación con las autoridades colombianas y ACNUR, de este grupo de militares y policías venezolanos localizados en la ciudad de Cúcuta y también en otras localidades colombianas y del Brasil. El 28 de marzo se realizó una reunión con los tres representantes de Guaidó ante el grupo militar y policial refugiado en Cúcuta.

Se deduce del informe que ACNUR, de acuerdo a sus propios criterios y recursos realizó la distribución a título personal y unilateralmente. Es así como no se tomó en cuenta lo atípico de tener un numeroso grupo de individuos con una condición profesional de armas bajo un mismo sitio y la razón de su desplazamiento hacia Colombia. ACNUR no quiere darle una consideración especial por ser militares, puies insiste en mantener solo con el estatus de REFUGIADOS.

Destaca el informe que “Un cuerpo de hombres y mujeres de armas alojados en un mismo territorio o lugar, que permanezcan bajo las mismas condiciones de alojamiento y reunión, si no cuentan con líderes que le provean el apoyo necesario, podría constituirse en un elemento complejo de conducir y controlar”.

La distribución

El personal se encuentra distribuido entre 17 sitios de alojamientos en varias ciudades de Colombia (Norte de Santander, Arauca, Riocha) y Brasil (Boa Vista), con la mayor concentración de individuos en Cúcuta.

El parte de individuos totaliza para la fecha 961 personas venezolanas dividas de la siguiente forma:

Problemas a enfrentar

El hacinamiento es notorio, duermen varias familias o personas en una misma habitación y las condiciones de seguridad son deficientes. En muchos de los refugios administrados por ACNUR el paso está restringido y también las visitas; lo cual impide que los oficiales de comando pasen revista a su personal y mantengan la integridad y unidad de mando necesarias.

El fenómeno de gran cantidad de efectivos militares en Cúcuta y resto de Colombia generó infinidad de problemas sociales (casos humanitarios y de algún grado de xenofobia), políticos y diplomáticos con las autoridades colombianas y ACNUR.

Se les giraron instrucciones a todos los efectivos militares y policiales de que no se autorizaba ninguna actividad de agrupación militar venezolana en el exilio y que no se podían conformar y/o auspiciar  grupos armados venezolanos en Colombia. También se les dio instrucciones precisas de que era de carácter obligatorio el cumplir estrictamente las leyes Colombianas y las normativas ACNUR.

“El sábado 16MAR19, ACNUR  informó en algunos de los refugios que se iba a suspender y/o limitar el apoyo de alojamiento y comida esto generó una grave crisis la cual fue manifestada en múltiples reportajes periodísticos y de social media expuestos por los militares y policías refugiados y el problema se dio a conocer a la luz pública”. Diariamente, siguen llegando más efectivos algunos con sus familiares.

Revela el informe que hay pugna por el liderazgo y el protagonismo. “Dentro de los refugios se han erigido liderazgos negativos, aupando anarquías y situaciones de seguridad atípicas lo cual ha sido aprovechado por el régimen dictatorial de Maduro para la descalificación del noble gesto e hidalguía de este grupo de militares y policías demócratas, que han manifestado su decisión de defender nuestra Constitución y leyes vigentes”.

En el informe destaca que se ha recibido colaboración y recomendaciones, directa o indirecta de los diputados Ismael García, Wilmer Azuaje, Lester Toledo, Gaby Arellano y José Manuel Olivares, de Vilca Fernández, del Canciller Humberto Calderón Berti, de algunos magistrados del TSJ y de la Fiscal en el exilio Luisa Ortega Díaz. También de organizaciones civiles de las comunidades de Colombia, Brasil y de entes particulares como el señor Omar Lares, el padre y capellán Sergio de la Diócesis de Cundinamarca, Defensa Civil, Servicio de Inmigración y otras autoridades gubernamentales entre ellos el Cnel. (FAC) Thomas Díaz, Comandante de la unidad del Gaula.

Proponen en el informe:
  • Reforzar el contenido de lo planteado en la Ley de Amnistía, de manera que quienes crucen las fronteras terrestres reconociendo a Guaidó, reciban el adecuado trato, de acuerdo a situación militar en exilio.
  • Lograr y capitalizar el apoyo militar de las FAN necesario e irrestricto como bastión importante para alcanzar el cese de la usurpación del actual régimen que detenta el poder en Venezuela y colaborar en el establecimiento y mantenimiento de un sólido gobierno de transición que pueda organizar y llevar a cabo elecciones universales, libres y transparentes, con el fin último de restaurar la verdadera democracia en Venezuela.
  • Mantener el apego a las leyes de la República de Venezuela y las de las otras naciones aliadas y también de los convenios internacionales que garanticen la posibilidad de reagrupación, entrenamiento, manutención y el uso adecuado de los miembros de la Fuerza Armada, que hacen vida en los refugios en Colombia y en Brasil.
  • Verificar y garantizar que los militares y funcionarios policiales les sea verificados sus casos e identidades por las autoridades respectivas como individuos de reconocida y probada conducta; sin antecedente penales y que su comportamiento en todo momento representen los verdaderos valores éticos y morales de los individuos de armas.
  • Solicitar ante las autoridades de inmigración el paso de la condición de refugiados a los ciudadanos extranjeros autorizados para trabajo y residencia temporal en un país extranjero, a aquellos militares y funcionarios policiales que desde el 23 de febrero se han pasado del lado correcto de la historia. Otorgar al General de División (Av.) Francisco Yánez Rodríguez, como oficial activo y más antiguo de los que están en el exilio la designación como Agregado de Defensa de Venezuela con jurisdicción en Colombia y asignar a otro oficial activo en el grado de General como itinerante en la Agregaduría Militar de Brasil, dependiente organizacionalmente de la Agregaduría de Defensa en Colombia.
  • Crear una agrupación venezolana para la ayuda humanitaria –AVENAH-, con la figura jurídica necesaria, que agrupe, única y exclusivamente, a los actuales militares refugiados – que pasarían a tener otro estatus migratorio.
  • Definir visión, misión, funciones y tareas a realizar por la agrupación venezolana para la ayuda humanitaria –AVENAH- en función del apoyo y la temporalidad de esta unidad sui géneris hasta el cese de la usurpación y el regreso del personal a las filas regulares de las FAN en Venezuela, previa coordinación con el gobierno venezolano.
  • Ejercer un control directo sobre el personal que labore en la agrupación AVENAH para evitar situaciones de indisciplina y/o de conducta impropia.
  • Elaborar un análisis del presupuesto necesario para garantizar las operaciones de manera eficiente de acuerdo a la misión establecida para la agrupación venezolana de ayuda humanitaria AVENAH.
  • Asignar los recursos financieros y logísticos para el funcionamiento de la agrupación venezolana de ayuda humanitaria AVENAH. Para lo cual se podría solicitar también el apoyo de los países aliados y de aportes de ONG. La Ejecución de este presupuesto deberá tener la supervisión y el control de una Contraloría con la formalidad de rendición de gestión y cuentas propias a cada caso.
  • Reubicar al personal integrante de la agrupación venezolana de ayuda humanitaria en inmuebles arrendados, que cumplan con las condiciones de alojamiento adecuadas,
  • Coordinar la asesoría necesaria y tramitar el estatus legal pertinente y migratorio para endosar la permanencia física de oficiales de la FAN en la situación de retiro para garantizar la estructuración y funcionamiento de la agrupación venezolana de ayuda humanitaria AVENAH.
  • Establecer un programa de actividades de adoctrinamiento en leyes, derechos humanos y aspectos propios a la misión de la agrupación AVENAH; así como actividades físicas y deportivas para mantener activo al personal y así aumentar el espíritu de cuerpo  y de trabajo en equipo.
  • Mantener la salud física y mental del personal bajo control en óptimas condiciones a través de la asignación de consultas, atención medica de emergencias y servicio permanente de enfermería; enfermeras en las localidades conocidas así como cubrir gastos de medicinas y afines.
  • Disponer y coordinar la asistencia a los centros educativos de los niños y adolescentes familiares directos de los miembros de la agrupación venezolana de ayuda humanitaria AVENAH con el objeto de continuar con su educación.

Lea más las publicaciones de Sebastiana Barráez haciendo clic aquí


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram