Caracas, 28 de diciembre de 2018. Un presunto caso de evasión fiscal involucra al hijo del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, y ha empañado la toma de su mandato el 1 de enero de 2019.

El escándalo también ha manchado la reputación del ex diputado de extrema derecha, que ganó la elección bajo la promesa de poner fin a años de malas prácticas políticas.

La conmoción se debe a que, al parecer, hubo movimientos bancarios no declarados por el diputado por el estado de Río de Janeiro y senador electo Flávio Bolsonaro a su ex chofer Fabrício Queiroz.

Estos movimientos suman una cifra de cerca de 1,2 millones de reales (305.033 dólares), que pasaron en 2016-2017 por la cuenta bancaria de Queiroz, quien estuvo en la nómina de Flávio Bolsonaro durante años como chofer y asesor.

Esta información la reveló recientemente el Consejo para el Control de Actividades Financieras (Coaf) de Brasil.

Uno de los movimientos es un depósito de 24.000 reales en la cuenta de Michelle Bolsonaro, esposa del presidente electo, aunque el mandatario afirmó que la transacción correspondía a un pago de Queiroz por un préstamo personal.

Tanto Bolsonaro como su hijo y Queiroz han negado cualquier irregularidad. Sin embargo, algunos críticos han comenzado a cuestionar las credenciales anticorrupción del presidente electo y a preguntarse si el clan político de los

Luego de alegar problemas de salud para no asistir a dos reuniones previas con fiscales para explicar el origen del dinero, Queiroz dijo en una entrevista el miércoles que el dinero en su cuenta se debía a un negocio aparte de compraventa de autos.

“Soy un hombre de negocios. Hago dinero, compro carros, revendo carros. Siempre fue así”, dijo.

Flávio Bolsonaro, que fue citado por investigadores para explicar la procedencia del dinero después de que su ex chofer no se presentó la semana pasada, dijo que Queiroz le dio una explicación “plausible” y acusa a los medios de comunicación de estar “haciendo una fuerza descomunal para deconstruir” su reputación “y tratar de afectar a Jair Bolsonaro”.

“Por enésima vez, no puedo ser responsabilizado por actos de terceros y no he cometido ninguna ilegalidad. El exasesor es quien debe dar explicaciones. Todos los de mi equipo trabajan, y la prueba de que el gabinete funciona bien son mis crecientes votantes”, escribió el senador en Twitter.

Por su parte, el presidente electo afirmó que su hijo deberá “pagar” por cualquier “error” que se compruebe en esos movimientos de dinero sin declarar.

Con información de Efe y AFP

Lea también en Punto de Corte: ¡Al cabo que ni quería! Nicolás Maduro “jamás” consideró ir a toma de posesión de Jair Bolsonaro




Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram