Caracas, 2 de agosto de 2017. Desde el 1 de julio el ingreso de los pensionados es de 126.790, día en el que el dólar paralelo estaba en 7780 Bs., hoy 3 de agosto el dolar paralelo está en 14.760 Bs., y su ingreso sigue exactamente igual, pero lo que si ha cambiado de manera permanente es el precio de los alimentos y las medicinas.

La pasta Milano espiral, que proviene de República Dominicana, pasó de 5.200 bolívares a 6.050 bolívares en tan solo un día, y la larga Ceccato, de Italia, de 5.940 bolívares a 6.900 bolívares. Otros productos importados son la margarina de soya, con un precio de 2.968,50 bolívares, procedente de Brasil, y el kilo de harina de trigo, de Turquía, cuesta 13.500 bolívares. El único café que había era el kilo de Caripe gourmet, con un precio de 34.900 bolívares.

Los usuarios podían adquirir aceite girasol de 750 ml en 21.390 bolívares y el de 900 ml en 21.900 bolívares. El café Premium, de 400 gramos, cuesta 11.250 bolívares, las caraotas que son importadas de Brasil cuestan 10.950 bolívares.  El cartón de 12 unidades tiene un precio de 7.330 bolívares, por otro lado, un litro de aceite de soya Frigi, que era el más económico,  está en 19.850 bolívares.

Si ha esto sumamos medicinas hipertensivas importadas de Portugal de 30.000 Bs. la cajita, entonces nos enteraremos que de la miseria que pasa un pensionado que es incapaz de hacer un mercado digno para una semana y no puede cuidar su salud, pero tenemos Asamblea Nacional Constituyente y presidente obrero.