Select Page

La MUD promete renacer para las presidenciales 2018.

La MUD promete renacer para las presidenciales 2018.

Luego de las elecciones regionales la Mesa de la Unidad (MUD), mostró sus fisuras y debilidades ante unos resultados que fueron catalogados como “derrota electoral”, pues sólo lograron alzarse con cinco gobernaciones a su favor, mientras el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), obtuvo el resto de las 17 gobernaciones.

Varios elementos influyeron en el resultado:

La parcialidad del Concejo Nacional Electoral (CNE) que de manera evidente benefició la abstención y desmovilización de los seguidores de la oposición venezolana y los ni-ni, reduciendo y cambiando los centros de votación, impidiendo la sustitución de candidatos, así como el hacerse la vista gorda ante violaciones de la Ley electoral por parte de dirigentes del PSUV, quienes entre otras cosas, convencían con bolsas del CLAP a los votantes.

A ello se le sumó el descontento por el incumplimiento de las promesas realizadas por los líderes de oposición, que advertían la salida inminente del presidente de la República, mientras se realizaban las protestas de calle que duraron tres meses aproximadamente y en la cual perdieron la vida decenas de venezolanos.

Igualmente, la actuación de la Asamblea Nacional no ha sido contundente ni ha dado respuestas a los problemas que aquejan a la población.

Cuáles han sido las actuaciones posteriores a los comicios:

Al respecto, la actuación de la MUD posterior a dichos comicios fue cantar fraude, aún y cuando luego de las auditorias debieron aceptar los resultados, los líderes de las distintas toldas mostraron sus diferencias; por un lado Henrique Capriles amenaza con abandonar la MUD si el secretario general de AD, Henry Ramos Allup continúa en ella.

Por su parte Henry Falcón, exgobernador el estado Lara ha señalado que se debe generar una “unidad superior incluyente y activa, que no hayan prácticas sectarias”.

Otro elemento de discordia, fue el hecho de que los cuatro gobernadores adecos que resultaron electos decidieron asumir sus cargos y subordinarse ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), mientras que Juan Pablo Guanipa (PJ), electo gobernador del Zulia, no aceptó la condición impuesta desde el gobierno nacional dejando vacante dicho cargo.

Dicha situación generó reacciones adversas en la mayoría de las organizaciones políticas, colocando en el centro de la discusión si participarían o no en las elecciones municipales bajo la exigencia de juramentarse ante la ANC, los candidatos que resulten electos.

El diputado Freddy Guevara, quien se encuentra protegido en la embajada de Chile luego de conocerse su inminente enjuiciamiento y retiro de inmunidad parlamentaria, también a nombre de VP pidió una reestructuración de la MUD y anunció que su partido no participaría en la elecciones municipales y que generaran estrategias para escoger un nuevo presidente de la República.

Por su parte Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional y representante de PJ, exige elecciones transparentes y mientras tanto deciden no participar en los comicios del 10 de diciembre. Igual posición fue asumida por AD, quienes consideraron no participar por ahora en el proceso electoral pero si para las presidenciales.

Dichas organizaciones políticas se apuntan en la idea de participar en unas eventuales elecciones presidenciales para el 2018 y realizar primarias para escoger un único candidato.

Hay quienes se deslindan de la Unidad y de los partidos que hasta ahora pertenecían y deciden optar por una alcaldía, tal es el caso de Yon Goicoechea, dirigente juvenil recientemente liberado que pertenecía a Voluntad Popular y que fue postulado por AP, partido que dirige Henry Falcón, otro aspirante a ser presidente de Venezuela.

Por otro lado, UNT y AP, Copei, Nuvipa y el MAS, que no está en la alianza, postularon candidatos a las alcaldías.

Manuel Rosales fundador de UNT fue otro que pateó la mesa y decidió optar por la gobernación del estado Zulia, ante su decisión, VP y PJ publicaron un comunicado rechazando su candidatura catalogándola de “bajeza”.

En cuanto a la Asamblea Nacional de mayoría opositora, se esperaba que en 2018 VP debería presidir el Parlamento y al estar Freddy Guevara en calidad de huésped en la Embajada de Chile, tendría que surgir otro nombre o a una revisión del pacto, en virtud de la correlación de fuerzas. PJ tiene 30 diputados; VP, 10; AD, 24; y UNT, 20, por lo que los pequeños decidirían.

Soy Venezuela, integrada por VV, ABP y Cuentas Claras podrían inclinar la balanza no solo en la aprobación de leyes y en los debates, sino en la elección de la próxima junta directiva.

Fuente: http://www.el-nacional.com/noticias/oposicion/pugnas-mud-generan-nueva-fraccion-asamblea_210855

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Secciones

Vídeos Recientes

Cargando...