Select Page

El gobierno que quiere enviar a migrantes “no deseados” a una isla deshabitaba

El gobierno que quiere enviar a migrantes “no deseados” a una isla deshabitaba

Caracas 06 de diciembre de 2018. El gobierno de Dinamarca quiere habilitar un centro en una isla deshabitada para recluir a personas extranjeras que han cometido un delito y que están pendientes de expulsión, una medida incluida en un paquete legal para endurecer la política de inmigración que ha generado controversia.

El nuevo centro estaría situado en Lindholm, isla al sureste del país destinada desde hace un siglo a experimentos para la investigación de enfermedades contagiosas de animales y hasta julio bajo control del Instituto de Veterinaria de la Universidad de Lyngby (Copenhague).

La isla estará controlada por las autoridades penitenciarias y habrá policía patrullando y, aunque los internos podrán abandonarla durante el día en transbordador hasta la pequeña localidad de Kalvehave, deberán regresar de noche.

Dinamarca ya cuenta desde 2016 con un centro en la localidad de Kærshovedgård, en la península de Jutlandia, para extranjeros pendientes de expulsión pero el gobierno asegura que, tras las informaciones de los últimos meses en prensa sobre los problemas de delincuencia generados en la zona por los internos, ha decidido destinar a los que han cometido un delito de mayor gravedad a una isla inhóspita. 

Los extranjeros que han abusado de la confianza de la sociedad danesa y cometido actos criminales deben tener las condiciones más austeras posibles y ser controlados de forma consecuente“, dijo hace unos días la ministra de Integración, Inger Støjberg. “No son deseados”, añadió en una publicación en Facebook.

El plan -incluido en los presupuestos acordados entre el gobierno liberal-conservador y el xenófobo Partido Popular Danés (DF)- afectaría a peticionarios con solicitud de asilo rechazada que han cometido delitos graves y extranjeros autores de algún crimen que no pueden ser devueltos a sus países porque no los aceptan o se arriesgan a sufrir torturas.

 

Reacciones

La iniciativa ha provocado críticas, entre otras, del Instituto de Derechos Humanos, que la ha considerado “al borde de la legalidad”, ya que se trata de personas que han cumplido pena y no se les puede privar de libertad.

“Es una mala idea, simplemente traslada el problema de un lugar del país a otro”, ha declarado Mikael Smed, alcalde socialdemócrata de Vordingborg (municipio al que pertenece la isla), mientras “Politiken”, principal diario danés, habla de “derrota” y de “condenar al infortunio” a un grupo de personas.

Lea también: DETUVIERON EN CANADÁ A DIRECTORA FINANCIERA DE HUAWEI

Con información de El diario.es


Suscríbase a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones