Caracas 23 de julio de 2019. Tras la XV reunión llevada a cabo este martes en Buenos Aires, el Grupo de Lima aprobó la creación de un ente para investigar a los posibles testaferros de Nicolás Maduro, una de las propuestas que acercó al bloque el representante de Juan Guaidó ante el organismo, Julio Borges.

En otro de los puntos más importantes de la resolución final, el Grupo pidió que el informe de Michelle Bachelet sobre las violaciones de derechos humanos en Venezuela se trate en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Los países miembros apoyan de esta manera «a través de sus órganos competentes, las investigaciones y acciones a partir de la información suministrada por Venezuela sobre la participación de funcionarios y posibles testaferros del régimen de Maduro que los vincule con actividades ilícitas de corrupción, narcotráfico y delincuencia organizada transnacional, así como el amparo que otorgan a la presencia de organizaciones terroristas y grupos armados ilegales en territorio venezolano y el impacto en la región de dichas actividades», de acuerdo a lo estipulado en el comunicado final.

Esta oficina funcionará para «todos los casos de corrupción, testaferros, y familiares de los enfuchados», adelantó Borges minutos antes de presentar la propuesta ante el Grupo.

«Ya tenemos la información recopilada país por país y esto va a ser llevado a los órganos de investigación para sanciones o para investigaciones criminales», detalló.

En medio de la sesión Borges leyó el comunicado que envió la Asamblea Nacional de Venezuela, de mayoría opositora, al Grupo de Lima pidiendo aumentar las presiones sobre corruptos y violadores de derechos humanos en el país caribeño.

En ese texto, el Parlamento realizó dos solicitudes: «Primero, aumentar la presión financiera y diplomática dirigidas a quienes han saqueado las riquezas de la nación, provocando la grave crisis (…) Segundo, aumentar la presión financiera y diplomática dirigidas a quienes violan Derechos Humanos».

Preguntado sobre la aprobación en el Parlamento de Venezuela sobre la reincorporación del país al TIAR, el tratado internacional que le permitiría pedir ayuda militar extranjera, Faurie negó que eso vaya a suceder en lo inmediato. «Todos estamos comprometidos a alcanzar una solución pacífica, el uso de la fuerza será un recurso que quedará para el momento que corresponda», aseguró.

Asimismo, los países miembros del Grupo de Lima se comprometieron a «continuar impulsando el diálogo y coordinación con el Grupo Internacional de Contacto».

Con información de Infobae

Leer también en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram