Punto de Corte, 11 de abril de 2019. Este jueves, Israel logro ser el séptimo país del mundo en orbitar la luna, y el cuarto en llegar a su superficie. La hazaña fue lograda con una nave espacial no tripulada de 585 kilogramos se llama Beresheet, que significa «Génesis» en hebreo. Sin embargo, el alunizaje no fue como se esperaba, y la nave se estrello cuando los motores para el descenso fallaron a ultimo minuto.

Pese al fallo al aterrizar, el creador del proyecto y principal patrocinador, Morris Kahn, dijo en un video en vivo desde el centro de control de la misión, cerca de Tel Aviv que «No lo logramos, pero lo intentamos». «Creo que el logro de llegar a donde llegamos es realmente tremendo, creo que podemos estar orgullosos».

El equipo de científicos que participó en la misión, también brindó palabras alentadoras: «Estamos en la luna, pero no de la manera que queríamos», dijo uno. «Somos el séptimo país en orbitar la luna y el cuarto en llegar a la superficie de la luna», dijo otro.

Solo Rusia, Estados Unidos y China han realizado el viaje de 384,000 kilómetros (239,000 millas) y han aterrizado de manera segura en la Luna.

Lo volverán a intentar

«Si al principio no tiene éxito, inténtelo nuevamente», dijo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, desde la sala de control, donde había estado vigilando junto con el embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman. «Llegamos a la luna, pero nos gustaría aterrizar más cómodamente», agregó. «Eso será para el próximo intento».

Justo antes del intento de aterrizaje, Netanyahu dijo que estaba pensando en iniciar un proyecto espacial nacional. «Estoy considerando seriamente invertir en un programa espacial», dijo en el webcast. «Tiene implicaciones nacionales para Israel e implicaciones para la humanidad».

Pese a lo haber logrado el aterrizaje esperado, la misión a abierto al posibilidad que Israel haga su propia agencia aeroespacial. La misión actual fue desarrollada por las ONG israelí SpaceIL y la estatal Israel Aerospace Industries (IAI). La nave Génesis se considera «la primera nave espacial del mundo construida en una misión no gubernamental».

También el presidente del país, Reuven Rivlin, dijo «Estamos llenos de admiración por la gente maravillosa que trajo la nave a la luna». «Es cierto, no como esperábamos, pero al final lo lograremos. Este es un gran logro que aún no hemos completado».

La nave fue lanzada desde Cabo Cañaveral en Florida, el pasado 22 de febrero. Para el lanzamiento se usó un cohete Falcon 9 de la compañía privada SpaceX de Elon Musk de Estados Unidos. pese a que el viaje es de 384,000 kilómetros, Beresheet viajó un total de 6.5 millones de kilómetros debido a una serie de órbitas para realizar estudios a la luna. la nave alcanzó una velocidad des 10 kilómetros por segundo (unos 36.000 kilómetros por hora).

Lea también en PuntodeCorte

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Siguenos en TwitterFacebook Instagram