La difteria es una enfermedad contagiosa, que fue erradicada hace ya más de 25 años en el país, sin embargo desde el año pasado han venido apareciendo nuevos brotes de este padecimiento, y en los últimos días se le ha atribuido la muerte de al menos 5 personas, una en el Distrito Capital y otras cuatros hacia el centro del país.

Esta se contagia vía aérea con micro gotas pulverizadas que vienen en la tos o el estornudo que son capaces de transmitir la bacteria en el caso de la difteria o el virus en caso del sarampión. También por contacto de las secreciones humanas.

Preocupa la censura respecto a las cifras oficiales por parte del Ministerio del Poder Popular para la Salud (Mpps), que es el ente encargado de dar control a estas enfermedades; lo que incrementa la desinformación, y no permite saber a ciencia cierta la magnitud de este nuevo brote, algunos boletines epidemiológicos publicados en mayo de este año, arrojaron que al cierre del 2016 se contabilizaron 324 casos, aunque sin especificar en los afectados por esta bacteria.

Este 2017 el panorama no es nada alentador, desde el pasado 9 de octubre ha repuntado la enfermedad, y ya son 39 los casos que se manejan, siendo el estado Carabobo el mas afectado, por lo que se ha activado la vigilancia epidemiológica en esa entidad.

La epidemióloga de la región informó que cuentan con 77.600 dosis de toxoide diftérica que ha enviado el Ministerio, así como 16.000 de pentavalente, que serán suministradas en los ambulatorios de los diferentes municipios de la región, para hacer frente a este nuevo brote.

No obstante la población ha mostrado sus molestias, pues dicen que no se aplican las dosis suficientes a diario para cubrir la necesidad existente, y piden incrementar el suministro para que no quede nadie sin la vacuna.

Respecto a todo ello el Dr. José Oletta quien es Especialista en Medicina Interna egresado de la Universidad Central de Venezuela y es autor de 68 trabajos científicos y tiene más de un año alertando la epidemia de Difteria instalada en el país dice lo siguiente: «Manejamos una cifra para 2016 de unas 50 muertes por la enfermedad. Mire ella ocurre no solamente porque hay una población no protegida sino que es una característica de países que han entrado en crisis humanitaria y “emergencias complejas políticas” como ocurrió en la Unión Soviética, donde se abandonaron los programas de salud y de vacunación y padecieron epidemias de difteria hasta 1994, así que es un hecho histórico y político. Y ¿qué tenemos en Venezuela? un grado mayor a la crisis humanitaria porque tenemos empobrecimiento de la población, desnutrición aguda y más de cuatro años en crisis sin capacidad de respuesta, todo esto constituye una “emergencia compleja política” de acuerdo a los estándares de Naciones Unidas» manifestó.

Nota elaborada con información de: efectococuyo y  Lapatilla