Caracas 16 de abril de 2019. El ex ministro de energía eléctrica durante la gestión de Hugo Chávez, Héctor Navarro, reconoció que la catástrofe en el Sistema eléctrico nacional es consecuencia de la corrupción, la falta de inversión, y además agregó, «La incapacidad gerencial».

El régimen tiene un largo repoertorio de promesas, incumplidas por cierto, y el sector eléctrico, no escapa de esa realidad. Solo para numerar algunas la modernización de Tacoa (estado Vargas), instalación de más unidades en Planta Centro (estado Carabobo), ampliación de la planta El Vigía (estado Mérida), la culminación de Tocoma (estado Bolívar). Y cómo olvidar, el broche de oro, que Venezuela sería una potencia energética.

La crisis eléctrica ha profundizado su impacto, y los apagones, comunes en el interior del país, se han trasladado a Caracas y el litoral. Al menos seis apagones nacionales has impactado a Venezuela, desde finales de febrero al día de hoy.

El Ministerio de Energía Eléctrica, desde su creación en 2009, ha tenido seis ministros (incluido el recién nombrado Igor Gavidia, antecedido por Luis Motta Dominguez). Uno de ellos fue Héctor Navarro, quien recibió de manos de Alí Rodríguez Araque, el despacho y parte de los pendientes en materia eléctrica.

aunque cueste creerlo, Navarro no se considera responsable de la actual crisis, y de lo único que se arrepiente profundamente, es de haber votado por Nicolás Maduro en 2013. Describió que desde 2012 (fecha en la que estuvo en el cargo), los apagones demostraban, que había una demanda insatisfecha y que ahora se comprueba.

«Nada se puede dejar al azar: la limpieza de una subestación, de las líneas de transmisión, pica y poda, la vigilancia permanente y el mantenimiento del sistema»

Héctor Navarro

–¿Se siente responsable de la actual crisis eléctrica?

–No, salvo la responsabilidad, o más bien la culpa, por haber votado por Nicolás Maduro.

–¿Qué se necesita para recuperar completamente el Sistema Eléctrico Nacional?

–Se necesita, en primer lugar, poner gente competente, idónea, con conocimiento, al frente del sistema. La designación de Igor Gavidia, a quien conozco desde que era estudiante en la Universidad Central de Venezuela, me parece muy acertada, independientemente de todo lo que tardó el Presidente (Nicolás Maduro); pero hace falta complementarlo con personal calificado en todas las áreas y que, lamentablemente, algunos fueron despedidos arbitrariamente por Jesse Chacón y Luis Motta Domínguez y otros simplemente se fueron de la empresa o del país. Es decir, que se requerirían, como en otros sectores, sueldos que a ese personal le permitan vivir con dignidad o, al menos, trato digno.

–¿En qué quedaron los proyectos de recuperación de la transmisión?

–Esa respuesta la desconozco.

–Cómo ingeniero, ¿a qué atribuye que en tan solo una semana ocurrieron cinco apagones masivos en el país? ¿Corrupción, falta de inversión, falta de modernización en los equipos, inoperancia?

–Yo se lo atribuyo a una combinación de esos factores, pero agregando la incapacidad gerencial.

–¿Qué quedó pendiente de su gestión como ministro de Energía Eléctrica?

–Muchas cosas quedaron pendientes. Por ejemplo, Tocoma, una obra majestuosa a la cual le puse todo mi interés desde mi llegada al ministerio, en la cual pude estar presente en la instalación de la primera turbina. Me hubiera gustado muchísimo que quienes me sucedieron en el cargo la hubiesen completado después de tantos años. De la misma manera, el Parque Eólico de la Guajira, con un potencial de 10.000 megavatios,+ y que con esa energía limpia podría darle tranquilidad a toda la sufrida región occidental del país.

–¿Usted pidió en alguna oportunidad investigación sobre la corrupción en el sector? Por ejemplo, ¿qué nos puede decir de Javier Alvarado, Nervis Villalobos, Rafael Ramírez, Argenis Chávez, los dueños de Derwick y Roberto Rincón?

–De lo único que puedo hablar es Derwick, porque en una visita de inspección a la planta de Guarenas pude constatar, con uno de los ingenieros de la obra, que una turbina era usada. Al preguntarle me señaló que estaba garantizada como nueva por el fabricante y que habían tenido que aceptarla así por la emergencia. Personalmente le conté lo ocurrido al presidente Chávez, quien se llevó las manos a la cabeza sin hacerme a mí ningún comentario.

Entrevista original de El Pitazo

Foto referencial

Lea también en PuntodeCorte

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram