Select Page

(Opinión) La metástasis social disfrazada de feria electoral. Por Yasmeli Pernía

(Opinión) La metástasis social disfrazada de feria electoral. Por Yasmeli Pernía

Caracas, 6 de diciembre de 2018.

Por: Yasmeli Pernía

@yasmelipg

Todo se ha confabulado hacia la desgracia de un pueblo que para finales del siglo XX postraba sus esperanzas al “líder” que le hiciera creer en un imaginario utópico de transformación social a gran escala, refiriéndonos al Continente Latinoamericano, donde el renacer productivo condujera al salto en la mejora de la calidad de vida de los venezolanos y pueblos vecinos.

La estratagema de las “grandes potencias” en conchupancia con los politiqueros de turno para apropiarse de los recursos de nuestros pobres países ricos, se configura en los magnánimos laboratorios de ingeniería social basados en la neomodernidad y comienza con la creación de dicho líder endiosado bajo una doctrina, guiado por logias de poder; y, sin pretender ser erudita,  solo me ciño en señalar, la bajeza dictatorial de éstos países autodenominados, “no dependientes”, para seguir robando nuestros recursos naturales en función de darle continuidad al estatus de vida que llevan sus pueblos en beneficio de un consumo exacerbado de productos de mercados grotescos que favorece  la plusvalía trasnacional en las distintas áreas sociales, mejor ejemplo que tenemos es el Arco Minero del Orinoco mediante decreto presidencial 2248 y la entrega de nuestra soberanía a las empresas trasnacionales respaldada por una empresa militarista venezolana a partir de una Compañía Anónima.

Ahí está y ha estado, históricamente hablando, el cáncer social, ahora disfrazado de socialista y de unión cívico militar para embelesar seguidores obtusos de la consciencia social.

La burla mundial cada vez se vuelve más insostenible, para quienes desde una metavisión cognitiva evidenciamos la imposición de criterios de desarrollo y progreso en detrimento de nuestras familias; es así que a lo largo de la historia de la humanidad nos han conllevado a confrontarnos bajo supuestos criterios de “racionalidad lógica”; mientras el trasfondo del escenario sociopolítico se juega el ajedrez por medio de acciones viscerales y luctuosa negociación de los derechos humanos de los pueblos.

Es por tanto ineludible pensar en toda la tramoya politiquera a que nos siguen sometiendo, desde una ultraderecha fascista global y una cuarta internacional izquierdosa generadora ambas de plusvalía epistemológica, que sigue alimentando el caos social y que no responden en ninguna forma a los intereses más sensibles de los pueblos del mundo basado en las necesidades fundamentales como lo son salud, alimento, vivienda, recreación, cultura, vida, entre otros.

Ahora Dios (seudolíder) no está de nuestra parte y vendrá el castigo, esta es la concepción del sentimiento de culpa, entonces se comienza por el control de los alimentos (entrega de carbohidratos y leguminosas) que redunda en la salud y deterioro de nuestra fisiología, por falta de vitaminas y minerales entre muchos otros, para que la degradación sea más maleable, el caos social haga metástasis y el hurto dictatorial de las trasnacionales sea de acuerdo a lo planificado, verdaderamente efectivo. Develado el plan.

La intención de maleabilidad de los pueblos conlleva a minimizar los costos en materiales bélicos con intención del control de facto; y en nuestro caso, lleva la marca minería Ecosocialista humanista; en la cual, PSUV-MUD pactaron para hipotecar el país previo al desfalco a la nación ocasionado; se busca generar una nueva renta para continuar el desfalco en nombre de una guerra económica y la garantía de que los reyezuelos bolivaristas sigan disfrutando de la maceración cancerígena que se proyecta en el Continente como un modus operandi derecho-izquierdoso, todo en pro de la entrega fácil de nuestros recursos naturales.

Alí decía en sus canciones que el pueblo es sabio y paciente, hoy nos atrevemos a decir que esa paciencia ya está agotada y la sabiduría de nuestro pueblo, en su naturaleza, ha de manifestarse en lo menos que canta el gallo y cuando ya nadie ni lo piense, a buen entendedor sobran las palabras para acabar con ésta metástasis social que ahora va a la “feria electoral”. … señores la Democracia no es que nos dejen votar, manipular con la prensa no se llama libertad; y si al pueblo lo encandilan con propaganda oficial, llámalo Usted soberano yo lo llamo encandilao!!!

* Licenciada en Administración, Trabajadora Social de la Escuela de Cojimar la Habana. Contralora Social


Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook Instagram

 

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones