Caracas, 6 de agosto de 2018. Atentado explosivo contra el presidente Nicolás Maduro – cuando encabezaba un acto militar en Caracas y que salió ileso el sábado – presuntamente está vinculado al grupo rebelde que dirigía el exfuncionario del CICPC, Óscar Pérez, aseguró el ministro de relaciones exteriores, Jorge Arreaza.

“Hay seis detenidos (…), uno de ellos estuvo involucrado en el asalto (…) del Fuerte Paramacay (…), los que sobrevivieron de esa célula (rebelde) han tratado de asesinar no solo al presidente de la república, sino a los presidentes del resto de los poderes”, expresó durante una reunión con el cuerpo diplomático acreditado en el país.

Arreaza señaló que la célula de Pérez tenía “planes de asesinar” al Jefe de Estado venezolano para “ocasionar conmoción nacional por distintas vías (…) y cuando esa célula fue desmantelada, después de horas de negociación y de un inevitable enfrentamiento, algunos gobiernos se solidarizaron con los terroristas y algunos presidentes incluso han dicho que fue una ejecución extrajudicial, fíjense ustedes en las consecuencias”.

“El intento de magnicidio” contra Maduro, dejó siete funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) heridos. El hecho ocurrió la tarde del pasado sábado 4 de agosto en la Av. Bolívar de Caracas, cuando dirigía su discurso con motivo de la celebración de los 81 años de la GNB, transmitido en cadena obligatoria de radio y televisión.

Antes de la interrupción de la transmisión, se pudo ver como ante una fuerte detonación – que luego se dio a conocer que fueron dos drones cargado de un explosivo C4 – los militares formados rompieron filas de manera escabullida.

El ministro de Interior Justicia y Paz, Néstor Reverol, calificó este hecho como “terrorista” y explicó que los insurrectos usaron drones “diseñados para trabajos industriales”, cargados con explosivos, que lograron herir al presidente porque “inhibidores de señales les descontrolaron”.

Asimismo, a horas de lo ocurrido, el presidente volvió a salir en cadena nacional, pero desde el salón Simón Bolívar del Palacios de Miraflores, en Caracas, donde acusó al presidente saliente de Colombia, Juan Manuel Santos, de dirigir este atentado “contra mi vida”, con ayuda de sectores de la “ultraderecha” de ese país y de Venezuela, en conspiración con el gobierno de Estados Unidos.

Con información de EFE.

Lea también: Los gobiernos que han repudiado “el atentado” contra el presidente Nicolás Maduro


Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram