“Nadie es dueño de la verdad. Eso se evidencia cuando revisamos el debate bizantino sobre «votar o no votar», que hoy divide a la oposición venezolana”.
Escrito por Saverio Vivas para Punto de Corte

Como lo correcto es escuchar primero antes de opinar, yo me estudie en detalles los argumentos de los que piden «no votar»:

_“Si votamos legitimamos al régimen y su constituyente ilegal. No hay condiciones para participar en elecciones. Así ganemos, no nos van a reconocer el resultado, como le pasó a Andrés Velásquez en el estado Bolívar. Smarmatic aseguró que los resultados de las máquinas se pueden alterar en una sala de totalización. No estamos luchando contra un gobierno ordinario. Por todo eso, lo mejor es pedir a la comunidad internacional una injerencia humanitaria. Y el que participe en las elecciones ¡es un traidor colaboracionista del régimen! o le están pagando para que lo haga”._

Sobre estos argumentos quiero decir lo siguiente:

-El régimen de Nicolás Maduro y su constituyente, ya son ilegítimos desde el punto de vista de la oposición. Votemos o no, no cambiará ese hecho. Un asaltante no se vuelve legítimo, si nos resistimos a su asalto. Ni  Maduro se va a volver (en términos matemáticos) «ilegitimo al cuadrado».

-Andrés Velásquez le mintió al país cuando aseguró que él tiene todas las actas de votación de la pasada elección de gobernadores en Bolívar (donde el compitió y perdió). Si tuviera todas las actas, las hubiese publicado en internet, y de esa forma hubiese demostrado al país y al mundo, que él es legítimo ganador.

-Smartatic le explicó al país que los resultados dados por sus máquinas electorales durante la elección de la Asamblea nacional constituyente, no son los anunciados por las rectoras del CNE. Es decir, Smartmatic aclaró que sus máquinas no fallaron ni fueron trampeadas, sino que las rectoras simplemente anunciaron unos resultados diferentes a los que registró el sistema.

*Aquí me detengo y reflexiono:*

_¿Entonces es posible ganar una elección presidencial al gobierno de Nicolás Maduro?… La respuesta es ¡SI!…_

Si ponemos testigos electorales en los captahuellas de todos los centros de votación, es imposible que el PSUV ponga a votar a terceros por los que no van a votar. La trampa que nos hace el PSUV, siempre ha sido por nuestra omisión. Es decir: Si le dejamos el centro de votación solo, a los representantes del PSUV, ellos pueden poner a votar a titirimundachi por quien les dé la gana. Así que para evitar esa trampa, sencillamente hay que poner testigos en los captahuellas.

¡Jamás la oposición ha puesto testigos electorales en todos los captahuellas de una elección! Lo máximo que ha hecho, es poner testigos en el centro, alejado de los captahuellas (y si los testigos no están “encima” del operador del captahuellas, es posible engañarlos fácilmente).

Pero supongamos que ganar la elección fuera imposible: Igual estaríamos obligados a luchar hasta las últimas consecuencias, porque la necesidad que sufre la gente en los sectores populares, nos obliga a dar esa batalla imposible. ¿Por qué no lo hacemos?

Así como era ridículo que los bizantinos debatieran el sexo de los ángeles. Es ridículo debate si debemos votar o no. La gente de los barrios no tiene dudas de que hay que dar la batalla.

*Mi  conclución:*

La oposición no competirá en la elección presidencial, porque la “MUD”, “Soy Venezuela”, y la Resistencia virtual, acordaron una Rendición Total de la oposición a Maduro. La influencia del liderazgo opositor, ha llegado a niveles tan bajos que la dirección de la oposición ahora está en manos de twitteros políticos que ni siquiera viven en Venezuela. Estos han declarado que la línea es no luchar, porque otros en twitter están gestionando una injerencia humanitaria. Así que, los que aun vivimos en Venezuela, vamos a comer basura, para que nuestra oposición le dé gusto a twitter.

¡Conmigo no cuenten para esa vaina! Toda mi vida he luchado contra el régimen, en condiciones imposibles. Cuando Ledezma, Leopoldo, María Corina, y Capriles hacían política en Baruta – Chacao, yo tenía que hacer política en Catia, Junquito, 23 de Enero, La Pastora, y los demás barrios de Libertador donde ser político opositor era causal de muerte. Y yo no tenía que enfrentar a un burócrata del PSUV, tenía que enfrentar a Colectivos armados de matones cuyo mejor discurso era una pistola o fusil de asalto. Así que no me hablen de condiciones idóneas, porque jamás he visto tal cosa.

Me considero un luchador de calle. Uds saben que no me ando por las ramas. Nadie está calificado para cuestionar mi integridad como opositor. Y ese reconocimiento me lo gané con irreverencia y firmeza de principios. Soy terco. Pero reconozco que la mayoría no apoya mi propuesta de lucha en todos los terrenos, incluido el electoral. Solo pido que respeten mi decisión de morir peleando por lo que yo creo. Y los que quieran luchar junto a mí, son bienvenidos. Yo no me rindo.

_Escrito por Saverio Vivas – @SaverioVivas_
_Coordinador Nacional de Movimiento social Somos Ciudadanos (CIU)_