Caracas, 4 de febrero de 2019. La familia Rivera ha perdido a cuatro miembros en siete meses y denuncian que ha sido por causa del FAES.

El muerto más reciente en esta familia es Josué Antonio Rivera Ramírez (24). Él murió, tal como los otros tres, en supuestos enfrentamientos con funcionarios de la FAES-PNB.

Es por ellos que su tía Lina Rivera acudirá a la Fiscalía General de la República a exigir que investiguen las acciones del referido cuerpo policial.

Josué Rivera y su cuñado Edward Alexander González Laya estaban desaparecidos desde el lunes. Sus familiares los buscaron inútilmente en hospitales y cuerpos policiales.

Luego se enteraron de que Josué fue hallado muerto en el sector Pablo VI y Edward estaba preso en el comando de la PNB en La Yaguara.

La señora Rivera estaba este domingo en la morgue agilizando los trámites para retirar el cuerpo de su sobrino.

Desde allí explicó al diario Versión Final que su sobrino y el cuñado fueron sacados de una vivienda del barrio El Carpintero, Petare, el lunes a las 5:00 am y que fueron “ruleteados” y “desaparecidos”.

Un conocido que vio a Edward en La Yaguara les informó que estaba preso. En ese momento ya habían agotado todos los recursos de búsqueda y decidieron ir a la morgue, donde estaba el cadáver de Josué.

El hombre estaba desempleado, tenía dos hijos, uno de 4 años de edad y otro de 9 meses. Sus familiares contaron que estaba arreglando los documentos para irse a Colombia. Allá le esperaba un primo que le consiguió trabajo.

El 15 de junio del año pasado mataron al segundo de los cinco hijos de Lina, Jesús Rubén Medina Rivera. Él murió justamente el día que cumplía 27 años. El suceso ocurrió en el sector Maca Este, barrio Unión, también en Petare. Junto a él murió Kevin (21), sobrino político.

Ese día Lina Rivera estaba en la casa unos minutos después de las 6:00 am, con otro hijo y dos nietos, cuando irrumpieron los policías.

Cuenta que la sacaron de la vivienda con los dos niños, levantaron a Kevin, que estaba durmiendo, le preguntaron su situación legal, él admitió que estaba bajo presentación, y pidió que no lo mataran, pero le dispararon en la frente.

“Ellos alegaron que fue un enfrentamiento, les sembraron un bolso con droga, una escopeta y una pistola. Eso es mentira, yo estaba allí”, relató la mujer.

Seis meses después, el 19 de diciembre de 2018 mataron a su sobrino Yordan José Rivera Ramírez, mototaxista de 27 años de edad. Había salido a hacer una carrera hacia Pablo VI cuando se lo llevaron para La Línea y le dieron varios tiros.

“Los policías constantemente van a sus casas, simulan allanamientos, abren las neveras, comen, se llevan comida, televisores, teléfonos, dinero, les botan los documentos, entre otras cosas”, denunció la señora Rivera.

“¿Hasta cuándo nos hacen esto? Yo lo denuncio públicamente, sé que esto es peligroso, pido que resguarden nuestras vidas porque es algo serio, pero esto tiene que acabar”, agregó.

Dice que los vecinos están aterrorizados y que alguien que logró grabar el procedimiento con un teléfono tuvo que irse del país: “Los policías amenazaron con matarla”.

Lea también en Punto de Corte: Desde las FAES desmienten que hayan estado en la casa de Juan Guaidó

Suscríbase a nuestro canal de Telegram yYouTube
Estamos también enTwitterFacebook Instagram