(Caracas 26 de febrero de 2018)-. El canciller venezolano, jorge Arreaza se reunió con el secretario general de la Organización de Naciones Unidas, António Guterres, en la sede del organismo en Ginebra – Suiza. Tal como estuvo previsto, hizo su intervención en la  37ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

En primera instancia agradeció a los gobiernos de Cuba, Belice, Nicaragua, Suninam, San Vicente, las Granadinas, Trinidad y Tobago, Haití, El Salvador, Dominica, República Dominicana, Nigeria, Angola, República del Congo, República democrática del Congo, Etiopía y Egipto,  el ‘respaldo ejemplar‘ al presidente Nicolás Maduro.

Seguidamente se refirió a los ‘poderes foráneos‘ e intervencionistas que presuntamente han acosado al país por dos décadas y que encuentran indispensable derrocar el gobierno del actual presidente. En ese sentido, denunció y catalogó de ‘inadmisibles‘ la interferencia del gobierno de los Estados Unidos de América y algunos de sus aliados en Europa sobre asuntos internos de Venezuela «Durante el 2017 el gobierno y congreso de los EEUU hicieron 735 pronunciamientos o comunicados sobre Venezuela, este año ya van 105 ataques directos contra mi país».

«En 2017 el presidente supremasista, Donald Trump, amenazo a Venezuela con una intervención militar, impuso sanciones ilegales para perjudicar a nuestra económica es decir, a nuestro pueblo, financió y apoyó las acciones violentas, terroristas de la oposición radical venezolana…» se le escucha leer al canciller Arreaza en su discurso.

También, se manifestó ante el llamado del secretario de Estado de E.E.U.U, Rex Tillerson a los militares venezolanos, para derrocar el gobierno de Nicolas Maduro. Asimismo, cuestionó que «No deja claro si habla en nombre del gobierno estadounidense o en nombre de una empresa transnacional petrolera de la que fue director ejecutivo hasta hace apenas 1 año».

El canciller Arreaza recordó que «el gobierno de Maduro ha hecho 400 llamados a participar en diálogo con la oposición, nuestra sociedad tuvo que vivir el trauma doloroso de las ‘guarimbas‘, transitar por la victoria popular al elegir democraticamente una Asamblea Nacional Constituyente que puso fin a la violencia política, tuvo que ser ampliamente derrotada la oposición en las elecciones de gobernadores y alcaldes en 2017 para que finalmente aceptaran la oferta de diálogo».

Igualmente, Jorge Arreaza mencionó los hechos ocurridos en República Dominicana relacionados con las negociaciones, en las que aseguró que se había alcanzado acuerdos en puntos centrales pero el 6 de febrero la oposición se negaron a firmarlo «a última hora«. El canciller catalogó esa acción como «inmenso desplante de irrespeto al pueblo de Venezuela, al presidente de República Dominicana, al ex-presidente Zapatero y a los cancilleres acompañantes«.

«Y qué, casualidad, la oposición al tomar esta decisión -de no firmar-, el secretario de estado de los Estados Unidos estaba en Bogotá» cuestionó el canciller Jorge Arreaza.

Luego, aseguró que la delegación oficialista siguó instrucciones del presidente Maduro para que se firmase el acuerdo y cumplirse a cabalidad. En ese sentido, señaló que uno de los acuerdos alcanzados era realizar elecciones presidenciales «este año y efectivamente se realizarán«, siguiendo la fecha «propuesta por la oposición, 22 de abril» y con las mismas condiciones de las elecciones parlamentarias de 2015, donde la oposición ganó».

Añadió que en ámbito de las misiones acompañamiento internacional  «Se ha invitado a la secretaria general de las Naciones Unidas, el Centro de Expertos Electorales de Americalatina, La comunidad del Caribe (CARICOM), la Unión Africana, el CDAO, entre otros, los lapsos para el registro de electores dentro y fuera de Venezuela -solicitud también de la oposición- «.

«Ojalá todos los partidos políticos  cumplan también con el acuerdo de Santo Dmingo con responsabilidad, sabemos que algunos, a pesar de tener la voluntad de participar, aun no cuentan con la autorización de Washintong para registrar sus candidatos a la presidencia» reclamó el canciller Arreaza.

Tildó de ‘viejo truco unilateralista’ el ‘escenario planteado por los Estados Unidos con sus aliados, por las sanciones económicas que le hacen daño al pueblo venezolano, de la presión y extorsión política y financiera que ejerce Washintong sobre gobiernos de Europa y de la región latinoamericana y caribeña, y a partir de una feroz guerra psicológica mediática muy bien planificada y financiada, se pretende hacerle creer al mundo que en Venezuela hay una crisis humanitaria«.

Se refirió a la crisis de refugiados en la frontera venezolana, como ‘anuncios con bombos y platillos, Crisis de refugiados’. En ese orden de ideas, el canciller aseguró que el Alto Comisionado para derechos humanos de la ONU emitió un informe sin fundamento, varios expertos de la ONU publicaron diagnostico a partir de fuentes que calificó de ‘insólitas’ por el canciller por no haber visitado Venezuela o siquiera haber solicitado información oficial.

A continuación el video de la declaración completa.