Quito, 3 de agosto de 2017.-  El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, anunció este jueves la suspensión de las funciones asignadas al vicepresidente Jorge Glas, a través del Decreto Ejecutivo Nº 100.

Por medio de un comunicado, el mandatario aseguró el funcionario electo como su compañero de fórmula en las pasadas elecciones “no entendió” el compromiso de la Revolución Ciudadana que “implica servir a la patria en unidad de esfuerzos”.

En el documento, expedido este jueves 3 de agosto, dispone retirar a Glas de la integración y encargo de la articulación del Consejo Sectorial de la Producción. Además, lo aparta del Consejo Consultivo, Productivo y Tributario.

Asimismo, lo aparta de la integración y presidencia del Comité para la Reconstrucción y Reactivación Productiva y del Empleo en las zonas afectadas por el terremoto del 16 de abril de 2016. También dejará de presidir la Junta de Regulación de la Ley Orgánica de Regulación y Control del Poder de Mercado.

Jorge Glas aseguró este miércoles que no renunciaría a su cargo, pues fue reelecto mediante los votos para los próximos cuatro años. Afirmó que no buscar generar “ninguna inestabilidad política” ni rupturas dentro del partido Alianza PAIS (AP), pero considera que “hay cosas a tiempo de comunicar transparentemente a la ciudadanía”.

El expresidente de Ecuador, Rafael Correa, denunció este miércoles que el Gobierno del presidente de Lenín Moreno alistaba la destitución de Glas y pidió a sus seguidores velar para que la Revolución Ciudadana no de marcha atrás.

“Su objetivo inmediato: destituir por cualquier medio al vicepresidente Jorge Glas, al mayor estorbo en sus ambiciones. El libreto es el de Brasil”, dijo Correa a través de las redes sociales.

“¡Yo soy vicepresidente de la República electo por el pueblo y terminaré mi mandato!”, exclamó Glas al final de una rueda de prensa . “Indistintamente de que me han retirado funciones oficiales, sigo siendo el vicepresidente de todos los ecuatorianos, seguiré trabajando por la erradicación total de la pobreza”, aseguró Glas y agregó que “con o sin funciones seguiré trabajando con el mismo entusiasmo, con la misma pasión”.

Glas recordó que tanto él como el presidente Moreno fueron electos en los comicios de abril pasado, por el recalcó: “Yo me debo a mi pueblo. Él está consciente que nos eligieron a ambos”.

Para el vicepresidente electo la acción de Moreno en su contra “es una clara retaliación política por actuar conforme a lo que me dicta mi consciencia”, en referencia a sus críticas por los recientes pactos del mandatario ecuatoriano con los políticos de derecha Abdalá Bucaram Ortiz (que volvió el mes pasado al país tras 20 años de autoexilio) y su hijo Abdalá Bucaram Pulley.

En un comunicado, Glas rechazó la supuesta entrega de cargos públicos a miembros del partido Fuerza Ecuador, de Abdalá Bucaram. “Yo no me puedo quedar callado, no puedo esperar más, aunque el presidente Lenín Moreno me lo haya pedido cuando expresé mi rechazo a los nombramientos de gente de los Bucaram en puestos clave del Gobierno. Lo reconoció y me pidió que espere, que ya lo iba a resolver, que le dé tiempo. Ya no hay tiempo. La patria no puede perder tiempo”, aseveró en el documento.

Luego de emitir el comunicado, el vicepresidente fue despojado de sus funciones oficiales, aunque no destituido debido a que fue electo democráticamente.

En la rueda de prensa de este jueves, Glas informó que se le negó el uso del avión presidencial, por ello responsabilizó de su seguridad al presidente Moreno, a su secretario Eduardo Manga “y a las personas que por seguir órdenes me niegan el uso del transporte aéreo”.

Pese a esta medida, el vicepresidente indicó: “Recorreré mi país en carro y seguiré trabajando”.