Caracas, 24 de junio de 2018.

Por: Edgar Perdomo Arzola.

 

«Burocracia es el arte de convertir lo fácil en difícil por medio de lo inútil». Carlos Castillo Peraza

Venezuela un país en crisis,  donde existe hoy algo muy extraño: construcciones por todos lados, sin créditos bancarios, y flotas de lujosas camionetas del imperio japonés circulando con escoltas sin pudor algunos,  por calles, y carreteras, se presume que estamos ante el mas grande y  supuesto “lavado” de dinero en el que estarían involucrados un perverso burocratismo y comerciantes con inmigración ilegal y poder del medio oriente.

La nueva oligarquía venezolana al parecer  se enriqueció con la manipulación de los dineros públicos, ya que es la que administra el país: “como los que en una finca ordeñan las vacas, y  le exprimen la leche hasta donde puedan”. Basta ver a un pueblo en las fatídicas colas, y enfrentando al hambre, y la hiperinflación en busca de alimentos y medicinas, y a los nuevos factores del poder económico nacional,  los qué sin ninguna  impudicia siguen concentrando riqueza mediante el viejo y estalinista modelo de control del aparato estatal.

Hay algo muy extraño  detrás de las sanciones en Estados Unidos de las  operaciones bancarias sospechosas de presunto blanqueo de dinero que aparentemente involucran a ex funcionarios públicos en conchupancia con sectores privados.

Se que es difícil y riesgoso  estar enfrentado al  poder oligárquico que hoy domina el país, que  controla las instituciones,  pero sin mayoría legislativa, porque fue eliminada. Pero que aumentan  los niveles de preocupación que esta hiperinflación ha despertado en amplios sectores de nuestro país, aunque  se carezca de pruebas o documentos. Lo que se ve en las calles es la muestra de la más oprobiosa ostentación de riquezas, mientras nuestro pueblo se muere de hambre.

Se habla en los corrillos políticos nacionales e internacionales de gigantescas  operaciones en $, donde muchas van o fueron de la mano de otras operaciones con otros negocios del Estado, en banca, telecomunicaciones, alimentos, medicamentos, y se pone al descubierto un modus operandi mafioso.

Los grupos económicos nacionales e internacionales  terminan haciendo  dinero cuando se utilizan bienes públicos, o los activos estratégicos del Estado, cuando se  aplican los resortes del poder, utilizando influencias en el gobierno. Hoy con esta mega crisis que vivimos es una oportunidad histórica, para neutralizar a la neo oligarquía política corrupta de este país si queremos seguir hablando de “socialismo”, los grupos económicos que heredaron esa tradición de la antigua oligarquía (la oligarquía del dinero, Domingo Alberto Rangel dixit) que dominó al país durante todo el siglo pasado. Influyendo groseramente  en el manejo del Estado, comprando funcionarios, fabricando leyes, firmando  contratos chimbos, definiendo procedimientos administrativos, para hacerse con los activos del Estado a precios irrisorios, hoy los repite pero de manera chapucera la oligarquía militar.

Pero en este país hubo una revuelta electoral el 6 de diciembre de 1998, precisamente por la existencia de un aparato de poder controlado por los llamados amos del valle. ¿Sigue intacto ese aparato económico y político, hoy en día pero en otras manos, y  con nuevos actores?

No podemos  fijarnos solamente, y hablar mal de la eficiencia productiva de Empresas o Alimentos Polar en Venezuela y el mundo,  sino en los viáticos que se gastan los burócratas rojitos, en sus viajes por el mundo,  donde la neo oligarquía del siglo XXI,  se levantó con bancos quebrados, empresas de telecomunicaciones, petroleras, y de generación de energía quebradas, y no decimos nada,  ya que de esto son cómplices muchos medios de comunicación. Entonces, si aquí existe  una “guerra económica” que al parecer nos paraliza de hacer  transformaciones importantes que quedaron pintadas en la pared en la Constitución de 1999, y que ha derrotado a la FANB sin disparar un solo tiro. Con la CRBV de 1999, hubo una refundación del estado democrático, pero solo quedó en el texto, cuando  no se golpeó el corazón de la lógica económica que fracasó con el socialismo real del siglo XX, y que esta constituyente del 2017 a lo largo del año 2018 de este siglo XXI quiere revivir, de la misma manera como el aparato productivo nacional, muere a través del errático proceso de expropiación de tierras, y empresas productivas sin pagar un solo centavo, hoy estos nuevos grupos financieros arriba mencionados  logran concentrar poder económico justamente por el control que ejercen sobre el Estado.

Esos neo grupos se acercan a la revolución bolivariana  porque vieron la posibilidad de hacer negocios en nombre del Socialismo del Siglo XXI, y eso les permitió construir una relación de confianza.

Con el poder hegemónico se ha dominado el país, se  han controlado las instituciones pero que ahora no controla la hiperinflación, y el hambre del pueblo venezolano que opta por emigrar. Y por lo tanto, el neo poder oligárquico reacciona, y utiliza sus instrumentos, utiliza medios de presión, y lo que hacen muchos articulistas, es enfrentarse a todo eso, ante la falta de un liderazgo político coherente.                                                        

Recuperemos Venezuela,  ya que era nuestra  antes de esta hecatombe, pdvsa era  una empresa que era nuestra, y que la administrábamos, y la manejábamos con eficiencia, como una vaca buena que se ordeña, y daba  la leche necesaria porque la cuidábamos porque era nuestra  vaca. Pero la descuidamos,  y ahora a la vaca se le secaron las ubres. Ya no hay más oportunidad de que ellos recuperen Venezuela bajo este esquema, o sea recuperar el país para quienes eran o han sido históricamente sus dueños, y  favorecer su calidad de vida.                                                                                   

El caso de la reelección del presidente Nicolás Maduro se da en el contexto de unos comicios presidenciales turbulentos, el 20 de mayo de 2018 en un enfrentamiento con la comunidad internacional más desarrollada económica y militarmente. ¿Va el país hacia una inestabilidad política?

Si persiste esta crisis socio económica: el país seguirá  retrocediendo, porque el psuv es un partido, que se  acostumbró  a manipular las instituciones, y a poner las instituciones al servicio de intereses de grupos estalinistas totalitarios. Colocando el gobierno al servicio de intereses corporativos,  y eso explica el enfrentamiento que tienen con amplios sectores de la empresa privada,  que no están  acostumbrados  a que el gobierno los  maneje y manipule a su antojo. Ahí está el meollo del asunto, de no progresar un dialogo con el sector productivo nacional.

Correo electrónico: Percasita11@yahoo.es

Vea otros artículos sobre el autor aquí en punto de corte


Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram