Caracas, 14 de marzo de 2018/.- La hiperinflación, la falta de personal capacitado y la escasez de insumos agropecuarios han llevado al estado Trujillo al borde de la parálisis, asegura Fedecámaras. El inicio del 2018 ha venido de la mano con los cierres y paros técnicos indefinidos de centenares de empresas y comercios, siendo uno de los sectores más afectados el cafetero, con un declive de la producción de más de un 85%, con respecto al año pasado.

Durante el programa “Informe Fedecámaras” con Richard Fortunato, el presidente de Fedecámaras Trujillo, Ricardo Berrios afirmó que “el sector privado se encuentra en su peor momento, miles de comercios e industrias se han visto paralizadas por escases de insumos o problemas de flujo de caja, tal es la problemática que más del 58% del sector comercial de Valera no logró reanudar sus actividades”.

Los cortes recurrentes de luz han llevado a orquestar saqueos y actos de vandalismo contra empresas, fábricas y comercios del estado Trujillo, fundamentalmente en horas de la noche. El servicio eléctrico llega solo dos horas cada cuatro horas lo que favorece el trabajo del hampa

“Han sido saqueadas farmacias, abastos, carnicerías, comercios y mueblerías, además se robaron todos los equipamientos de estas empresas, lo que hace imposible la reapertura de los negocios”, agregó el presidente de Fedecámaras Trujillo.

 “El sector privado no es el causante de los problemas del país, pero lamentablemente  son las empresas y comercios los más afectados por la situación que vivimos”, concluyó.

Escuche la entrevista completa aquí: Fedecámaras Radio.

El vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, anunció la semana pasada que las divisas que estaban destinadas para las importaciones de azúcar, café, cacao, maíz, arroz, serán asignadas para repotenciar los campos y recobrar la agricultura.

Vea otras informaciones sobre caida enla producción de alimentos aquí en Punto de Corte.